Despliega el menú
Economía

Los pedidos de plantones de almendro acumulan ya una lista de espera hasta 2017

?Los precios de la almendra y la rentabilidad de las variedades desarrolladas en Aragón han desatado el interés por este cultivo, tanto en España como en el exterior.

Instalaciones de El Vivero de Abel, situado en la localidad zaragozana de Caspe.
Instalaciones de El Vivero de Abel, situado en la localidad zaragozana de Caspe.
Heraldo

El sector de la almendra está viviendo su momento más dulce. Sus elevadas cotizaciones y el desarrollo de variedades de gran calidad, floración tardía y autofértiles han puesto de moda un cultivo que hace poco más de una década era residual. Un interés que se evidencia en los viveros aragoneses, que ya tienen lista de espera para servir el material que demandan las nuevas plantaciones de almendro.

Es el caso de El Vivero de Abel, situado en la localidad zaragozana de Caspe y que también comercializa frutales, cuyo responsable, Antonio Poblador, aseguró que ya tienen pedidos cerrados para los dos próximos años. "Para las nuevas plantaciones de más de 20.000 árboles estamos cogiendo pedidos para 2017", señaló Poblador, que explicó que para explotaciones más pequeñas el plazo de espera es más corto, pero el material no llegará antes de junio del próximo año.

"Hay un autentico ‘boom’ en este sector, porque lo cierto es que en este momento es el cultivo más rentable de toda la agricultura", insistió el responsable de El Vivero de Abel, que aseguró que los viveros españoles están comercializando en total alrededor de 15 millones de plantones al año.

Una situación similar es la que vive Viveros Verón, de Calatayud (Zaragoza), que explicó que todos las plantas para comercializar esta campaña están totalmente vendidas. "Esta campaña tenemos aboslutamente todo vendido", señaló su gerente, Chus Verón, que ilustró el interés que existe por este leñoso destacando que nueve de cada diez llamadas que reciben en el vivero es para interesarse por la compra de plantones de almendro. Y eso que su producción ha aumentado este año en un 50%, destaca.

Los viveristas aragoneses reciben solicitudes de pedidos no solo de Aragón, sino de toda España, incluso de los mercados exteriores. Poblador explicó que su empresa está comercializando plantones a agricultores del sur de Portugal, concretamente del Alentejo, una zona en la que se está extendiendo notablemente el nuevo regadío gracias a las posibilidades que ofrece el pantano de la Alqueva, el mayor embalse de Europa Occidental inaugurado en 2002 y situado sobre el río Guadiana.

El Vivero de Abel también ha tenido numerosas peticiones de compra del sur de Francia, donde muchos fruticultores, señala Poblador, han decidido sustituir sus melocotoneros (afectados por un virus) por los rentables almendros. "No es una situación exclusiva del país vecino", aseguró el gerente del vivero caspolino, que insiste en que en zonas de Lérida, el Bajo Cinca aragonés o en Extremadura los productores de melotocón "están cansados del escaso rendimiento de este frutal y están apostando por el almendro".

El almendro no solo avanza en detrimento de los frutales. Lo hace tambien en los nuevos regadíos, impulsado por los altos rendimientos, "impensables hace apenas unos años", que han permitido las nuevas variedades y los nuevos sistemas de cultivo.

Variedades con sello aragonés

En la expansión del sector del almendro también ha tenido mucho que ver Aragón. Más concretamente su Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA) –adscrito al Ejecutivo de la comunidad–, donde el equipo liderado por Rafael Socías ha desarrollado las variedades con más presencia en las plantaciones de almendros de España y que ya han despertado el interés en productores de todo el mundo.

De hecho, tanto en El Vivero de Abel como en Viveros Verón la variedad más solicitada es la Guara. De floración tardía (para evitar los efectos de las heladas en el momento decisivo de la planta), y autocompatible (que puede autopolinizarse), esta variedad "ha sido la auténtica revolución para este cultivo", señaló Poblador. También se demandan "especialmente por su calidad", afirman los viveristas, las variedades Berola y Soleta, obtenidas igualmente en Aragón.

"El 70% de las peticiones son de la variedad Guara", destaca Chus Verón, que explica que además de su elevada productividad tiene una característica que la hace más atractiva. "Es más barata porque no tiene royalties, que si hay que pagar por la Berola o la Soleta", dijo.

Muy solicitada comienza a ser también el último hallagzo del CITA: la Mardía. Esta variedad se caracteriza por su floración extra-tardía, su tolerancia a las heladas y su autofertilidad. "Es una variedad muy apreciada en zonas muy frías, como el norte de Castilla y León, ya que su floración no se produce hasta el 15 de abril", señaló el responsable de El Vivero de Abel.

Etiquetas
Comentarios