SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

El círculo de confianza de Cuco Ziganda

El preparador físico, Alberto Martínez, y el segundo entrenador, Mossa, acompañan al técnico en la SD Huesca tras un pasado común en Oviedo.

Ziganda, con el resto del cuerpo técnico de la SD Huesca.
Ziganda, con el resto del cuerpo técnico de la SD Huesca.
SD Huesca

Cuco Ziganda se ha rodeado para desempeñar su labor en la SD Huesca de un círculo de confianza. El preparador físico, Alberto Martínez, le acompañó en el Real Oviedo durante dos temporadas y media; el segundo entrenador, José Angresola, Mossa, ha colgado las botas este verano a los 33 años y después de cinco en la capital de Asturias para seguir los pasos del técnico navarro. Con ellos permanece el grueso del equipo de casa, con Adrián Mallén (entrenador de porteros), Adrián Sipán (analista y asistente técnico), Jorge Carracedo (readaptador) y Carlos Calvo (readaptador).

Las dos primeras semanas de pretemporada, en las que la carga física y el trabajo táctico conviven en armonía, han presentado un papel muy activo de Martínez, que de este modo ha lucido sus credenciales. Juventud y experiencia. Mossa, por su parte, se estrena en un nuevo papel y, a modo de anécdota, se volvió a calzar las botas en el entrenamiento del pasado viernes para compensar la baja de Dani Escriche por lesión durante el partidillo. La teoría se empezará a plasmar en la práctica con los primeros amistosos de esta semana entrante, ante Osasuna Promesas el miércoles en el IES Pirámide (19.00) y Osasuna el sábado en la localidad navarra de Mendigorría.

Martínez carga sobre sus espaldas una amplia experiencia en la preparación física. Comenzó a ejercer a una edad temprana y con 22 años ya entrenaba en las categorías inferiores del Real Oviedo. Su primer contacto con la preparación física tuvo lugar en el Atlético de Lugones, un conjunto asturiano, y de ahí pasó, en 2012, al Real Avilés. Dos años más tarde tendría la vivencia más particular, exótica y, también arriesgada de su carrera cuando aceptó una oferta para trabajar en Irak.

Dejó el Avilés en julio de 2014 para entrenar al equipo de fútbol de la ciudad iraquí de Erbil, un conjunto que entonces iba a jugar los cuartos de final de la Copa de Asia. El complicado contexto geopolítico del país asiático convirtió este viaje en fugaz ante el temor a los ataques de los yihadistas. En agosto, el Isis tomó la población de Makhmur, a unos 30 kilómetros de la ciudad en la que residía Alberto Martínez. “No llegó a ocurrir nada, pero esos días la ciudad estaba en alerta, había muchos militares por la calle y apenas se veían coches. Luego la situación se normalizó un poco, pero yo ya tenía claro que quería marcharme. No tanto por el miedo a lo que estaba viendo, sino por lo que pudiera llegar a pasar. No quería estar allí para verlo”, declaró al periódico ‘El Comercio’.

El preparador físico debió vencer la resistencia del conjunto iraquí, que se negaba a facilitarle el regreso a España y no estaba por la labor de devolverle el pasaporte. También le exigieron para poder irse que reembolsase todo el dinero cobrado. “Son gente muy acostumbrada a esta situación y no ven que haya peligro, pero a mí la presencia de bombardeos tan cerca me daba muy poca seguridad”, contó. Ante las trabas del equipo, finalmente optó por solicitar ayuda a la embajada y al cónsul español, que le facilitaron un segundo pasaporte y la vuelta a casa. Esta mala experiencia no apagó su sed de aventuras exóticas y en diciembre de 2014 puso rumbo a Tailandia, donde en el año y medio posterior desempeñaría la preparación física del Bangkok Class y el Suphanburi.

De regreso a España se incorporó en 2016 al Melilla antes de regresar al Real Oviedo y escalar hasta la preparación física del primer equipo. En 2019 adoptó este rol en una temporada crucial, ya que su destino se unió al de Mossa, oviedista desde el verano de 2017, y Cuco Ziganda, que llegó en febrero de 2019 para relevar al destituido Javi Rozada. El director deportivo del club carbayón era entonces el actual responsable de esta parcela en la SD Huesca, Ángel Martín González, que ha vuelto a reunir estas tres piezas en El Alcoraz.

Mossa se ha enfrentado en cuatro ocasiones a la SD Huesca; la primera, cuando defendía la camiseta del Nástic de Tarragona en el ‘play off’ de ascenso a Segunda División de la campaña 2014-15. Jugó los dos choques de aquella final favorable a los catalanes (0-0 en El Alcoraz y 3-1 en el Nou Estadi). Después, dos veces más con el Real Oviedo, en el curso 17-18.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión