Despliega el menú
Economía

La construcción de la nueva fábrica de Pikolin, en marcha

Las obras deberían acabar en septiembre de 2016 para poder hacer el traslado y estar operativa en 2017.

Almacén logístico que Pikolin estrenó en Plaza en 2011, aledaño a la futura factoría.
Almacén logístico que Pikolin estrenó en Plaza en 2011, aledaño a la futura factoría.
aránzazu navarro

El almacén logístico que Pikolin tiene en Plaza desde 2011 es lo único construido de la nueva factoría que el grupo aragonés anunció ya a finales de 2008, pero que ha ido retrasando por la crisis y que finalmente será realidad en enero de 2017. De hecho, los plazos que maneja la compañía es tener la naves terminadas en septiembre del año próximo. "El plazo de ejecución previsto es muy ajustado", reconocieron. La premura, de apenas un año para la construcción, es porque necesitan el último trimestre de 2016, los ‘meses valle’ en producción, para realizar el traslado de maquinaria y hacerlo sin interrumpir la actividad productiva.

Construir las naves, equiparlas e incorporar nueva maquinaria costará más de 50 millones de euros. Lo que se ha licitado ahora es menos de la mitad de ese presupuesto. Sobre el terreno, en la Ronda del Ferrocarril de Plaza, puede verse el movimiento de tierras, que empezó en junio, y las grúas trabajando. Y es que recientemente, entre las 14 empresas concursantes, Pikolin ha adjudicado el grueso de la obra a la UTE formada por Aragonesa de Caminos y Canales (ACYC), junto a la constructora valenciana Pavasal y la firma Elecnor.

De hecho, la cimentación de la nueva fábrica, que sustituirá a la antigua que tiene ya 45 años, va a buen ritmo, quedando únicamente por instalar 70 pilotes de los 1.200 hincados a una profundidad de entre 17 y 20 metros en los que se apoyarán las naves. Según explicó el encargado de obras, ahora en noviembre empezarán ya a colocar los pilares prefabricados, que sujetarán la estructura de las naves y, posteriormente, se acometerá el cerramiento de fachadas (4.350 metros lineales de fachadas). "Las edificaciones industriales a ejecutar destacan por sus grandes dimensiones", destacó Manuel Ariñez, de ACYC. "Van a estar construidas de pilares y cerramientos de hormigón prefabricado. La estructura de cubierta, debido a las elevadas luces entre pilares, se construirá de estructura metálica", añadió. Mientras tanto, explicó, "están ya haciendo las primeras estructuras prefabricadas de hormigón en un centro de producción de Tauste y su montaje se iniciará en breve". Sucesivamente se irán fabricando y montando las estructuras de todos los edificios hasta abril de 2016. Según marca el plan de obra y una vez montada la estructura, se ejecutarán las estructuras metálicas de cubierta, previamente premontadas en talleres especializados. Unos trabajos que se alargarán hasta primavera de 2016 para después dejar paso a las instalaciones, de las que se ocupará Elecnor, empresa para la que "lo más complejo será cumplir con los plazos que requiere el cliente".

La nueva factoría de Pikolin se levantará en una parcela de 217.000 metros cuadrados de los que por ahora solo están ocupados los 32.000 correspondientes al almacén logístico. Por dar idea de la magnitud que tendrá, solo la superficie construida en naves industriales y edificios, 86.000 metros cuadrados, equivalen a 30.000 colchones puestos uno al lado de otro o a 12 campos de fútbol como el de La Romareda. En su construcción se emplearán ?3millones de kilos de acero en estructuras y 300 kilómetros de cable eléctrico. Y es que la fábrica del futuro de Pikolin está estructurada en siete grandes zonas: la de fabricación de elementos metálicos (bases y somieres); la de terminado y confección; la dedicada a espumación o poliéter; la de las almohadas y el almacén de materias primas, todas conectadas mediante viales interiores, además de una nave de oficinas.300 trabajadores en la obra

En cuanto al empleo que generarán las obras, desde Pikolin destacaron que un 65% de la inversión total será contratada directamente en Aragón. Prevén, en las puntas de máximo trabajo llegar a 300 trabajadores y de media, unos 150.

"Subirá desde carretera de Logroño toda la producción íntegra", subrayaron desde Pikolin. La intención del grupo es que en la nueva planta, igual que en la actual, se sigan haciendo todas las partes del colchón, las almohadas y los somieres. "Los únicos cambios serán la mejora de la productividad y la eficiencia de los procesos, ya que la cercanía del centro logístico permitirá mucho ahorro", explicaron. Por supuesto, habrá renovación de maquinaria. Por ejemplo, se incorporará una espumadora nueva, lo que permitirá fabricarla no solo para los colchones que se hacen en Zaragoza sino para atender también el mercado francés. No obstante, precisaron, cambiar de instalaciones no supondrá automáticamente incrementar la capacidad productiva. Eso lo dirá el mercado. El objetivo es mejorar la eficiencia "al tener todo en el mismo polígono".

Etiquetas
Comentarios