Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Taim Weser fabrica en Zaragoza una grúa para la central de Chernóbil

La empresa aragonesa participa en las obras de construcción de un sarcófago que evitará más fugas radiactivas.

Treinta años después de la tragedia nuclear de Chernóbil, que se cumplen hoy, la empresa zaragozana Taim Weser fabrica una sofisticada grúa que será utilizada para la construcción de un nuevo sarcófago que servirá para evitar nuevas fugas radioactivas. Con una gran especialización en tecnología nuclear, la compañía aragonesa ha sido elegida por la empresa Novarka –una ‘joint venture’ formada por divisiones de las multinacionales francesas Vinci y Bouygues– para suministrar una grúa de pequeño tamaño pero elevado coste (4 millones de euros) que será ubicada en uno de los edificios del nuevo sarcófago y permitirá manipular todo tipo de materiales.

Manuel Teruel, presidente de Taim Weser, precisó ayer que la grúa, incluida en un contrato que se firmó en 2015, fue desarrollada al 100% por la empresa aragonesa y deberá ser entregada hacia finales de este año. La compañía, apuntó también, ya había fabricado en sus instalaciones de la carretera de Castellón una grúa similar para el centro de almacenamiento de residuos radiactivos de El Cabril (Córdoba), y otra que fue utilizada en el desmantelamiento de la central nuclear de Vandellós.

Tras producirse en abril de 1986 el accidente en el reactor número 4 de la central de Chernóbil, apuntaron fuentes de Taim, se procedió a cubrir todo el edificio con un sarcófago improvisado de hormigón, que evitó entonces una nueva expulsión de materiales radiactivos a la atmósfera. Sin embargo, el problema no había desaparecido, ya que el núcleo del reactor seguía activo, con más de 1.700 toneladas de grafito y 190 toneladas de dióxido de uranio, lo que provocó el deterioro del sarcófago. Por ello en 2012 comenzó la construcción de otro sarcófago permanente que evite el escape a la atmósfera de materiales radiactivos durante la fase de desmontaje, tratamiento y almacenamiento de materiales contaminados.Maquinaria sofisticada

Para todo este proceso el Gobierno de Ucrania encargó a Novarka liderar el proyecto de desmantelamiento del edificio y el reactor número 4. Este proceso, según precisaron fuentes de Taim Weser, "comienza con el corte y desmenuzado de los materiales, los cuales, una vez convenientemente tratados, son introducidos en unos contenedores especiales". Estos son los que deberán ser manipulados con la grúa suministrada por la empresa aragonesa para ser ubicados posteriormente en un almacenamiento de largo plazo. "Este tipo de grúas son altamente sofisticadas y provistas de dispositivos de seguridad y redundancia en sus componentes principales, ya que el área donde trabajan es de acceso restringido y, en consecuencia, su fiabilidad debe ser total porque su reparación en esa zona es muy problemática", informaron asimismo desde Taim Weser.

Con experiencia en el sector nuclear desde 1965 (con equipos para la central conocida como Zorita, en Guadalajara), Taim no ha dejado de trabajar en este campo, incorporando continuamente nuevas tecnologías. La compañía, de hecho, ganó recientemente un contrato de 72 millones de euros para suministrar grúas nucleares a la firma inglesa Sellafield Ltd, filial de la Autoridad Nacional de Desmantelamiento (NDA) británica, equivalente en España a Enresa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión