Despliega el menú
Economía

tecnología

Medir el estrés térmico, por frío o por calor, en las empresas ya es posible

Cepyme ha organizado hoy una jornada con técnicos de prevención de riesgos laborales para darles a conocer la aplicación desarrollada por la empresa Efor, que permite monitorizar en tiempo real las constantes vitales de los empleados para ver que temperatura soportan y si es extrema poder corregirlo.

Zaragoza
Un centenar de técnicos de prevención de riesgos laborales han participado esta mañana en la jornada organizada por Cepyme Aragón
E. H.

Aplicable a todo tipo de sectores, esta 'app' desarrollada por la empresa Efor, uno de los principales proveedores de Microsoft e IBM, permite "monitorizar en tiempo real si hay riesgo de estrés térmico, por frío o por calor, en la empresas". Su funcionamiento lo ha explicado hoy Laura Ramos, de Efor, ante un salón de actos de Cepyme Aragón lleno de técnicos de prevención de riesgos laborales. "Lo que facilita esta aplicación que hemos desarrollado es ver si la temperatura está rozando el límite y adoptar las medidas oportunas", ha indicado. Ya hay diez empresas aragonesas que lo están aplicando, ha señalado por su parte Guillermo Renancio, director de Internet de las Cosas de Efor. "Soy también profesor del Instituto de Empresa y vimos la necesidad de tener un control diario y en tiempo real del estrés térmico en las empresas porque en muchas de ellas, sobre todo fundiciones y otro tipo de industrias, se padecen temperaturas extremas y eso bien planificado, se puede corregir". 

"Donde hay fuentes de irradiación energética y mucha maquinaria, como pueden ser fábricas, altos hornos, pero también entornos abiertos como una obra de construcción en la que se trabaje a varios grados bajo cero necesitan que se haga este control para evitar el estrés térmico entre los empleados", ha señalado Ramos. "Es muy fácil de utilizar. Se le da a un botón a este dispositivo que funciona con una batería y ya tiene los datos o el técnico de prevención o la propia empresa", ha precisado. "Se trata de trabajar por la seguridad de los empleados. Colocándoles una pulsera que toma datos biométricos de la persona, e instalando sensores para medir la temperatura seca del aire o sensores que miden la

temperatura húmeda natural, se garantiza que no vayan a sufrir este tipo de estrés", corrobora Renancio, convencido de que la mayoría de las empresas "no tienen un buen sistema de climatización o bien tienen fuentes de radiación muy cercanas con lo que los riesgos son abundantes

Ha costado tres meses desarrollar este dispositivo y otros tres de pruebas hasta ponerlo en marcha en las empresas, apuntan desde Efor. "Dependiendo del puesto, se toman las medidas que correspondan ya que junto con el estre térmico, que mide por calor el índice WBGT o por frío el índice IREQ WCI, puede darse también estrés por ruido o lumínico. Según Guillermo Renancio, directivo de Efor, "se trata de romper esa barrera cultural que hay sobre la prevención en los centros de trabajo y con el apoyo de las instituciones,  aprovechar el Internet de las cosas para mejorar las condiciones de cada puesto de trabajo. En otros países, yo vivo en Amsterdam, hay una regulación más estricta, pero en España estamos muy al inicio", ha subrayado.  

 

Proveer a las empresas de herramientas que les puedan facilitar la lucha contra el estrés térmico es fundamental”, ha asegurado María Soledad de la Puente, directora general de Trabajo, Autónomos y Economía Social del Gobierno de Aragón, “en nuestra Comunidad las olas de calor vienen cada vez más fuertes, duran más días y es algo que, nos guste o no, nos afecta laboralmente, por lo que hay que pensar cómo actuar ante estas circunstancias”.

Carmelo Pérez, secretario general de CEPYME Aragón, ha señalado que “debemos dedicar mucho tiempo, trabajo y esfuerzo a cuidar lo más importante de las empresas: las personas”. En el acto se han dado a conocer los resultados de la guía financiada por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales, FSP. Una guía que busca ser referencia para empresas, especialmente pymes, para entender cómo poder medir y actuar ante posibles riesgos laborales vinculados al estrés térmico gracias al uso de tecnologías innovadoras. Una guía que demuestra que la simple instalación en un puesto de trabajo de un dispositivo IoT, que ni siquiera debe estar conectado a una fuente de alimentación y puede funcionar con una batería portátil, se pueden hallar los índices establecidos por la normativa de Prevención de Riesgos Laborales para evaluar el estrés térmico.

  

Etiquetas
Comentarios