Economía
Suscríbete

Tercer Milenio

Impresoras aragonesas 3D con proyección meteórica

Después de pasar por los semilleros de empresas Etopia y CEEI, la firma zaragozana Dynamical Tools saca nuevos productos en su planta de Cuarte y salta al mercado exterior.

Trabajadores de Dynamical Tools, en la zona productiva de la planta de Cuarte de Huerva.
Trabajadores de Dynamical Tools, en la zona productiva de la planta de Cuarte de Huerva.
Raquel Labodía

La proyección de esta joven empresa aragonesa de solo dos años de vida es llamativa. La decisión de su creador, el ingeniero zaragozano Pablo Murillo, de poner en el mercado impresoras 3D de calidad más accesibles para las empresas, se está demostrando acertada. Tras facturar 300.000 euros entre junio y diciembre de 2016, la compañía prevé cerrar 2017 con un volumen de negocio de un millón de euros, cifra que espera triplicar en 2018. En 2019, el objetivo está en los 5 millones de euros, pero podrían ser más. Suma y sigue.

Dynamical Tools, la empresa creada por Murillo, que inició su andadura en un espacio reducido del centro zaragozano Etopia en septiembre de 2015 y que hoy trabaja ya en unas amplias instalaciones en Cuarte de Huerva, está constatando con satisfacción la buena acogida en el mercado de su máquina DT 600, con más de 30 unidades vendidas hasta la fecha, y ha desarrollado ya una más avanzada, la 3D SLS, que incorpora láser y cuyo lanzamiento anuncia para 2018. El salto exterior ya está en marcha. Tras exponer sus productos en certámenes de Francia, Reino Unido y Alemania en los próximos meses, en enero de 2018 la firma aragonesa tendrá un espacio expositivo en la gran feria de consumo electrónico (CES) de Las Vegas, en Estados Unidos. Con los más grandes de la tecnología en el ámbito internacional.

Para poder llegar a ese fulgor que acompañarán los flashes y las reseñas de las firmas más especializadas, y previsiblemente un incremento de ventas importante, Murillo ha trabajado mucho en los últimos años y ha ido creando un equipo con muy buenos profesionales. Hoy ya son trece en total y en breve se incorporarán otros cuatro más, tres ingenieros y un comercial, ya que una vez cubierta la parte técnica –que no para, mejorando sus actuales productos y desarrollando nuevos– el reto más grande ahora quizás sea el ser capaz de vender muchas impresoras. De ahí la apuesta por acudir a ferias y mejorar sus canales de distribución, campo este último que la firma tiene bien resuelto en España, ya que tiene tres grandes –"muy bien elegidos", en palabras del máximo responsable de la empresa–, que a su vez cuentan con más distribuidores para llegar a todo el territorio nacional. Un punto de venta en Francia es el primero ya fuera del país.

¿Y cómo empezó todo? ¿Cómo surgió la idea de producir impresoras 3D, nombre que se da a las máquinas especializadas en la denominada fabricación aditiva? "Yo estaba metido en temas de 3D ya en 2011", reseña Pablo Murillo al hablar de sus orígenes. "Empecé en el sector doméstico y luego pasé al industrial", añade antes de recordar que ya en su blog, Aduteka, orientado hacia la empresa y centrado en hardware libre, abordaba y divulgaba todo lo que tenía que ver con 3D. Tras impartir charlas y participar en en congresos sobre esta tecnología, el ingeniero zaragozano decidió en 2013 centrarse profesionalmente en ese campo. "Construí en mi casa una impresora 3D", recuerda, lo que le permitió constatar que era posible fabricar impresoras a precios más asequibles.

El apoyo de Alfredo Sanz

Murillo tuvo la suerte de contar con un estupendo valedor para sacar adelante su proyecto: Alfredo Sanz, profesor de Electrónica analógica y digital de la Universidad de Zaragoza, una suerte de ‘rey Midas’ de empresas tecnológicas aragonesas, demostrada con la creación y posterior venta de dos compañías muy punteras, Bioingeniería Aragonesa (Sabia) y ADD Semiconductor. Con este aval, que Sanz hizo notar como inversor, para eso es un ‘business angel’ (ángel de los negocios), el emprendedor de Aduteka sacó adelante su empresa, Dynamical Tools, que recibió un buen espaldarazo al hacerse con uno de los premios IDEA que impulsa el CEEI Aragón y patrocina la Fundación Emprender en Aragón.

En diciembre de 2015, Dynamical ya había fabricado su primer prototipo y en mayo de 2016 lo presentó en la Feria Internacional de Fabricación Aditiva y 3D (addit3d) de Bilbao, clave para proyectar sus primeras ventas, que se materializaron en los meses siguientes.

La evolución de la empresa le obligó a trasladarse en marzo de 2016 al CEEI Aragón, pero este verano la compañía hizo frente a sus necesidades de espacio instalándose en una nave del polígono Valdeconsejo de Cuarte, donde ya se ve su logotipo naranja en la fachada y se termina de completar una línea de montaje, una zona de I+D y un espacio expositivo permanente. Para afrontar su crecimiento, Pablo Murillo está negociando con dos nuevos inversores en una ronda de financiación que alcanza los 600.000 euros. La firma, mientras tanto, sigue mejorando su impresora DT 600 con nuevas actualizaciones y complementos y prepara el lanzamiento de la nueva Sls.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión