Economía

economía

Santiago Niño-Becerra: "El modelo laboral de contrato indefinido y 14 pagas va a ser para una minoría"

Santiago Niño-Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull, ha presentado en una jornada de ADEA su último libro sobre la crisis, 'El crash. Tercera fase'.

Santiago Niño-Becerra durante la jornada de ADEA en Bantierra.
Santiago Niño-Becerra, durante la jornada de ADEA en Bantierra.
Guillermo Mestre

La visión pesimista y algo apocalíptica que tiene de la situación económica el profesor catalán Santiago Niño-Becerra, ha quedado reflejada este jueves en la jornada organizada por la asociación de directivos aragoneses ADEA en la sede de Bantierra de Zaragoza. El catedrático de Estructura Económica de la IQS School of Management  de la Universidad Ramón Llull ha presentado su último libro, el cuarto de su serie sobre la crisis, titulado 'El crash. Tercera fase', en el que asegura que la crisis "no ha terminado".

Niño-Becerra ha explicado que en estos cinco años desde que se ha empezado a hablar de que mejoraba la situación, la economía ha estado "drogada" por las inyecciones de los bancos centrales, que han generado una "falsa sensación de júbilo", de que la crisis estaba solventada. Pero ha considerado que se ha entrado en la tercera fase de la crisis que empezó en 2007 y que en 2010 inició el período de austeridad que finalizó con la liquidez anunciada por el presidente del BCE, Mario Draghi en 2012.

Hasta 2023

Ha explicado que hasta 2023 no terminará la crisis, como recoge en su último libro, escrito en colaboración con la periodista Natàlia Vila. "Después vendrá una estabilidad porque vamos a pasar a una economía muy determinada, no digo regulada ni planificada, sino de grandes corporaciones, poderes transnacionales a nivel económico, lo que supondrá una incertidumbre muy grande para las personas", ha augurado. Y en ese contexto, el mercado laboral cambiará hacia una mayor precarización. "El modelo laboral de contrato indefinido con 14 pagas al año se ha acabado", aunque ha precisado, que no se ha acabado para todo el mundo en todas partes, pero va a ser "para una minoría".  Se pasará al "trabajo bajo demanda", lo que en España se regula con contratos como el de "por obra y servicio" y en Alemania se consideran 'minijobs'. En el nuevo modelo,  “la productividad pasará a ser el estandarte", ha asegurado y “el capital ganará claramente en importancia, mucha más de la tiene ahora”. A ello ha añadido que “la tecnología va a tener un rol básico”.

El catedrático ha criticado los mensajes de los políticos sobre la salida de la crisis porque “se ha jugado con la credibilidad de las personas y el deseo de las ciudadanías de salir de la situación de postración económica en la que se encontraban”. Porque tras el anuncio “se empezó a regalar crédito” lo que ha provocado una “caída del ahorro, con el aumento del endeudamiento familiar. El problema es que se ha llegado a un límite en el que ya no se puede absorber más deuda”.

Corporaciones y Estados

Ha asegurado que "el concepto de Estado se está diluyendo". Así, en el nuevo modelo que prevé para los próximos años “los estados que conocemos quedarán muy diluidos y ganarán en importancia las Corporaciones”. Y en ellas incluye aquellas de sectores con gran concentración como el farmacéutico, el automóvil, el sector siderúrgico, el aeronáutico. Se va a una “hiperconcentración” donde la figura referente es la corporación. “Estas van a solicitar a los Estados que bajen los tipos impositivos y lo van a conseguir y a cambio de esto la única vía que quedará será perseguir el fraude fiscal”, ha planteado. Unas medidas que a las corporaciones “les dan igual porque no defraudan, otra cosa es que usen ingeniería fiscal”, ha confesado.

"España es un país que está absolutamente hipotecado. Estamos en manos de quienes tienen nuestra deuda, que es el 165% del PIB", ha advertido, como ocurre en otros Estados. Por ello, respecto al nuevo gobierno, ha dicho que independientemente del color que tenga y quien le apoye "está hipotecado, porque el presidente que salga, al momento siguiente va a recibir una llamada de alguien y va a decirle ‘toma nota’" respecto al reparto de la deuda.

Niño-Becerra ha participado en ocasiones anteriores en ADEA, coincidiendo con sus publicaciones, la primera vez en 2010, como ha recordado el presidente de la asociación de directivos, Salvador Arenere.

Etiquetas
Comentarios