Despliega el menú
Internacional

Trump frenó un ataque de EE.UU. a Irán porque no habría sido "proporcionado"

El de este jueves habría sido el tercer ataque de Trump en Oriente Medio durante su Presidencia, en el que según afirman, habrían muerto 150 personas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump
JONATHAN ERNST/REUTERS

El presidente de EE.UU., Donald Trump, confirmó este viernes que este jueves autorizó un ataque selectivo contra Irán, pero lo frenó en el último momento al enterarse de que habría causado unos 150 muertos, porque esa represalia no habría sido "proporcionada" respecto al derribo de un dron estadounidense.

Horas después de que varios medios revelaran la cancelación del ataque estadounidense a Irán, Trump dio detalles sobre la misión y dijo que no tiene "prisa" por resolver las crecientes tensiones en el golfo Pérsico.

"Teníamos todo listo para tomar represalias anoche en tres lugares diferentes (de Irán y) cuando pregunté, ¿cuántos morirán? 150 personas, señor, fue la respuesta de un general. Diez minutos antes del ataque, lo detuve", explicó Trump en su cuenta de Twitter.

"No habría sido proporcionado al derribo de un avión no tripulado. No tengo prisa, nuestras fuerzas militares están restauradas y listas para la acción, son de lejos las mejores fuerzas militares del mundo", agregó.

Trump dejó así abierta la puerta a un posible ataque más limitado, aunque enfatizó que las sanciones estadounidenses están funcionando y advirtió de que Irán "NUNCA puede tener armas nucleares".

En una entrevista con NBC News, de la que se adelantó un extracto, Trump aseguró que todavía no había dado su aprobación final al ataque y que los aviones estadounidenses aún no estaban en el aire cuando tomó la decisión de frenarlo.

"(Los generales) entraron una media hora antes (del ataque) y me dijeron que estaban preparados", explicó el mandatario.

"(Cuando me dijeron que morirían) aproximadamente 150 personas, lo pensé durante un segundo y pensé '¿Saben? Ellos derribaron un avión no tripulado y aquí estamos nosotros, con 150 personas que habrían muerto una media hora después de que yo diera luz verde'. No me gustó. No pensé que fuera proporcionado", añadió.

El de este jueves habría sido el tercer ataque de Trump en Oriente Medio durante su Presidencia, tras los que ordenó en 2017 y 2018 contra objetivos militares en Siria.

La versión del presidente estadounidense plantea algunos interrogantes, como por qué los generales no le comunicaron hasta el último momento la estimación de víctimas, un punto que normalmente se discute durante las primeras etapas de deliberación sobre un posible ataque.

Además, la presidenta de la Cámara Baja de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, afirmó este viernes que ella no recibió ningún "aviso" de que iba a lanzarse ese ataque, a pesar de que unas horas antes había estado en la Casa Blanca para una reunión confidencial sobre Irán y de que sí le informaron antes de los bombardeos a Siria.

Durante esa reunión previa en la Casa Blanca, el asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, presionó a favor de atacar Irán, mientras que algunos representantes del Pentágono expresaron su preocupación sobre las posibles repercusiones de esa operación para las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, se pronunció a favor de un ataque quirúrgico a Irán, según el diario 'The New York Times', pero también subrayó que las sanciones estadounidenses estaban teniendo ya un efecto muy poderoso a la hora de constreñir a Teherán.

Ese argumento podría haber persuadido a Trump de frenar la acción, a juzgar por su tuit de este viernes, en el que destacó que "las sanciones están pegando un mordisco" a Irán, e insinuó que anoche se añadieron todavía más, sin dar más detalles.

Trump siguió este viernes analizando "la amenaza que plantea el comportamiento de escalada del régimen iraní" durante una llamada telefónica con uno de los principales rivales de Teherán, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, según la Casa Blanca.

La tensión entre EE.UU. e Irán iba en aumento desde que Washington se retiró el año pasado del acuerdo nuclear con Teherán, pero ha alcanzado nuevas cotas desde abril, cuando Trump decidió no renovar las exenciones a la compra de petróleo iraní.

A ello se sumaron el aumento de la presencia militar estadounidense en Oriente Medio y el sabotaje de cuatro petroleros en un puerto emiratí.

El último incidente fue el derribo este jueves del dron estadounidense MQ-4 Triton, que, según Irán, violó su espacio aéreo, algo que el Pentágono ha rechazado.

Después de que Trump asegurara que detuvo el ataque, Irán afirmó también que el jueves evaluó abatir un avión militar P8 estadounidense con 35 personas a bordo que supuestamente violaba su espacio aéreo, pero decidió no hacerlo.

Etiquetas
Comentarios