Economía

economía

Aragón crecerá menos en 2019 pero podrá crear 15.000 empleos

Ibercaja rebaja una décima sus previsiones de PIB al 2,4%, por la caída de las exportaciones y la industria frente a la buena marca de los servicios y la construcción.

Presentación de la revista 'Economía aragonesa'
En primer plano, Antonio Martínez, junto a Antonio Lacoma y Santiago Martínez, de Ibercaja, durante la presentación de la revista 'Economía aragonesa'
Oliver Duch

La desaceleración económica global se confirma y con ella la de la economía española y aragonesa. "El mundo va a crecer menos en 2019 que en 2018", ha afirmado este jueves Antonio Martínez, director financiero de Ibercaja, durante la presentación de las previsiones del banco dentro del número 67 de la revista 'Economía Aragonesa'. En ellas se rebaja la estimación de crecimiento de la economía aragonesa y española una décima, quedando en el 2,4 y el 2,3%, respectivamente. Un "ajuste técnico" tras el que ha destacado que la comunidad aragonesa sigue, aunque ligeramente, por encima de la media y que permitirá la creación de unos 15.000 nuevos empleos, dentro del medio millón que se prevén en España. Unas cifras similares a las del año pasado, en las que Aragón lideró el crecimiento español pero con un 3%, según la Airef. Pese a no alcanzar ese elevado porcentaje este año, “con menos crecimiento se creará empleo”, a lo que se une que el efecto de la subida a 900 euros del salario mínimo "ha afectado menos de lo que se esperaba", ha añadido Santiago Martínez, experto en análisis económico de la entidad financiera aragonesa. Aragón mantiene una de las tasas de paro más bajas pero el banco ve "potencial" para que se siga reduciendo.

Detrás del freno de las economías mundiales están las "incertidumbres geopolíticas" que "han acabado trasladándose a la economía real", ha explicado Antonio Martínez. Las exportaciones globales se han frenado y la industria ha bajado en todos los países. Europa, por ser el continente más abierto al comercio exterior "es la que más ha sufrido", ha reconocido el director financiero. En el escenario europeo ha destacado el freno de Alemania, con un crecimiento del 1% y la "recesión técnica" en la que se encuentra Italia. 

'Abrigos' de la economía española

"El frente frío ha llegado a la exportación y la industria española", ha reconocido Santiago Martínez, pero en esta ocasión nos ha cogido "bien abrigados". Ahora España cuenta con un sector servicios que crece "con fuerza"; la construcción se recupera y tiene "potencial de crecimiento"; aumenta la afiliación a la Seguridad Social "a buen ritmo"; hay vientos a favor como el precio barato del petróleo, el euro depreciado y los bajos tipos de interés y no hay grandes desequilibrios como la burbuja inmobiliaria y de crédito de la última crisis, entre otros factores.

En cuanto a los efectos de las dos citas electorales en España, el director financiero de Ibercaja ha considerado que "cualquier escenario que pueda salir no debiera afectar a las estimaciones de España" y ha recordado que el país ya pasó "un año sin Gobierno". En este sentido, ha considerado que "los ciclos electorales han quedado eclipsados por el contexto internacional".

Para el sector financiero, que se mantengan los tipos de interés en mínimos no ayuda a mejorar su rentabilidad, pero aún reconociendo que "no es el mejor de los escenarios para un banco", ha apuntado que "compensa si hace que la economía siga tirando". La entidad tiene prevista su salida a bolsa con el límite del 31 de diciembre de 2020.

Junto a las previsiones económicas la publicación incluye monográficos sobre la empresa familiar, las energías renovables y la agroindustria, entre otros temas, que se han presentado en un acto celebrado en el Patio de la Infanta. Victoria Muerza, del ZLC, ha expuesto la logística como factor de éxito en los centros integrados en biomasa para la agroindustria. Por su parte, Sergio Rodríguez, consejero de Empresa Familiar y miembro de Family Firm Institute ha explicado las claves de por qué  "solo el 15% de las empresas familiares llegan a la tercera generación", pese a que son compañías "resilientes". Ha sido claro al decir que los consejeros externos "estamos para decir cosas que los padres no pueden", a la hora de organizar la empresa y que "hay que ser frío". Los problemas más frecuentes serían los siguientes:

  1. Falta de organización de los órganos de gobierno de empresa y familia. La mayoría de las compañías no cuentan con protocolos familiares.
  2. Negligencia o retraso en la elección de sucesor (no heredero). Al fundador le cuesta delegar y pasar a profesionalizar la dirección. El 67% no tiene planes de sucesión.
  3. Confusión entre el patrimonio empresarial y familiar.
  4. Falta de planes estratégicos.
  5. En empresas pequeñas el volumen de negocio no permite tener espacio para todos los miembros de la familia.

 Por su parte,  Blanca Simón, profesora de la Universidad de Zaragoza, ha analizado el impacto de las inversiones previstas en los próximos dos años en el sector eólico y fotovoltaico aragonés. El estudio realizado junto al profesor Alberto Laplaza calcula que se crearán entre 28.000 y 47.000 empleos en los próximos dos años con los proyectos actuales para instalar 4.147 megavatios de energía eólica (ahora hay 1.800 MW)  y 1.800 de fotovoltaica (185 MW actualmente). El impacto económico que se calcula es de 0,3 euros en la economía aragonesa por cada euro que se invierta en el sector. El efecto total (directo más indirecto) en el caso de la eólica irá de 1.859 millones de euros en el escenario menos optimista (el 60% se queda en empresas de Aragón) a 3.098 millones en el más (el 100%). En la fotovoltaica irá de 821 a 1.369 millones de euros. En total puede rondar el 7% y el 12% del PIB aragonés. Actualmente el sector energético está formado por 737 empresas, 7.000 trabajadores directos y representa el 4,3% del PIB.

Etiquetas
Comentarios