Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Shinji Okazaki: “Me gustaría conseguir el ascenso y ser campeón de Segunda”

El delantero japonés de la SD Huesca se muestra muy satisfecho con el club, los compañeros y la afición tras dos meses de andadura en el equipo azulgrana.

Okazaki da instrucciones durante el partido de la SD Huesca con el Girona.
Okazaki da instrucciones durante el partido de la SD Huesca con el Girona.
Rafael Gobantes

La integración de Shinji Okazaki en la dinámica de la Sociedad Deportiva Huesca la avalan los números que atesora en el campeonato y, también, su carácter y ascendencia en un vestuario que le recibió con los brazos abiertos. Asimismo, el testimonio del delantero japonés recogido en un vídeo que el club azulgrana ha subido a su canal de Youtube, y en el que se enseñan momentos y reflexiones del futbolista en sus primeros meses en la capital oscense bajo el epígrafe de ‘Okazaki no rebla’.

El fichaje más mediático de la historia de la entidad, que ha despertado el interés por la SD Huesca en el país nipón -la cuenta de Twitter en japonés ha superado ya los 2.300 seguidores- aparece en estas grabaciones con compañeros como Toni Datkovic al tiempo que desgrana sus reflexiones. “Cuando llegué, vine al campo y vi por primera vez la residencia del club, los compañeros empezaron a hablar y sentí que era un equipo con un ambiente muy amigable”, recuerda.

Y repara en una clara impresión de sus primeros días: “Enseguida tocaba entrenamiento y ese día fuimos al estadio a entrenar, todos me acogieron muy bien. La primera impresión del equipo no pudo ser mejor”. Y asegura Okazaki que en toda su carrera, que le había llevado previamente en Europa a Alemania e Inglaterra antes de su fallido paso por el Málaga del pasado verano, “en mi carrera nunca había tenido un recibimiento tan espectacular por parte del club y de la afición, pero a la vez sentí la presión de tener que responder a las expectativas para lograr el ascenso”.

Aquella tarde del 12 de septiembre, cerca de 2.000 aficionados enloquecieron en El Alcoraz con la presentación del japonés: “Sentí que había venido a un equipo espectacular y me gustó mucho cómo pude sentir el cariño de los seguidores”, sintetiza el campeón de la Premier League con el Leicester en 2016. En la entidad le definen como “muy japonés, educado, respetuoso y siempre dispuesto a ayudar al que se lo pida” aun siendo casi el último en llegar.

El nipón, en contrapartida, se considera “identificado con los valores del club, con el no rendirse. Gracias a ese pensamiento sigo jugando en Europa”, a los 33 años y con una dilatada carrera a sus espaldas también en la selección nacional nipona, con 119 participaciones y 50 goles. No descarta regresar al combinado, con el que participó en la Copa América del pasado verano en Brasil, en el Mundial de Rusia 2018 y se ha ausentado en las más recientes citaciones. Tampoco “lograr el ascenso y jugar en Primera. Todavía me quedan sueños y no me rendiré. En ese sentido, me identifico mucho con el lema del equipo así que, esta temporada, me gustaría conseguir no solo el ascenso sino también ser campeones de Segunda”.

Okazaki, que ha marcado tres goles y lleva encima la ‘cruz’ del VAR puesto que cinco más no han subido al marcador por diferentes situaciones antirreglamentarias, analiza que como ariete quiere ser “temido por los rivales durante los 90 minutos. Alguien que, en la primera línea, arrastre a los compañeros será muy importante para la cantidad de goles que marque”. Aparte, “el presionar arriba, robar la pelota, encarar al rival y generar jugadas de peligro” representa el sello distintivo tanto del delantero como del técnico Míchel Sánchez, que quiere que su ‘nueve’ de referencia desempeñe estas labores.

El japonés ha anotado sus goles legales a Girona, Lugo y Elche y considera El Alcoraz “un estadio muy compacto, sientes la pasión que tiene la afición por el equipo. Te transmiten un calor que, jugando, es una gozada. Te ayudan a no rendirte hasta el final, es un estadio que motiva mucho para jugar”. Con su esposa e hijos, con quien se le pudo ver tras el choque del pasado fin de semana ante el Real Oviedo, en casa y amistades como el jugador nipón del Eibar Takashi Inui, Okazaki ha hecho de Huesca su pequeño Tokio. Y con dragón y todo.

Etiquetas
Comentarios