Despliega el menú
Economía

economía

Opel logra en Zaragoza el segundo mejor dato anual de producción de su historia

La planta de Figueruelas concluye 2019 con 471.000 vehículos ensamblados, cifra solo superada en 2007.

Visita del Rey a la planta de Opel PSA en Figueruelas, el 7 de octubre pasado.
Visita del Rey a la planta de Opel PSA en Figueruelas, el 7 de octubre pasado.
Guillermo Mestre

La planta de Opel España en Figueruelas, del grupo PSA, cierra hoy sábado el ejercicio productivo de 2019 tras haber fabricado unos 471.000 vehículos, la segunda cifra más alta de sus 37 años de historia. El montaje de tres modelos distintos durante todo el año –el Corsa (de dos generaciones distintas), el Crossland X y el Citroën C3 Aircross–, así como el Mokka X hasta junio, han permitido a la factoría emplear casi al completo su capacidad productiva y sacar de sus cadenas de montaje un número de unidades solo superada en 2007, año en el que se alcanzó el récord de 485.857 coches ensamblados en total.

La producción del jueves y de ayer, sumada a la de la mañana de este sábado, última jornada con vehículos en la cadena en 2019, habrán permitido a la planta zaragozana afianzar un incremento en sus cifras de fabricación por séptimo año consecutivo. En esta ocasión, del 5% respecto a 2018, ejercicio en el que se ensamblaron 447.514 coches.

Desde la compañía se indicó que este logro ha sido posible gracias a los modelos asignados, que han sido muy bien recibidos en el mercado. Fuentes sindicales corroboraron esta consideración y destacaron en el dato final la positiva ejecución del lanzamiento del nuevo Corsa, iniciado el 7 de octubre pasado en una jornada que contó con la visita a la planta del rey Felipe VI y con el presidente de PSA, Carlos Tavares, que hizo las veces de anfitrión. El paso de la quinta a la sexta generación del utilitario emblemático de Figueruelas, apuntaron desde los sindicatos, se hizo de una forma muy ágil y eso ha supuesto que no cayera la producción de modo temporal como sí había ocurrido en los procesos relacionados con otros cambios de modelos.

El Corsa, que Opel comenzó a fabricar en la planta aragonesa en 1982, se ensambla en una de las dos líneas de montaje de la factoría, la 2. Por la 1 discurren los ‘todocaminos’ o SUV (sport utility vehicles) Crossland X y C3 Aircross, ambos desde 2017, y hasta junio pasado el Mokka X, un modelo de General Motors que comenzó a producirse en 2014 en Zaragoza por primera vez en Europa (hasta entonces solo se hacía en Corea) y que se ensambló aquí hasta el pasado mes de junio después de que se produjeran más de 315.000 unidades.

La buena acogida de la quinta generación del Corsa, incluso en los meses anteriores a su renovación, y el positivo lanzamiento de la sexta edición ha sido determinante para el positivo balance de 2019, tal y como señalan tanto la dirección de la compañía como los sindicatos. Ambos valoran asimismo el hecho de que el modelo cuente por primera vez con una versión eléctrica, que se producirá en serie desde el mes de enero próximo. La planta, en todo caso, ha producido ya numerosos prototipos, uno de los cuales fue conducido por el rey Felipe VI en su visita de octubre pasado.

 

En un mensaje de fin de año transmitido en días pasados a los trabajadores de la planta, su director general, Juan Antonio Muñoz Codina, destacó el incremento en la producción conseguido por los modelos asignados y su demanda, lo que genera una importante carga de trabajo, «hecho muy importante para garantizar el empleo». Asimismo, reconoció los logros económicos de 2019, conseguidos «con importantes progresos en eficiencia traducidos en mejor coste por vehículo», aunque admitió que «nos queda todavía mucho camino por recorrer».

Muñoz Codina, en cambio, señaló que en materia de seguridad 2019 «no ha sido un buen año», ya que «nuestro objetivo es tener cero accidentes y este año hemos estado lejos de conseguirlo». El también director del Clúster Ibérico de PSA, que recientemente reconoció que la planta de Figueruelas mejora, pero no es aún tan eficiente como la de Vigo, recalcó en la nota a los trabajadores de Figueruelas que «entre todos estamos transformando y modernizando la planta, sus líneas, instalaciones y procesos logísticos, incorporando nuevos sistemas de gestión y de trabajo, nuevos conceptos como el ‘total landed cost’ (coste total del producto entregado a cliente) y optimizando espacios».

Para la compañía, 2020 será un año aún mejor para la factoría de Figueruelas, ya que confía en que el éxito de sus modelos le permita superar las cifras de producción de 2019 e incluso la de 2007, acercándose más o incluso superando el medio millón de vehículos producidos, si bien –matiza– «todo dependerá del mercado y también de otros condicionantes socio-políticos». «Seguiremos trabajando con el espíritu de ser los mejores en calidad, lanzamiento de productos y costes», recalcó la firma a este diario.

Etiquetas
Comentarios