Despliega el menú
Economía

Europa

El nuevo Plan Junker será más simple y duplicará su presupuesto para la inversión

Román Escolano explica en Zaragoza el programa europeo, que previsiblemente llegará en otoño con el nombre de ‘Invertir en Europa’ e inevitablemente estará marcado por el ‘brexit’

Román Escolano, este lunes, a su llegada a la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza.
Román Escolano, este lunes, a su llegada a la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza.
José Miguel Marco

Aunque primero tendrán que constituirse la Comisión y el Parlamento europeo que surgió de la urnas el pasado 26 de mayo, todo parece apuntar que el nuevo plan europeo de inversiones, anteriormente conocido como Plan Juncker, llegará el próximo otoño. Lo hará con notables diferencias, entre las que destacan, la simplificación, una mayor dotación presupuestaria y la inclusión de nuevos organismo a través de los cuales podrán presentarse los proyectos. Y llegará también marcado por la futura salida del Reino Unido de la Unión Europea, cuyo impacto será inevitable tanto por la contribución que este país ha tenido en la presentación de proyectos como por su aportación económica.

Lo ha explicado hoy lunes el exvicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), que fue ministro de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de Mariano Rajoy, Román Escolano, momentos antes de participar en una conferencia invitado por la Facultad de Derecho y el Consejo Aragonés del Movimiento Europeo para explicar el nuevo plan, en que se diferencia con el anterior y cómo pueden acceder a él las empresas españolas que así lo deseen.

El nuevo programa que tomará el nombre de ‘Invertir en Europa’, ha señalado Escolano, se diferencia “por la simplificación de los mecanismos”, ya que hasta ahora había hasta 14 programas distintos con 14 sistemas diferentes para la empresa privada, “un sistema muy complejo de entender, que, a partir de ahora, será más simple porque pasa a tener las mismas reglas de funcionamiento para los 14 programas”. Otra de sus diferencias, ha insistido, será su tamaño. “Lo que se pretende es que financie hasta 650.000 millones de euros que es una cifra muy respetable en toda Europa. Si España se ha llevado más o menos el 10% del total, imagínense el volumen de inversión que puede llegar a España, que será muy importante”.

Y el nuevo plan se diferencia también en que hasta ahora se hacía básicamente de forma exclusiva a través del BEI, pero el nuevo programa se abrirá al conjunto de colaboradores, entre los que jugará un papel destacado organismos nacionales como el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que de forma directa también podrá promover proyectos.

En España y en Aragón

Escolano recordó que el Plan Juncker ha sido “muy exitoso” para España. De hecho ha sido el tercer de los 28 socios comunitarios en volumen de proyectos, “por lo que esperamos que en la edición para los próximos 5 años, España siga siendo uno de los países importantes”. El exvicepresidente del Banco Europeo de Inversiones señaló además “experiencias muy interesantes” realizadas en Zaragoza al calor de las inversiones financiadas por el plan Juncker. Entre ellas destacó el préstamo firmado con Redexis, empresa de transmisión de gas que tiene su centro histórico de operaciones en la capital aragonesa y la operación de Saica “que me parece particularmente importante porque se trata de uno de los proyectos de economía circular más importantes de Europa”, así como la cada vez más amplia “voluntad y vinculación” de Ibercaja con con el Banco Europeo de Inversiones. “Por lo tanto yo creo que Aragón, en relación a su tamaño” ha estado claramente muy bien representado en dicho plan”, ha dicho.

Para Escolano, el nuevo plan de inversiones europeos tendrá además una diferencia que Europa no deseaba, el ‘brexit’, porque la salida del Reino Unido de la Unión Europea impactará tanto en la generación de proyectos como, por supuesto, en la disponibilidad financiera. No en vano, el Reino Unido era uno de los principales contribuyentes netos, por lo que “cuando no esté ese desfase habrá que cubrirlo entre todos y esto, que lógicamente siempre da lugar a discusiones que no van a ser sencillas”, ha explicado.

Pese a todo, y aunque ha reconocido que muchos europeístas lamentan esta salida y hubieran preferido que esto no hubiera sucedido “es la decisión del pueblo británico y en este momento no tenemos más que esperar que se lleve a cabo de una forma acordada y con el menor coste a la economía europea y a la economía británica”. Eso sí, se mostró convencido de que la Unión Europea de 27 tendrá la misma ambición que la que tenía la UE28, porque “el proyecto europeo no puede descarrilar porque el Reino Unido haya tomado la decisión de irse”.

Etiquetas
Comentarios