Economía

Economía

Las profesiones colegiadas han resistido mejor la crisis pero muestran atonía en la recuperación

El empleo no crece con la misma fortaleza que lo hace en el resto de las actividades productivas y su aportación al producto interior bruto de la Comunidad se mantiene en el entorno del 15% al que cayó en los momentos económicos más complicados.

Sede del Colegio de Abogados de Zaragoza en la que se ha presentado el informe sobra la transcendencia económica de las profesiones colegidas en Aragón.
Sede del Colegio de Abogados de Zaragoza en la que se ha presentado el informe sobra la transcendencia económica de las profesiones colegidas en Aragón.
Heraldo.es

Aunque su contribución al producto interior bruto (PIB) de Aragón continúa siendo "importante", las profesiones colegiadas (médicos, farmacéuticos, ingenieros, abogados, arquitectos, enfermeros...) han perdido fuelle durante la recuperación económica. Exhibieron músculo en los años previos a la crisis, cuando su aportación al producto interior bruto (PIB) de la Comunidad llegó a alcanzar los 6.788 millones de euros y su empleo consiguió sumar los 100.000 personas. Y soportaron mejor el complicado escenario económico que comenzó a dibujarse una vez terminado el 2008 porque aunque experimento caídas (con un ligero repunte en 2015) tanto su aportación a la riqueza económica aragonesa como a su mercado laboral soportó mejor los envites de la recesión y aunque actualmente su impacto económico supone el 15% del PIB y su empleo ha caído hasta los 90.000 profesionales, lo cierto es que estas cifras duplican los datos registrados en el año 2000.

Así lo dice el informe ‘La transcencencia económica de las profesiones colegiadas en Aragón’, presentado este martes en Zaragoza, elaborado por el catedrático de economía aplicada de la Universidad de Zaragoza, Marcos Sanso, a petición de la Asociación de Colegios Profesionales de Aragón. Un estudio, ha detallado Sanso, que refleja la destacada contribución de las profesiones colegiadas a la riqueza de la Comunidad, pero alerta también de la atonía que vive el sector, precisamente cuando el signo positivo ha llegado tanto al crecimiento como al mercado laboral. "La recuperación no está haciendo el uso que debería de las profesiones más preparadas, como sí hizo en la época de auge", ha señalado Sanso. Y así lo ha afirmado porque, como evidencia el informe, en los tres últimos años de la recuperación de la economía aragonesa crece más el empleo de las profesiones no colegiadas que el de aquellas que lo están. Una situación, ha alertado el catedrático, que no sucede por ejemplo en la economía madrileña.

Con estos datos en la mano, Sanso ha considerado que uno de los retos de futuro de los colegios profesionales será analizar el escenario, entender por qué se está produciendo y buscar medidas y acciones para revertir la situación. Aunque ha asegurado que es complicado detallar en estos momentos cuáles son las causas que explican este estancamiento, ha reiterado que lo que se constata es que “la recuperación económica de Aragón se está basando en sectores y en una parte del mercado de trabajo que no prioriza a los profesionales cualificados, a la clase creativa”. En cualquier caso ha dejado claro que cada profesión, que tienen sus características diferenciadoras, tendrá su casuística por lo que es necesario y recomendable realizar un análisis y un futuro estudio.

Además y como reflexión, Sanso ha destacado que "casualmente en el periodo de recuperación el sector que más empleo está destruyendo es el financiero y este emplea a muchos trabajadores cualificados". En cualquier caso, el presidente de COPA, Antonio Morán, ha insistido en que la situación "merece un estudio", ha recordado que "cada colegio profesional tiene sus peculiaridades" y ha añadido que "posiblemente el comportamiento del empleo público tiene mucha afección en estos datos".

El estudio recoge además una completa fotografía del sector que revela que los mayores empleadores son especialmente los colegios profesionales relacionados con la sanidad. Así, los farmacéuticos cuentan con un 43% de asalariados, seguidos de profesionales de la salud con el 18%, y los abogados con un 16%. Mientras los arquitectos y los profesionales del derecho destacan por la gran proporción de trabajadores independientes sin asalariados.

Etiquetas
Comentarios