Despliega el menú
Economía

automoción

Los promotores del hidrógeno se reivindican ante el futuro entorno de movilidad eléctrica

Hyundai, Toyota, empresas energéticas y algunas instituciones promueven el uso de vehículos a H2

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, al volante de un Nexo.
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, al volante de un Nexo.
Hyundai

El único automóvil que funciona con una pila de combustible de hidrógeno que está matriculado en España, un SUV o ‘todocamino’ del modelo Nexo de Hyundai, estuvo el pasado fin de semana en Zaragoza, donde fue exhibido en la I Feria de la Movilidad Sostenible, celebrada frente al Pabellón Puente de la Expo. Su presencia en ese entorno coincidió con otro coche de hidrógeno, el Mirai de Toyota, si bien este modelo ya estuvo presente en la capital aragonesa en 2016, durante la celebración del Congreso Mundial de la Energía del Hidrógeno. Estos dos vehículos, pioneros en España, estaban ubicados en un espacio expositivo donde dos aragoneses que también apuestan por el H2 en la automoción, Rafael Calvera y Zoilo Ríos, explicaban el funcionamiento de una hidrogenera.

Aunque Mercedes, BMW y Honda también están en la brecha, la coreana Hyundai y la japonesa Toyota son las marcas que más promueven la utilización del coche de hidrógeno en España, que va muy retrasado respecto a otros países europeos en infraestructuras que permitan su conducción por calles y carreteras. En los días que el Nexo estuvo en Zaragoza su pantalla indicaba que el punto de recarga más cercano estaba en el parque Walqa, en Huesca, donde tiene su sede la Fundación del Hidrógeno en Aragón, aunque la hidrogenera ahí instalada está ahora en obras. Otra estación de recarga de hidrógeno en esta Comunidad, la que se ubicó en 2008 en Valdespartera, en Zaragoza, para alimentar tres autobuses de H2 que se utilizaron durante la muestra, está hoy abandonada. Aquel año la instaló Carburos Metálicos y la explotó Zoilo Ríos, pero con el tiempo –falta de uso y crisis económica mediante– su utilización futura quedó descartada.

En España hoy solo existen dos puntos de recarga en uso real, uno en Puertollano (Ciudad Real), donde está el Centro Nacional del Hidrógeno, y el otro en el parque empresarial de la firma Ajusa en Albacete. Otros tres o cuatro puntos más están cerrados o en obras. En breve, en todo caso, Madrid contará con una nueva hidrogenera, fruto de un acuerdo firmado por Toyota, Enagás y Urbaser. La nueva instalación se ubicará en el norte de la ciudad, funcionará a 700 bares de presión y ofrecerá hidrógeno con una pureza del 99,99%, según indicaron sus promotores en junio pasado. La hidrogenera dará servicio a la primera flota de 12 unidades del Toyota Mirai de España con base en Madrid capital.

El acuerdo para la hidrogenera madrileña fue firmado por Marcelino Oreja (Enagás), Fernando Impuesto (Enagás Emprende), José María López Piñol (Urbaser) y Miguel Carsi (Toyota España), quienes destacaron el papel del hidrógeno como vector energético, ya que ofrece innumerables posibilidades de consumo, almacenamiento y movilidad. "Es una alternativa real, limpia y sostenible a las fuentes energéticas tradicionales", indicaron.

El eléctrico, a medio plazo

En esas compañías, como en otras que promueven la utilización del hidrógeno, son conscientes de que el coche del futuro a medio plazo será el eléctrico. Hoy ya hay varios modelos disponibles (desde 2020, también un Corsa hecho en Zaragoza) y las infraestructuras van mucho más avanzadas, aunque no para desbancar a los coches a gasolina en el corto plazo.

Javier Arboleda, director técnico de Hyundai España, informa que el Nexo de hidrógeno está a la venta (a 69.000 euros), pero es consciente de que la ausencia de infraestructuras detrae a cualquier posible comprador. La autonomía del coche (666 kilómetros), la rapidez de su recarga y el hecho de que en España el 70% de los conductores carecen de plaza de aparcamiento favorecerían su impulso, pero no hay hidrogeneras. En otros países de Europa (Alemania, Holanda o los nórdicos, por ejemplo) sí hay vehículos de hidrógeno en funcionamiento –la mayoría del modelo Mirai, aunque muchos también del Nexo– pero hay más infraestructuras. París, Múnich y Copenhague, asimismo, tienen flotas de taxis o coches de uso compartido.

"En España estamos en la fase del huevo y la gallina, pero soy optimista porque veo que hay Gobiernos interesados en su impulso", señala Arboleda, que cree que en cinco años empresas, ayuntamientos y otras instituciones compararán y utilizarán coches de hidrógeno, quizás "con el interés de asociar su imagen a ese producto". Para camiones, barcos y ferrocarriles, considera, el futuro es más optimista.

En la Fundación del Hidrógeno en Aragón trabajan ya para impulsar el uso de ese gas en esos sectores y es el grupo Calvera, uno de sus socios, el que ha trabajado en más proyectos (ahora, por ejemplo, lo hace en una hidrogenera para autobuses en Dinamarca).

Más pesimista, en cambio, se muestra Roberto Scholtes, analista en UBS, quien valora la tecnología del hidrógeno pero ve que el coche eléctrico se impondrá sin ninguna duda al beneficiarse de economías de escala. El abaratamiento de las baterías y la nueva normativa europea en emisiones de CO2, afirma, juegan a favor del automóvil enchufable. Admite, en cambio, que para camiones el H2 es una opción más atractiva.

Nuevo impulso desde Aragón

La Fundación para el Desarrollo de las Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, con sede en el parque Walqa, en Huesca, lleva ya quince años en marcha y ha participado en más de un centenar de proyectos. Su patronato tiene 74 miembros, entre ellos algunos especialmente activos, como el grupo Calvera y Zoilo Ríos, que tiene una red de gasolineras. Estas dos empresas, que insisten en señalar el valor de una fundación que es referente en España y que está ayudando a promover acciones industriales más amigables con el medio ambiente en Aragón, están preparando la creación de un consorcio especializado en la generación de hidrógeno a partir de energías renovables que pueda ser útil para la producción de este gas en ámbitos como la automoción y la logística.

Zoilo Ríos y Rafael Calvera, que participaron activamente en la I Feria de la Movilidad Sostenible de Zaragoza y hablaron de su actividad al alcalde, Jorge Azcón, están apostando por este nuevo impulso, que contaría con el concurso de otras empresas con apuestas firmes en el campo de la energía. Pedro Machín, del Clúster de la Energía en Aragón; Clara Arpa, de Arpa Equipos Móviles de Campaña, y el grupo Carreras participarían en la iniciativa.

Etiquetas
Comentarios