Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El club recibirá una compensación económica por el 'caso Ghoddos'

El club azulgrana espera un fallo “inminente y favorable” de la FIFA, que sancionará a un jugador que estaba fichado y que terminó en el Amiens traspasado por el Östersunds.

Ghoddos podría ser inhabilitado por la FIFA tras firmar dos contratos con Huesca y Amiens.
Ghoddos podría ser inhabilitado por la FIFA tras firmar dos contratos con Huesca y Amiens.
Heraldo.es

La operación Oikos no supone el único frente judicial en la Sociedad Deportiva Huesca. El otro, el referido al fichaje fallido del delantero iraní Saman Ghoddos, está cerca de llegar a su término. Y, según se confía en el club azulgrana, con un desenlace feliz para sus intereses. En el consejo de administración del pasado miércoles se informó de la “inmediata y próxima” resolución por parte de la FIFA, que arbitra esta cuestión y que este viernes se ha reunido para tomar una determinación.

Esto se traducirá en una indemnización económica por el incumplimiento del contrato que habría ligado al futbolista con la entidad durante cuatro cursos y que su club de origen, el Östersunds sueco, no respetó para venderlo en cambio al Amiens francés. De hecho, los abogados de suecos y galos y del jugador se han dirigido al Huesca en las últimas fechas para tratar de llegar a un acuerdo previo a la sentencia. Pese a que la cláusula fijada entonces era de 40 millones de euros, la compensación no alcanzará esa cifra pero será importante. Se aguardan sanciones para Östersunds y Amiens además de una posible inhabilitación para Ghoddos.

El consejero delegado y abogado Manuel Torres ha explicado este viernes que se espera la comunicación la próxima semana. “Existe un principio de estabilidad contractual que recoge el Estatuto de Transferencia de Jugadores de la FIFA y contempla actuaciones punitivas en forma de sanciones y compensaciones económicas. Nuestra reclamación está ajustada a derecho, también con la normativa de aplicación del derecho en Suiza que rige en este caso”, ha apuntado.

Los abogados de Saman Ghoddos, en un momento del procedimiento, reconocieron que el Östersunds había coaccionado al futbolista para firmar con el Amiens. Ghoddos reconoció en una declaración ante la FIFA “que no fue tan satisfactoria como quisiéramos”, que cuando firmó el contrato con el Huesca contaba con la aprobación del Östersunds. “Firmó contrato y ficha federativos que están acreditados, así como la aceptación de la oferta por parte del club sueco. El traspaso no se declarará nulo y por tanto no fichará, pero la sentencia sí detallará que se ha incumplido el principio de estabilidad contractual con el consiguiente perjuicio para el Huesca”, ha añadido Torres.

La Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA investiga desde el pasado mes de agosto este caso después de que la Sociedad Deportiva Huesca presentase la denuncia al entender que Ghoddos debería haber vestido la elástica azulgrana tal como se acordó con el propio jugador y el Östersunds, que ha sido objeto de una investigación por parte del máximo organismo del fútbol en el planeta. El iraní, que ha completado una temporada discreta en un equipo que se ha quedado solo cuatro puntos por encima de la promoción de descenso de la Liga 1, aterrizó en Huesca y firmó su vinculación con el club antes de regresar a Suecia y, una vez de vuelta, echarse atrás.

El Huesca entiende que el motivo residió en que el Östersunds prefirió llegar a un acuerdo con el Amiens por ser más sustancioso en lo económico. El documento firmado de su puño y letra por Saman Ghoddos y por el entonces presidente y consejero delegado, Agustín Lasaosa, el 7 de agosto de 2018 contemplaba un contrato por cuatro años de duración que después mejoraría el Amiens estableciéndolo en cinco. Además, el Huesca estaba dispuesto a pagar a los suecos tres millones de euros y hacerse con el 80 % de los derechos federativos, lo que le habría convertido al iraní, con pasaporte sueco, en el fichaje más caro de la historia de la entidad hasta ese momento, y los galos abonaron cuatro.

Los aragoneses también aportaron como pruebas los correos electrónicos que se intercambiaron el director general, Josete Ortas, y el presidente del Östersunds, Daniel Kindberg, en los que se detallaban aspectos económicos de la negociación y el posterior acuerdo entre las partes. El Huesca aludió a que se trataba de un caso claro de duplicidad de contrato laboral y exigió una indemnización económica a la vista de que el jugador no iba a enfundarse la camiseta azul y grana ni el curso pasado ni en los venideros.

Según refleja la normativa, el Huesca tiene derecho a percibir una indemnización del equipo sueco por la ruptura del acuerdo previamente firmado. La FIFA, en todo caso, no puede obligar al deportista a cambiar de aires en contra de su voluntad. Ghoddos acudió a la capital oscense en un viaje relámpago para firmar estos documentos y superar el reconocimiento médico acompañado por el intermediario de esta operación, el empresario y representante de futbolistas Quique Pina. Este subió a Instagram imágenes de la visita, lo que no gustó a ninguna de las partes.

El club sueco hizo regresar al futbolista de inmediato y aún tuvo tiempo de disputar un encuentro oficial con esta escuadra. Había recibido ofertas del fútbol francés de mayor envergadura que la de la Sociedad Deportiva Huesca, anunció entonces el Östersunds, y se echó atrás. Rompió unilateralmente el acuerdo y pocos días más tardes Ghoddos fue presentado como nuevo futbolista del Amiens. Disputó su primer partido el 25 de agosto. Para entonces, el Huesca ya había puesto en marcha una maquinaria legal que diez meses después está a punto de ofrecer sus frutos. En un curso ennegrecido por las lesiones, ha marcado cuatro goles en 27 compromisos y ha dado otras cuatro asistencias en el conjunto galo. También jugó la Copa Asiática con Irán durante el mes de enero.

Etiquetas
Comentarios