SD Huesca

SD HUesca

Musto formará la pareja de centrales con Pulido frente al Girona a la espera de un nuevo defensa

Míchel Sanchez se ve obligado a reconvertir al centrocampista ante la falta de zagueros en el primer equipo. Ignasi Miquel podría ser el primero en llegar.

Pretemporada de la SD Huesca en Benasque /22.7.19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Pulido y Mikel Rico tratan de quitarle la pelota a Musto durante un entrenamiento.
Rafael Gobantes

Mensaje claro de Míchel Sánchez en la alineación que va a presentar esta tarde a partir de las 20.00 frente al Girona en el último partido de la pretemporada, necesita más centrales. En Montilivi, frente a uno de los que se presupone que serán sus rivales directos durante el curso por los puestos altos de Segunda División, la pareja de Pulido será Musto. El argentino ya jugó en esta posición frente al Castellón, pero la solución no deja de ser un parche, más si se tiene en cuenta que sobre el jugador pende la amenaza de una sanción por dopaje que le dejaría en el dique seco hasta el año que viene.

Al margen de él, el técnico madrileño ha optado por una alineación titular en la que únicamente aparecen ya jugadores llamados a ser importantes a partir del domingo de la semana que viene cuando los altoaragoneses inicien la competición frente a Las Palmas. En la portería se situará Álvaro Fernández y en el banquillo se queda Valera (Jovanovic, en otra demostración de que el futuro del serbio se encuentra lejos de El Alcoraz, es el único descarte). Los laterales son para Miguelón y Luisinho, por delante formarán Mikel Rico y Mosquera, y escoltando en el ataque a Escriche se sitúan Ferreiro, Raba y Juan Carlos Real.

Enfrente, Juan Carlos Unzué, entrenador del Girona, apuesta por Juan Carlos, Mojica, Muniesa, Alcalá, Granell, Stuani, Marc Gual, Borja García, Samu Saiz, Maxi Villa y Jofre Cherta. Al igual que le ocurre al Huesca, también los catalanes están pendientes de cerrar varios frentes en el mercado. Uno de ellos podría ser la incorporación de Gallar.

En el Huesca, para tratar de paliar esa carencia de defensas, la solución podría ser Ignasi Miquel. El catalán, de 26 años, ya se sitúo en la órbita de los altoaragoneses el pasado invierno cuando fue necesario buscar un sustituto para Pablo Insua tras su lesión. Sin embargo, el Getafe, su actual club, no aceptó el ofrecimiento de cesión. Ahora, los madrileños, necesitados de aligerar su plantilla, mostraría una mejor predisposición y de hecho también el Rayo Vallecano ha mostrado interés por el zaguero.

Tras formarse en el Espanyol, el Barcelona y el Cornellá, Miquel pasó al Arsenal con cuyo primer equipo debutó en 2011. En Inglaterra también jugó en las filas del Leicester y el Norwich City, y a España regresó en la campaña 2015-16 de la mano de la Ponferradina para jugar en Segunda División. La camiseta del Lugo la vistió entre 2016 y 2018 y el salto a Primera División lo dio hace dos campañas de la mano del Málaga, del que pasó al Getafe el verano pasado. Con los azulones en el pasado curso solo entró en el campo en siete ocasiones.

Junto al suyo otro jugador cercano a El Alcoraz sería el de Pablo Insua. El gallego estaría dispuesto a regresar en forma de cesión por parte del Schalke 04. Como azulgrana, hasta que una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda cerró su temporada, disputó diez partidos.

Etiquetas
Comentarios