Despliega el menú
Economía

La empresa de plásticos Simop invierte 4,5 millones para reabrir en Bujaraloz

Lambán inaugura la nueva planta, renovada tras el incendio del año pasado.

Javier Lambán recibe explicaciones de directivos de la planta de Bujaraloz, ayer.
Javier Lambán recibe explicaciones de directivos de la planta de Bujaraloz, ayer.
P. Puértolas

Hace menos de un año, en julio de 2016, las llamas devoraron por completo la empresa de plásticos Simop situada en el polígono industrial de Bujaraloz. Desde un principio, los responsables de la firma, de origen francés, apostaron por su reapertura y en un tiempo récord, cumplieron su palabra. De hecho, la planta lleva varios meses reconstruida y en la actualidad, ya está a pleno rendimiento. Además, ha mejorado sus sistemas productivos y conservado su plantilla. En total, son 25 trabajadores, todos ellos vecinos de localidades de la zona.

Las nuevas instalaciones, que se alzan sobre el antiguo solar, fueron inauguradas ayer por el presidente de Aragón, Javier Lambán, que calificó su reapertura de "proeza". De hecho, el incendio, que tuvo su origen en un fallo eléctrico, destruyó la práctica totalidad de las instalaciones, dejando a la firma en una situación complicada. A pesar de ello, "solo tardé cinco minutos en tomar la decisión, ya que se trata de una planta estratégica y beneficiosa, que cuenta con un buen funcionamiento y una eficiente plantilla", señaló el presidente del grupo Simop, Valery Ferey.

En su reconstrucción, la firma ha invertido 4,5 millones de euros. Las nuevas instalaciones ocupan una superficie de 11.000 metros cuadrados, de los que 4.000 corresponden a la fábrica, donde producen distintos componentes de plástico como depuradoras de agua, cubas o cisternas. La nueva planta resulta más eficiente y competitiva. De hecho, la firma ha incrementado su capacidad productiva y además, ha incorporado nuevos procesos con el fin de fabricar piezas de mayor volumen, según detalló Ferey. En la actualidad, Simop cuenta con clientes en toda Europa y además, llega a países del sur de África y América.

Ante todo ello, Lambán subrayó el esfuerzo realizado por la empresa, que, además de una fuente de ingresos para 25 familias, "genera otros muchos empleos indirectos y por lo tanto, tiene un gran impacto económico en la zona". A su juicio, Simop supone "un modelo de empresa, tanto por su alto componente tecnológico, que la convierte en una fábrica puntera dentro de su sector de producción, como por representar un claro ejemplo de compromiso con el medio en el que se ubica, contribuyendo a la vertebración del territorio y la diversificación de la economía". De hecho, según apuntó, es importante complementar con industria el potencial agrícola de la zona.

Gratitud a la empresa

De igual modo, Lambán mostró su "inmensa gratitud a la empresa", cuya determinación es "digna de reconocimiento, ya que pone de manifiesto un gran compromiso con la zona". En su reconstrucción, la empresa contó con el apoyo del Ayuntamiento de Bujaraloz y del Gobierno de Aragón, que, por ejemplo, declaró el proyecto de interés autonómico, lo que permitió agilizar al máximo los plazos administrativos, que podrían haberse demorado hasta 2018.

En la visita estuvieron presentes el director de la planta, Alfonso Tudela; la presidenta de la comarca, Judith Budios, y el alcalde de Bujaraloz, Carmelo Rozas, que se mostró emocionado. De hecho, Simop fue la primera empresa en instalarse en el polígono industrial hace 27 años y, desde entonces, ha constituido una importante fuente de empleo, fundamental para asentar población. "Para nosotros, es un día feliz y muy importante", declaró el primer edil.

Etiquetas
Comentarios