Economía

globalización

Clara Arpa: "Europa se va a estancar y tenemos que empezar a invertir en África"

La consejera delegada de la empresa aragonesa Arpa Equipos Móviles de Campaña y miembro de la Junta del Pacto Global de Naciones Unidas ha intervenido en la mesa redonda 'Una mirada a la globalización desde las empresas' celebrada en la Universidad de Zaragoza 

La empresaria aragonesa Clara Arpa
La empresaria aragonesa Clara Arpa
Oliver Duch

La internacionalización de las empresas viene siendo en las últimas décadas más necesaria que nunca, pero la vuelta al proteccionismo y la inseguridad política en que viven muchos países son barreras no siempre fáciles de superar. Lo decía hoy Álvaro Sarría, director ejecutivo de Ventas del grupo Sesé, al participar en la mesa redonda 'Una mirada a la globalización desde las empresas' celebrada en la facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza. "Hasta 2007 éramos transportistas y teníamos la empresa focalizada en España, sin presencia en el exterior, salvo nuestros camiones, pero entonces llegó la crisis, la competencia era feroz y decidimos dar el salto, convertirnos en operadores logísticos y vender nuestros servicios a escala global empezando por América y después llegando a África y Asia. Ahora tenemos filiales en 15 países y 9.000 empleados. Y lo más difícil es encontrar a esas personas de confianza que mantengan la cultura del grupo Sesé allá donde están. Nos cuesta encontrar profesionales que quieran trasladarse a trabajar a otros países, incluso a el Reino Unido", ha explicado, a la vez que se ha mostrado crítico con un "proteccionismo que limita nuestros movimientos" y "la falta de seguridad" tanto jurídica como política que existe en muchos países.

A la necesidad de mirar hacia el continente africano se ha referido la empresaria Clara Arpa, miembro de la Junta del Pacto Global de Naciones Unidas y consejera delegada de Arpa Equipos Móviles de Campaña, una empresa que exporta a 70 países. "En 1950 éramos en el Planeta 2.700 millones de habitantes, en 2050 cuadruplicaremos esa cifra hasta los 9.600 millones. Y entonces, solo el 7% de la población vivirá en Europa mientras el 25% estará en África", ha señalado la directiva, convencida de que "Europa se va a estancar y hay que empezar a invertir en África". Aunque, ha reconocido que "instalar una empresa en el 'primer mundo' siempre es más fácil", el imperativo de un desarrollo sostenible obliga a ampliar la mirada hacia otros continentes en pleno desarrollo como África, ha remarcado. "Recuerdo que hace 20 años a los que no íbamos a fábricar en China nos llamaban tontos, simplemente porque allí los costes salariales eran más baratos, sin saber que todo lo demás era muy complicado". Ahora, ha añadido, lo sigue siendo, pero "hay que exportar e invertir más allá de Europa".

Otra visión diferente es la que ha dado Pilar Franca, directora de Desarrollo Sostenible y Recursos Humanos del Grupo Saica. "Conocer la cultura y el marco legal del país al que vas es crítico", ha subrayado, así como tener personas dentro de la compañía con competencias blandas, es decir, con idiomas, sensibilidad multicultural, capacidad de aprendizaje y empatía. Se requiere ir con mucha humildad", ha manifestado. La directiva ha querido clarar que muchas veces detrás de la decisión de salir a vender fuera no se esconde "ninguna ciencia" sino que "la vida te lleva a tomar decisiones" y surge de forma casi natural. En este sentido, ha explicado que Saica "se internacionalizó por error: Era el año 1943 y una de las familias de este grupo empresarial producía textil, pero a consecuencia de la II Guerra Mundial, el algodón no llegaba a los puertos y menos a Zaragoza, así que probaron en el laboratorio con otra materia prima, el esparto, que había en abundancia, y acabo saliendo una pasta que era la que servía para hacer papel de estraza muy utilizado en pescaderías y carnicerías. Hinojosa, un comercial de Valencia, se interesó por estas bobinas de papel de estraza para hacer cartón ondulado. Ya en los años 70 empezamos a reciclar papel y hasta hoy", ha resumido Pilar Franca, jefa de Recursos Humanos de la multinacional aragonesa que emplea a 10.000 personas en nueve países, satisfecha de estar en la economía circular hacia la que todos los negocios, asegura, tendrán que evolucionar pensando en como aprovechar el residuo desde que diseñan el producto. 

En la mesa redonda ha intervenido también Manuel Teruel, presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza y de la empresa Taim Wesser, para señalar que "estar en el mundo requiere de inteligencia competitiva" porque los acontecimientos cambian rápidamente: "Cuando yo estudiaba en el año 1976 el mundo no era global sino bipolar y  ahora todo eso ha cambiado", ha dicho explicando que el centro del poder económico se lo disputan ahora Estados Unidos y China y que "lo importante es saber tejer alianzas a aquellos países a los que vamos".

 

Etiquetas
Comentarios