Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Conexión Okazaki

La mejoría de la SD Huesca ante el Elche y el cambio de esquema contaron con el protagonismo del delantero japonés, que ha marcado en las dos últimas jornadas.

Okazaki celebra con sus compañeros el gol marcado al Elche.
Okazaki celebra con sus compañeros el gol marcado al Elche.
Verónica Lacasa

La mejoría mostrada por la Sociedad Deportiva Huesca en el triunfo ante el Elche (2-0) se fraguó a partir del cambio de esquema apuntado la semana anterior en Lugo y confirmado con los franjiverdes. El equipo de Míchel Sánchez retomó tres valores que se habían extraviado en las últimas jornadas: verticalidad, velocidad y presión. En el que probablemente fue el partido más completo de lo que va de temporada sobresalieron dos nombres propios: Juan Carlos Real y Shinji Okazaki. El delantero japonés ha agradecido el nuevo dibujo con dos goles, en el Anxo Carro y el pasado domingo en El Alcoraz.

Su relevancia en el ataque conformado por el entrenador azulgrana responde a las expectativas depositadas en su fichaje el pasado verano, cuando se le repescó del Málaga. Disputó su décimo partido con la camiseta del Huesca, el octavo completo, y marcó el tercer tanto del curso. En Lugo ya acertó en la segunda mitad y Míchel tomó buena nota de los minutos en que Cristo y Okazaki compartieron la punta de ataque con laterales de largo recorrido. En superioridad numérica, los aciertos del nipón y de Miguelón acercaron una remontada frustrada tras la roja a Josué Sá (3-2).

Un mal resultado que llevó a Míchel a dar vuelta de tuerca al equipo a partir de los parámetros que elevaron su rendimiento en el Anxo Carro. Mantuvo a Cristo en un esquema que derivó en un 4-2-3-1 frente al 4-1-4-1 más habitual y optó por Galán para el lateral izquierdo en detrimento de Luisinho y en busca de una profundidad que se alcanzó con creces por ambos costados. Además, la suma de Dani Raba, que reapareció después de haberse perdido por la lesión del hombro y a la espera de recuperar el ritmo siete partidos, incrementó el balance de talento en la zona ofensiva.

En encuentros pasados, la única referencia ofensiva encarnada por Shinji Okazaki se había extraviado entre la buena defensa rival; los de Racing y Lugo resultan los mejores ejemplos. Cuando el japonés abandonaba el área para conectar con sus compañeros esta se quedaba huérfana de jugadores azulgranas que acompañasen la pelota. Ante la falta de frescura de ideas y de velocidad, el Huesca se atascaba en la zona de tres cuartos y los méritos contraídos por las posesión del balón se extraviaban. Contra el Elche, en cambio, Miguelón y Galán convirtieron su verticalidad en recursos para llevar balones hasta a cuatro compañeros en el área rival: Okazaki, Cristo, Raba, Juan Carlos o en ocasiones Mikel Rico y Mosquera realizaron intentos ante la meta de Edgar Badía.

El Huesca disparó 20 veces a portería; once de ellas, entre los tres palos y nueve fuera. Además, Raba, Cristo y Okazaki se toparon con los postes y la goleada pudo ser más amplia. La confirmación del delantero canario, con movilidad, asociación y trabajo a falta de mayor fortuna en el remate, representó otra de las buenas noticias que dejó la cita con el Elche. El recuperado para la causa Dani Raba también influyó en la mayor velocidad y tenacidad en los ataques. Los locales mostraron, asimismo, su fondo de armario con las suplencias de Ferreiro, Ivi López o Sergio Gómez.

Juan Carlos Real comparte con Okazaki el título provisional de máximo goleador del equipo y el domingo dio su primera asistencia; precisamente, al japonés. El líder de esta estadística es Mikel Rico con cuatro y le sigue con tres David Ferreiro, lo que da también muestra de la colección de recursos de esta SD Huesca.

Etiquetas
Comentarios