Despliega el menú
Economía

Reforma de la jubilación anticipada

Dos de cada diez mayores de 55 años se quedarán fuera del subsidio por desempleo

La ministra de Empleo considera que la reforma de la jubilación anticipada es encesaria para garantizar la solvencia de la Seguridad Social.

El ministro de Industria, Manuel Soria y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, este miércoles
Báñez: "El 80 % de los nuevos parados de 55 años no verá reducido el subsidio"
EFE

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha asegurado que al 80 % de los nuevos parados mayores de 55 años "no les afectará en absoluto" la reducción del subsidio incluida en la reforma de la jubilación anticipada y parcial aprobada el viernes por el Gobierno.

Sin embargo, el 20% de esos potenciales beneficiarios se quedarán fuera del subsidio porque no reunirán las condiciones de acceso exigibles tras los cambios introducidos en esta prestación, consistentes en que se tendrán en cuenta los ingresos de toda la unidad familiar y no solo los del perceptor.

Durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Congreso, Báñez ha aseverado que además seguirán percibiéndolo en las mismas condiciones los 375.000 parados mayores de 55 años que reciben actualmente esta prestación.

De esta forma ha negado a la diputada del PSOE Magdalena Valerio que el Gobierno haya recortado el subsidio de los desempleados de más edad y ha insistido en que lo que ha hecho el Ejecutivo es "homogeneizar las condiciones de acceso con el resto de las prestaciones".

"Es razonable que este subsidio lo tenga el que realmente lo necesite y por tanto se cuenten los recursos de toda la unidad familiar", ha insistido.

El Real Decreto aprobado por el Gobierno endurece el acceso de los mayores de 55 años al subsidio por desempleo -del que se registran 7.000 solicitudes al mes-, que es la única ayuda que les queda antes de empezar a cobrar la pensión de jubilación y tras haber agotado su prestación por paro.

Para cobrarlo no se tendrá en cuenta, como hasta ahora, sólo las rentas del beneficiario, sino las de la unidad familiar, que no podrán superar el 75 % del Salario Mínimo Interprofesional (641,30 euros para 2013) excluida la parte de las pagas extraordinarias.

Báñez ha defendido la reforma porque se trata de una recomendación del Pacto de Toledo que aboga por la modificación de las jubilaciones para favorecer la solvencia del sistema de la Seguridad Social y para acercar la edad real de la prejubilación a la edad legal, al tiempo que permite impulsar las carreras de cotización largas y compatibilizar la pensión con la vida laboral.

La diputada socialista ha criticado que el Real Decreto se haya aprobado sin "consenso político ni social" y ha dicho que el Gobierno "ha abusado de su mayoría absoluta" y "se ha inventado una reforma urgente que tiene pinta de terminar en el Tribunal Constitucional".

Para Valerio la reforma de las pensiones persigue que "los abuelos sigan trabajando y los nietos sigan indefinidamente parados".

Báñez le ha respondido que el Real Decreto ha salido adelante tras 15 reuniones del Pacto de Toledo y cinco meses de trabajo con los agentes sociales.

Etiquetas