Economía

Cuenta atrás para el reparto de cargos del nuevo comité de Opel Figueruelas el día 30

La incógnita está en quién ocupará la secretaría: si será para la segunda fuerza más votada, CGT, o la mantendrá CC. OO., que pese a haber perdido delegados, sigue sumando con UGT la mayoría necesaria para que no se produzcan cambios en los principales cargos de este órgano que representa a los trababajores

Protesta en junio de los trabajadores de mantenimiento de Opel en la Plaza de España por la modificación sustancial de sus condiciones de trabajo
Oliver Duch

Un plazo de un mes es el que van a apurar las distintas secciones sindicales de Opel para constituir el nuevo comité de empresa nacido de las elecciones celebradas en la planta zaragozana de Figueruelas el pasado 30 de octubre y que está pendiente de constituirse. Elegir la presidencia y la secretaría así como los integrantes de las distintas comisiones de trabajo no había sido más que un mero trámite en anteriores elecciones. Sin embargo, en estas últimas, con la dispersión de voto que se ha producido y que ha vuelto a poner de manifiesto el descontento de una parte importante de la plantilla con el convenio laboral firmado en enero, así como con el acuerdo de flexibilidad suscrito el 18 de octubre, hace que sea más difícil el reparto.

De acuerdo a un resultado que volvió a dar la mayoría del comité de empresa a UGT (12 delegados) y que adelantó a CGT a la segunda posición (con 7) quedando por delante de 

CC. OO. (que sacó 6), la incógnita, que se resolverá el día 30, es quién presidirá y llevará la secretaría del nuevo comité de empresa.

UGT es el único sindicato que por ahora ha puesto alguna carta encima de la mesa al adelantar que su intención es que Sara Martín, actual presidenta, repita. Sin embargo, desde

CC. OO. explican que todavía están decidiendo qué candidatura llevan al pleno del día 30. Es posible que las negociaciones entre las distintas secciones sindicales se dejen para el último momento, es decir para pocos días antes del Pleno. Al parecer se necesita mayoría de dos tercios para elegir a los cargos más importantes y las combinaciones que podrían hacerse parece que no son del agrado de varias sección sindicales.

Tradicionalmente lo que se ha venido haciendo en la factoría de Figueruelas es que el sindicato más votado se quedaba con la presidencia y la secretaría, un órgano imprescindible en la toma de decisiones, correspondía a la segunda fuerza más votada. Pero, en esta singular ocasión, la primera en que la factoría está en manos de otros dueños, el grupo francés PSA, cualquier cosa puede pasar. Máxime cuando en lugar de cinco actores en juego hay un sexto, Stopel, que ayer mismo en un comunicado, en el que agradecía a sus votantes haberles dado la oportunidad de ser parte del comité, exigía que hubiera un cambio en los órganos principales del comité dado que eso habían pedido los trabajadores con su voto.  "La gente que estamos en producción, MPC o Mantenimiento, que somos los afectados por los ataques a nuestros derechos, pedimos a los sindicatos que reflexionen sobre el resultado de las elecciones, o de lo contrario la gente les dará la espalda".

Stopel es el nuevo sindicato de Figueruelas. De cero ha pasado a tener tres delegados, mientras que OSTA ganó uno hasta los cuatro y Acumagme perdió dos y se quedó solo con uno.

La lógica apunta a que el reparto que ha habido del voto (UGT con 12; CC. OO. con 6 y Acumagme con 1 frente a 7 de CGT, 4 de OSTA, 3 de Stopel) debería trasladarse al reparto de cargos, sin embargo si los sindicatos mayoritarios suman fuerzas pueden hacer valer cualquier decisión que tomen, eso sí siempre que sea por mayoría simple porque si necesitan los dos tercios, todo se complica. Así que constituir el nuevo comité no parece tarea sencilla. Sin embargo, empieza a ser urgente cuando queda poco tiempo para que se acabe el año y la dirección aspira a tener negociada la modificación sustancial de condiciones de trabajo para el colectivo de mantenimiento de cara a cubrir todos los turnos en las dos líneas a partir del año que viene para poder hacer frente a cualquier incremento en la demanda.

Recientemente, el director general de la factoría, Antonio Cobo, reconocía que este iba a ser un muy buen año en cuanto a volumen, pero para alcanzar el récord de antes de la crisis, habrá que esperar a 2019.

Etiquetas
Comentarios