Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

La culpa, para los jugadores

Gay, impactado por el error de Jarosik en el 1-2 y cansado de tantos fallos individuales, señaló por primera vez a la plantilla

Gay da órdenes a sus jugadores.
La culpa, para los jugadores
J. MIGUEL MARCO

Esta vez, Aurelio Gay no tenía los ojos llorosos de emoción, como siete días antes cuando se logró la primera victoria del curso ante el Mallorca. Ayer, el entrenador zaragocista llegó pálido a la sala de prensa, sin color en su piel. Fruto del impacto anímico que acababa de sufrir al perder el partido fuera de tiempo por uno de los errores más graves e imperdonables que se han visto en un campo de fútbol en los últimos tiempos: el de Jarosik queriendo jugar de tacón ante Negredo siendo el último jugador de la defensa."En el fútbol, todos dependemos de los jugadores porque ellos son los que toman las decisiones dentro del campo. Supongo que, en esa última jugada, Jiri (Jarosik) lo ha visto claro y ha intentado ese recorte ahí. Se la han robado y hemos acabado perdiendo cuando estábamos empujando mucho para intentar ganar", comenzó haciendo referencia Gay respecto de la fatal jugada en la que el checo llevó al suicidio colectivo a todo el Real Zaragoza cuando el partido ya agonizaba con el 1-1 en el marcador.

No le debió parecer suficiente al preparador el moderado grado de acusación que utilizó en esa primera intervención. Y, a continuación, insistió sobre el asunto con mayor contundencia. "En estas cosas no cabe hablar de buena suerte o mala suerte. Yo hablaría de prudencia o imprudencia. Hacemos cosas que no hay que hacer en el ámbito individual. Asumimos riesgos innecesarios. Y, el que hace eso, o es muy bueno, o termina perdiendo con frecuencia. Vuelvo a decir que, en esto del fútbol, todos dependemos de los jugadores y hoy ha salido cruz en un partido que he visto que podíamos ganar y que, sin embargo, hemos perdido", dijo en segunda instancia en relación al gravísimo error de Jarosik que patrocinó el segundo y definitivo gol sevillista pasado el minuto 90.

Hubo aún una tercera réplica. Fue cuando se le indicó a Gay desde las butacas de la prensa que era muy evidente su acusación a Jarosik. "Es que yo siempre trato de ser responsable de lo que hago. Y, desde que estoy aquí, asumo la responsabilidad como entrenador. Pero, cuando hay errores individuales que perjudican al equipo, hay que decirlo. Igual que cuando yo he cometido fallos en los cambios y he asumido mi culpa o se me ha pitado por ello. Yo no he echado la culpa a nadie", razonó para fundamentar su abierta crítica a los jugadores, que tuvo continuidad.

"En el caso de hoy (por ayer) hemos cometido tres errores individuales, dos de los cuales nos han costado dos goles y han terminado por decantar el partido. Justo en un momento donde el equipo se está jugando muchísimo y en el que el entrenador se está jugando el pescuezo", reprochó con énfasis, metiendo de paso en el saco de los culpables, además de a Jarosik, a Contini y Lanzaro, que fueron los que no supieron cerrar la acción de Kanouté y Luis Fabiano que dio lugar al 0-1 en la primera parte, y a Edmilson, que también dejó un balón a placer a Negredo que este falló.

Cada vez más abatido

Se le preguntó a Gay si creía que su posición como entrenador estaba ya al borde de la caducidad tras este nuevo tropezón. "Llevamos once jornadas y hemos ganado solo un partido. No sé qué pasará. Lo único que tengo claro es que, en Getafe, tenemos posibilidades de ganar. Y voy a preparar ese partido con normalidad. Llegaremos hasta donde nos permitan", dijo. Y concluyó con una máxima. "Lo que tengo muy claro es que, cometiendo este tipo de errores, es difícil salir de nuestra situación".

Etiquetas