Despliega el menú
Economía

covid-19

"Debemos adaptarnos a una nueva forma de trabajar"

Los empleados de Opel PSA retomaron la actividad extremando las medidas de seguridad. La llegada a la fábrica fue escalonada y cumpliendo el protocolo.

-ENTRADA DE TURNO EN LA OPEL (FIGUERUELAS). CORONAVIRUS / 11-05-2020 / FOTO: LAURA URANGA [[[FOTOGRAFOS]]]
-ENTRADA DE TURNO EN LA OPEL (FIGUERUELAS). CORONAVIRUS / 11-05-2020 / FOTO: LAURA URANGA [[[FOTOGRAFOS]]]
Laura Uranga

Concienciado y escalonado. Así fue el regreso a la actividad de los 250 trabajadores de Opel PSA en Figueruelas que, tras casi dos meses de parón por el coronavirus, pusieron este lunes en marcha la producción de las naves de Pintura y Carrocerías de la línea del Corsa.

Un buen número de estos operarios se desplazó a la fábrica en vehículo particular y más temprano que de costumbre, por lo que los autobuses de las nueve líneas habilitadas ni mucho menos se llenaron. 

Recién cumplidas las 13.30, aparcaron los primeros autocares, al tiempo que Juan Carlos Domínguez, jefe de seguridad de la planta, repasaba el protocolo para prevenir contagios. Casi todos los trabajadores llevaban su mascarilla. Y los que no la portaban, recibían una de la empresa antes de pasar el control de acceso que, durante la crisis sanitaria, contará con medidores de temperatura. 

"La empresa incorpora cámaras termográficas con el objetivo de evitar la propagación de la pandemia y de proteger a todo aquel que acceda a nuestra fábrica. Si alguien supera los 37’5 grados no puede pasar", señalaba, a las puertas de la nave 5, Domínguez. 

Este sistema de detección de temperatura no registra los datos personales. Cada empleado, como ya se hacía antes de que estallase la pandemia, debía mostrar este lunes su DNI sin llegar a detenerse y guardando la distancia de seguridad con los compañeros. "Pasad con el carné de identidad preparado y sin parar en la puerta", advertía Domínguez a los operarios que, ya dentro de la fábrica, deberán seguir estrictas normas de seguridad mientras dure la situación de alerta. 

"Después de tanto tiempo, tenía ganas de ir retomando poco a poco la actividad. Y los compañeros con los que he ido hablando estos días me decían lo mismo. Es importante volver a la rutina", valoraba uno de los trabajadores a la entrada. "Nos han dado información bastante precisa sobre cómo actuar, pero todos tenemos que poner de nuestra parte. Es fundamental que tengamos claro que estos primeros días son de adaptación a una nueva forma de trabajar. Lo primordial, por delante de la productividad, es cumplir el protocolo para que no haya problemas", añadía otro, justo antes de que la planta de Opel PSA en Figueruelas se pusiera en marcha en el turno de tarde, entre las 14.00 y las 22.00.

Etiquetas
Comentarios