SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

La SD Huesca aprende de los errores pasados en la planificación del regreso a Primera

La confección de la plantilla para el próximo curso con Míchel se cimentará en la experiencia de buena parte del bloque actual en la máxima categoría.

Pulido recoge el trofeo en presencia del consejero delegado, Manolo Torres.
Pulido recoge el trofeo de campeones en presencia del consejero delegado, Manolo Torres.
Agencia LOF

La planificación del regreso a Primera de la Sociedad Deportiva Huesca ya está en marcha y presenta ya unas guías sobre las que se dará forma a la nueva plantilla 2020-21 que estará a las órdenes de Míchel Sánchez. La directiva azulgrana traza unas líneas maestras con el recuerdo de los errores cometidos tras el primer ascenso a la élite y el ánimo de no repetirlos y sentar las bases de una estancia duradera en la élite. En primer lugar se van a abordar las renovaciones de los jugadores con los que se quiere seguir contando y que poseen como puntos comunes la experiencia necesaria para los nuevos retos.

No será un verano, en todo caso, tan intenso como el pasado ni se requerirá una remodelación de la plantilla en profundidad. Tan solo responder a los retos de la Primera División que el bloque que ha logrado el ascenso y el título de Segunda no sea capaz de afrontar por sí solo. No habrá 22 fichajes como se dieron después del descenso a Segunda. La dirección deportiva trabaja para que en las próximas semanas se conforme el esquema con el que Míchel y el resto del cuerpo técnico comenzarán a trabajar en torno al 12 de agosto para, si se respetan las fechas previstas, subir el telón de Primera el fin de semana del 12 y 13 de septiembre.

Sobre la mesa está la continuidad de los dos laterales más curtidos de la SD Huesca, Pedro López y Luisinho. Con el primero se quieren retomar unas negociaciones que se confía en llevar a buen puerto. El luso se quedó por culpa de su lesión a un solo partido de los que figuraban en su contrato para renovar automáticamente para el curso que viene pero seguirá. El valenciano, de 36 años, acumula 235 encuentros en la máxima categoría por los más de 150 del portugués, de 35, entre España y su país de origen. También se quiere seguir contando con Eugeni Valderrama, en su caso sin recorrido todavía por la Primera División y con vinculación en vigor hasta 2021, y con el portero Antonio Valera.

La SD Huesca estará más curtida cuando vuelva a medirse a los mejores. Durante el verano de 2018 se quiso preservar el bloque que había obtenido un hito histórico y hasta poco tiempo atrás impensable. Continuaron 14 de aquellos futbolistas, la mayoría con escasa experiencia en Primera: Santamaría, Akapo, Pulido, Brezancic, Aguilera, Camacho, Sastre, Moi Gómez, Melero, Ferreiro, Gallar, Chimy Ávila y Cucho además de Valera. Algunos se han consagrado en la máxima categoría; de los que se mantienen, Pulido y Ferreiro regresarán con un bagaje mayor si cabe en las mochilas.

Junto a ellos tienen contrato en vigor Mikel Rico, de 35 años y con ocho temporadas en Primera en Granada y Ahletic de Bilbao; Mosquera, que ha repartido sus 148 apariciones en esta categoría entre Real Madrid -1 partido-, Elche, Getafe y Deportivo; otros nombres como los de Álvaro Fernández y Juan Carlos Real también dispondrán de la oportunidad de mostrar su valía. Disponen de contrato en vigor Javi Galán, que también ha acumulado un notable aprendizaje en su temporada y media como azulgrana y Okazaki, y se confía en prolongar la cesión de Rafa Mir como se estipuló en el acuerdo con el Wolverhampton aunque la decisión está en su mano y no le faltan opciones en Primera.

El delantero japonés ya ha marcado goles de todos los colores en Alemania e Inglaterra, por lo que su adaptación en el caso español se da por obvia. Asimismo, sobre Pablo Insua recae una opción de compra obligatoria. Todos ellos conforman una base sobre la que establecer las líneas maestras y en pos de un elevado índice de acierto en los nuevos fichajes para todas las líneas. De vuelta al verano de 2018, algunas de las opciones más ambiciosas se terminaron revelando fallidas, como las de Serdar Gürler, Damián Musto, Rubén Semedo o Axel Werner.

La confianza en Míchel Sánchez, que ha mantenido también encuentros y conversaciones con la cúpula directiva una vez certificado el ascenso, presenta el aval contractual del mismo modo que el moral y el futbolístico. Se trata de un técnico todavía joven (44 años), que ya conoce la Primera División tras recorrerla con el Rayo Vallecano en la campaña 18-19 durante 28 partidos y que coincide en sus planteamientos con los de la dirección deportiva que encabeza Rubén García. En contraste, un Leo Franco con el que se contó sin experiencia en el fútbol profesional y que fue destituido tras la disputa de ocho jornadas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión