Despliega el menú
Economía

Enrique Arcéiz: "Arento tiene deuda, sí, pero también negocio y ventas"

El presidente de Arento destaca las fortalezas de la cooperativa, pero reconoce que queda mucho por hacer para resolver su situación financiera.

El nuevo presidente de Arento, Enrique Arcéiz, ante la sede del grupo cooperativo en Mercazaragoza.
Enrique Arcéiz: "Arento tiene deuda, sí, pero también negocio y ventas"
T. G.

¿Qué le llevó a optar a la presidencia de Arento en un momento en el que el grupo cooperativo no es precisamente una pera en dulce?

Cuando las situaciones son complicadas llega un momento que haces una reflexión y te preguntas: ¿para qué estamos aquí si no es para hacer lo que tenemos que hacer? El sentido común me dijo que tenía que tirar para adelante, me veo capaz de hacerlo y fue una reflexión interna, de sentido común. Soy el presidente de la cooperativa de Sádaba, que se juega mucho con Arento, y por ella y por el resto de las entidades socias me dije: ¡Adelante! Quizá con más corazón que con cabeza, pero la cabeza la voy a poner a partir de ahora.

Precisamente la cooperativa que usted preside fue una de las protagonistas tras conocerse la situación de Arento, ya que incluso se llegó a hablar de que iba a abandonar el grupo. ¿Fue una actitud puntual de uno o varios socios o realmente la cooperativa se planteó en algún momento esa posibilidad?

La crítica es buena siempre que sea constructiva. Desde el consejo rector oficialmente nunca jamás se dijo ni hubo ninguna intención de plantear la salida de Arento. Síi es cierto que un socio, solo él, planteó salirse de la cooperativa, de Arento o no sabemos muy bien de qué, porque propuso una recogida de firmas en la que no cumplió con el mínimo exigido que necesitaba para la convocatoria de asamblea, que por cierto, muchos de los socios que firmaron lo hicieron para convocar la asamblea extraordinaria, no firmaban para salirse de Arento.

Usted es también secretario de organización de UPA. ¿Seguirá en el cargo?

Sí, es perfectamente compatible. Y es más, si por la mejora de Arento y para sacar el grupo adelante tengo que utilizar las relaciones que he hecho como sindicalista, lo haré. Además cuento con el apoyo abierto de los compañeros de UAGA, con los que voy a trabajar codo con codo, y entre las felicitaciones que he recibido destacan las de Asaja y Araga.

Desde que se conocieron los problemas de Arento se ha hablado de tensiones financieras. ¿Qué significa esa expresión en cifras?

La situación de Arento es mejor que hace dos años, mejor en cuanto a balances e incluso mejor en cuanto a producción y ventas. Es cierto que tenemos problemas, pero sabemos cuáles son y tenemos que buscar soluciones. Podríamos caer en errores si decimos números exactos y sería muy complicado. El otro día preguntábamos cuánto debe Arento y alguien también preguntó cuánto deben a Arento. Me quede sorprendido al saber que en un breve periodo de tiempo tenemos que cobrar 20 millones de euros que aún nos falta por cobrar, por lo que me atrevo a decir que hoy Arento es una empresa que está bien, contando desde luego con que tenemos una deuda de 32 millones de euros, sí, pero también negocio y ventas. Es verdad que necesitamos es un plan de refinanciación y una disponibilidad de liquidez rápida que nos va a llegar vía capital social de las cooperativas y con crédito de 12 millones que no es deuda nueva, sino que servirá para pasar deuda de corto a largo plazo. Es cierto que nuestro agobio venía por la gran cantidad de crédito que había a corto plazo. Además tenemos unos costes financieros bastante altos que vamos a intentar rebajar.

¿Cómo se va a realizar la ampliación de capital?

Los cuatro millones de ampliación de capital se van a aportar en dos plazos. En el periodo de dos meses las cooperativas que han dicho sí aportarán el 50% y el resto se desembolsará en un plazo de doce meses. Es un dinero que entra para circulante, para que la empresa funcione.

¿Y cómo se distribuye el montante entre las cooperativas?

El reparto se ha basado en la actividad que tiene cada cooperativa de Arento, en el volumen de facturación que tiene cada una y una variable que va en función de los consumos que cada sociedad ha tenido con las diferentes áreas del grupo: suministros, cereales y cárnicas. Las cantidades varían aproximadamente entre los 5.000 y los 200.000 euros por socio.

Se insiste mucho en la necesidad de volver a trabajar con las cooperativas. ¿Arento se había distanciado de sus raíces?

Sí, realmente ha habido un alejamiento, principalmente de Arento hacia las cooperativas de base, que ha llevado a que las propias cooperativas se hayan distanciado. El cooperativismo se basa en la cercanía y en la confianza, antes que en el dinero. Si desaparece esos dos factores no tenemos ninguna razón de ser.

¿Ese distanciamento se tradujo en menores compras de las cooperativas en el grupo?

Sí, las cooperativas unas veces vendían a Arento y otras veces vendían a unos almacenistas particulares, y unas veces compraban a Arento y otras compraban a particulares. Se llegó a un punto en que algunas cooperativas utilizaban a Arento como referencia y Arento utilizaba a las cooperativas en el momento en el que le interesa. Ha sido un desastre por parte de todos. Hay que reconducir la situación y solamente vale el sí o sí de la plena fidelidad de las cooperativas con Arento y el sí o sí de la plena cercanía y seguridad de cobros de Arento hacia las cooperativas.

¿Los problemas de Arento son solo de gestión o temen encontrar alguna irregularidad?

Hasta lo que conocemos creemos que solo son problemas de gestión, el tiempo nos aclarará muchas cosas, pero a día de hoy no tenemos ninguna constancia de que haya ninguna irregularidad.

Hay que nombrar a un nuevo director general. ¿Cuándo esta previsto?

Una vez pasadas las primeras urgencias, es el momento de abordar la contratación de un nuevo gerente. No tenemos marcado ningún plazo pero no puede dilatarse mucho más allá del mes de febrero.

¿Será de la casa?

Probablemente no.

Ha dicho que, de momento, no habrá desinversiones ni ajustes en el grupo. ¿Teme que finalmente sea necesario?

Es muy prematuro asegurar que se va a tener que vender o que va a haber despidos, pero, como ya dije en la asamblea de mi cooperativa, si nos achicamos y nos hacemos más pequeños habrá que hacer ajustes y si hay negocios que no son rentables, no son atractivos o no los sabemos gestionar, los venderemos.

¿En algún momento se temió por la continuidad de Arento?

El primer día que conocía la situación se me pasó todo por la cabeza, pero lo cierto es que desde el primer momento he tenido confianza en que lo podíamos sacar adelante. Han sido unos días muy complicados, pero cuando ves la respuesta de las cooperativas, cuando el Gobierno ofrece avales y las entidades financieras se ponen a tu disposición, cuando hay una consultora como Deloitte que nos dice que tenemos negocio y que lo que necesitamos es gestión, te das cuenta de que merece la pena luchar.

Etiquetas
Comentarios