Despliega el menú
Economía

ECONOMÍA

Antonio Garrigues Walker: "El halago no debilita. Si te lo crees, sí"

El jurista da una lección de ética en Zaragoza, donde anima a los empresarios a ver oportunidades en la incertidumbre.

Foro celebrado ayer en Zaragoza.
Antonio Garrigues Walker, en el centro, en el foro celebrado este viernes en Zaragoza.
José Miguel Marco

Optimista en un mundo plagado de incertidumbres y consciente de que el fracaso «forma parte de la vida, igual que los éxitos», Antonio Garrigues Walker ha ofrecido este viernes en Zaragoza una de esas lecciones magistrales que hacen reflexionar a quienes les escuchan. En este caso, un público empresarial, convocado por los organizadores de Desayunos Canal CEO, una iniciativa que salía fuera de Madrid y Barcelona por primera vez después de cinco años.

Es consciente este empresario vitalista, poeta y dramaturgo en sus ratos libres –si eso existe realmente para él–, de que su figura genera interés, pero en el fondo no se da demasiada importancia. «El halago no debilita, pero si te lo crees, sí», ha reconocido nada más iniciado el encuentro, al que acudieron más de 40 representantes de empresas con sede en Aragón de diferentes sectores de actividad. A todos ellos ha recalcado que la ética es la que debe marcar su actividad, «la que tiene que dominar nuestra vida, porque es la única forma de ser feliz».

Ha demostrado Garrigues a lo largo de la entrevista pública que le hizo la periodista Noemí Boza, así como en una pregunta del público y en charlas distendidas antes y después de acto, que está muy al día de lo que ocurre en los ámbitos políticos y empresariales de España, de Europa y del mundo. Sabía que solo unas horas antes Donald Trump había dado marcha atrás en su decisión de bombardear Irán después del derribo de un dron estadounidense, de cómo Boris Johnson era el más firme candidato a suceder a Theresa May como líder de los conservadores británicos o de los temblores sufridos por Angela Merkel en un acto público.

Más allá del convulso escenario internacional con Francia y Alemania más debilitadas y un populismo triunfante con el propio Trump al frente, o de la creciente influencia de los robots en nuestra vida diaria, el jurista y empresario ha demostrado no temer a nada. Quizás porque tiene más confianza en el ser humano que el común de los mortales y está convencido de que el nuestro es un país con fortalezas que solo hay que saber poner en valor. «Voy a cumplir 85 años, he vivido todos los cambios posibles y ¡no pasa nada!», ha proclamado. En ese sentido, ha reseñado la existencia de un mundo sin Google (hasta anteayer, en realidad) y de cuando los juristas solo tenían el Aranzadi para realizar consultas. «El ser humano se adapta a todo», ha dicho a continuación, después de haber recalcado en su discurso que la incertidumbre general es siempre un buen momento de oportunidades, algo que se sabe mejor en Estados Unidos que en España.

Un aplauso final ha coronado el evento, impulsado por la compañía Nacex con el apoyo de la marca de automóviles Citroën, del grupo PSA,  y Number 16-In Company, firma aragonesa especializada en la enseñanza de inglés.

Etiquetas
Comentarios