Economía
Suscríbete por 1€

energía

Antes de encender la caldera piense si ha pasado la revisión

El propietario es el responsable de avisar cada dos años a la empresa o un profesional, mientras las inspecciones de la instalación son responsabilidad de la distribuidora y se hacen cada cinco. Y cuidado con los falsos inspectores.

Antonio Garcia/bykofoto
Un radiador de calefacción.
Antonio García/Bykofoto

Con la llegada de los primeros fríos, que este año han tardado, en muchos hogares se plantean estos días encender la calefacción. Y entonces surge las dudas de todos los años: ¿Tengo que hacer la revisión de la caldera? ¿He pasado la inspección?

Desde Endesa explican que hay que diferenciar entre las inspecciones, que son para las instalaciones generales del gas (el contador, las tuberías, las llaves y gomas…) y las revisiones, dirigidas a calderas, termos eléctricos y calentadores de agua. Según el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) ambas son obligatorias.

La revisión de la caldera es obligatoria cada dos años para aparatos de hasta 70kW, que serían las más comunes en instalaciones individuales, explica Endesa. En este caso, el responsable de que se cumpla es el propietario de la caldera.

La inspección es obligatoria cada cinco años. "La compañía distribuidora del gas es responsable de contactar al usuario cuando haya que realizar la inspección", indica la  propia distribuidora. Tendrá que hacerlo tres meses antes de la fecha. El usuario es libre para elegir la empresa o profesional autorizado que quiere que haga la inspección. La compañía aclara en su página web que "la haga quien la haga, siempre se paga a través de la factura ordinaria del gas".

Cuidado con los fraudes

Por ello, alerta sobre posibles fraudes, de personas que acuden a los domicilios diciendo ser revisores del gas y piden cobrar en metálico. Desde Endesa recuerdan que cuando se va a hacer la inspección del gas, la compañía con la que se haya contratado envía una carta al usuario avisando de que va a hacer la inspección de la instalación y pone un cartel en el portal. Cinco días antes de la inspección se concierta una cita con el usuario.

En algunos casos, los falsos inspectores amenazan con cortar el gas si no se les deja entrar a la vivienda. Pueden llegar a cobrar 400 euros por averías falsas que simulan detectar. Las personas mayores suelen ser el blanco preferido de estas estafas, advierten desde la eléctrica. Por ello, aconsejan pedir la identificación al técnico que se acerque al domicilio. En ella figurará su certificado de instalador, el número otorgado por la dirección general de Industria, Energía y Minas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión