Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

SD Huesca-Extremadura: ganar por encima de todo

Los azulgranas juegan este sábado con la intención de responder en el campo a la derrota de Vallecas para recortar puntos a los rivales directos.

Entrenamiento sd Huesca -Mosquera / 25-02-2020 ../ Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Los futbolistas de la SD Huesca, durante un entrenamiento.
Rafael Gobantes

La tempestad de Vallecas dejó calada a la SD Huesca, que ahora busca refugio en el lugar más seguro. Regresa a El Alcoraz, donde casi nadie le ha tosido, por partida doble. Llegan en fila dos encuentros que solo se pueden interpretar en clave de seis puntos. El primero, el de este sábado ante el Extremadura (16.00). Ya habrá tiempo de pensar en el siguiente con el Fuenlabrada. Los azulgranas se someten a la rutina habitual de casi toda la temporada: recuperar en casa lo que se pierde fuera. Esta vez, con el añadido de que la afrenta arbitral del pasado fin de semana ha canalizado la unión de equipo y afición.

El partido contra el Rayo Vallecano y, sobre todo, contra la labor del colegiado Ais Reig se ha seguido jugando esta semana. Con las reacciones de todos los estamentos y sus intentos de minimizar con la mediación del Comité de Competición el daño causado por el alicantino, que hizo sentirse a los jugadores "amenazados" y "perseguidos". Se ha hecho caso omiso a las reclamaciones del club, a la reparación moral tras el gol anulado a Okazaki y el penalti de Josué Sá. Poco a poco, la atención se ha ido derivando al partido de esta jornada, para el que la principal consecuencia de todo lo sufrido será la baja por sanción de Javi Galán después de que no se le haya retirado la amarilla que vio en el Estadio de Vallecas.

La SD Huesca pasa página porque no puede anclarse en el pasado y puede desarrollarse un fin de semana clave para sus aspiraciones. La primera premisa pasa por superar al Extremadura, uno de esos equipos con rango de sufridor y que se aferra con uñas y dientes a sus posibilidades de permanencia. Tercero por la cola, el conjunto entrenado por Manuel Mosquera acude a la capital oscense después de haber derrotado al Mirandés, lo que supone un serio aviso de que no se trata de un trámite. Nadie ha hecho de menos al rival en los últimos días pese a que los números en El Alcoraz dicten que el único resultado que cabe es el triunfo.

Los de Míchel Sánchez lucen con orgullo la condición de mejor equipo local de la categoría de plata con 34 puntos en 14 jornadas. O lo que es lo mismo, solo han dejado escapar ocho. A cambio, son el tercer peor visitante. Una esquizofrenia que lastra sus posibilidades de ascenso directo. Estas pasan por ganarlo todo en casa y aprender a vencer a domicilio. A este respecto, la jornada presenta un duelo entre Cádiz y Almería, mientras que el Real Zaragoza afronta en Santander la primera de sus dos salidas consecutivas. Ocasión para recortar puntos a los rivales directos, pues la segunda plaza se divisa a cinco puntos de distancia y el liderato, a seis.

Han abundado los llamamientos a la unidad. La derrota de Vallecas y, sobre todo, el sentimiento de agravio arbitral han hecho cerrar filas en el vestuario y aumentado si cabe las ganas de los aficionados de que llegue esta cita. De forma paulatina Míchel ha ido recuperando efectivos y ya llueve menos después de que tanto Luisinho como Pablo Insua se encuentren disponibles para rearmar una defensa en la que el luso apunta al lateral zurdo y Josué a mantenerse junto a Pulido cuando todavía nadie ha encontrado sentido a la pena máxima señalada por Ais Reig y que, para colmo de males, le costó una amarilla al central portugués.

Pulido cumplirá cien partidos para sumarse de este modo a la mitología de un club que acumula nombres ilustres y perfiles inolvidables durante la última década y media. El último es el de Pulido, pero llegarán más. El once de Míchel también puede presentar alguna modificación más como la entrada de Rafa Mir en el ataque. En Vallecas le dio nuevos bríos al juego en el área rival lo que, unido al buen momento de Shinji Okazaki, sirve en bandeja la posibilidad de dos puntas. La paulatina recuperación de Cheick Doukouré y la expectativa del debut de Jordi Mboula representan otros de los estímulos de la actualidad azulgrana.

El Extremadura, que en los últimos días ha cambiado de presidente con la llegada del empresario navarro Luis Oliver y el cese de Manuel Franganillo, es un dardo envenenado. Con los puestos de salvación a tiro, acude a Huesca convencido de sus opciones y el recuerdo del encuentro de la primera vuelta. Una de las pocas victorias visitantes de los de Míchel (0-1), que resistieron el asedio aéreo de los de Almendralejo. De momento, la cesión del delantero Álex Alegría por el Mallorca les ha dado rédito, pues acumula tres dianas desde enero y será el principal quebradero de cabeza para la zaga. No quieren ser otra víctima propiciatoria del empuje de un Alcoraz enrabietado y que desea ver a la Sociedad Deportiva Huesca incisiva y vertical de casi siempre.

Alineaciones probables

SD Huesca: Álvaro; Pedro López, Josué Sá, Pulido, Luisinho, Mosquera, Mikel Rico, Juan Carlos, Raba o Rafa Mir, Ferreiro y Okazaki.

Extremadura: Casto; Ale Díez, Borja Granero, Pardo y Bastos; Pastrana, Lomotey, Cristian y Nono; Oscar 'Pinchi' y Alex Alegría.

Árbitro: Sagués Oscoz (Comité Vasco).

Estadio: El Alcoraz (16.00, Movistar LaLiga 1).

Etiquetas
Comentarios