Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El Huesca cierra la andadura en Primera con victoria y una fiesta

Los azulgranas se han impuesto al Leganés con un doblete de Martín Mantovani, que había anotado un autogol en la primera parte. Camacho ha jugado la última media hora para decir adiós (2-1).

Enric Gallego, durante el partido con el Leganés de este sábado.
Enric Gallego, durante el partido con el Leganés de este sábado.
Javier Blasco/EFE

No fue un final feliz pero sí el mejor de los desenlaces posibles. La Sociedad Deportiva Huesca se despidió anoche de la Primera División sin conseguir la permanencia pero con la promesa de un retorno lo más inmediato posible. Por una vez esta temporada se cumplió el guión previsto. Los azulgranas derrotaron al Leganés por 2-1 en una cita intrascendente para ambos clubes que sí tuvo un alto componente emocional. Contó con minutos, media hora, un Juanjo Camacho, que pudo así despedirse del fútbol y del club oscense con una atronadora ovación que se extendió durante todo el choque, los minutos finales y el pitido final al resto de sus compañeros.

Huesca y Leganés depararon un encuentro sin ataduras, libre de responsabilidades y, por tanto, abierto y entretenido. Tan liviano que permitió centrarse en los muchos protagonistas. En aquellos que se despedían de su andadura en el equipo aragonés y buscarán otros destinos. El de Camacho es el más definido. A los 38 años se sumará al organigrama de la entidad con el bagaje de 12 temporadas, 420 partidos y más de 80 goles que le sitúan a la cabeza de los futbolistas históricos de este sábado y de siempre. También del mañana. Voz carismática del vestuario y muy cercano a los dirigentes, su nueva encomienda difícilmente encontraría mejores candidatos.

Un emocionado Juanjo Camacho recibió el calor de los aficionados, el club y los compañeros tras el partido, sobre el mismo césped sobre el que marcó goles inolvidables. Como el que anotó al Cádiz en la temporada 2009-10 y que aclaró el camino hacia la salvación, o al Getafe en la fase de ascenso a Primera en 2017. Hay que retroceder hasta 2006 para hallar el primero en la capital oscense; se lo hizo al Badalona y abrió una cuenta casi inabarcable y difícil de emular.

Después de saltar al verde con sus dos hijos de la mano y ver en el vídeomarcador un emotivo montaje que repasaba algunos de sus goles más importantes de todos estos años, tomó el micrófono para, al borde del llanto, referirse a que había sido "un sueño y un orgullo poder estar celebrando esto con compañeros, club, afición y junto a mi familia. Muchas gracias". El zaragozano miraba a su alrededor para ver un Alcoraz "muy bonito", que en esta década y pico ha pasado "de 600 espectadores a 7.500. De Segunda B a Primera División". Camacho se despidió, por ahora, con un "viva Huesca, viva San Lorenzo y fieles siempre sin reblar". Manteado por sus compañeros, una espectacular pirotecnia echó el cierre a su noche, en la también dispuso de la ocasión de firmar autógrafos y fotografiarse con unos aficionados que no se movieron de sus localidades durante los festejos.

Incorporado aquel verano de 2006 del Lleida y forjado en el Real Zaragoza, Camacho adquirió desde entonces la personalidad de ‘one club man’ con un único paréntesis en el Vecindario. En los últimos días ha publicado en las redes sociales un compendio de su paso por el Huesca. Ha sido muchos Camachos. El goleador desde la segunda línea, el lateral zurdo y el centrocampista con llegada. Hombre de banda y casi siempre bien acompañado. Desde el primer intento de cazar la categoría de plata que interrumpió el Córdoba hasta los posteriores éxitos y la tristeza del penúltimo descenso, del de 2013 a Segunda B.

Chimy Ávila volvió a decir adiós entre lágrimas. Puede despedirse, si quiere, diez veces más. Se lo ha ganado con su carácter, carisma y goles. De manera inopinada ha sido el sostén goleador del Huesca en Primera, pulverizando la marca de siete goles del año pasado y como principal motivo de esperanza durante la segunda vuelta. A la espera de que se defina su futuro no cierra la puerta a un regreso. Es, desde luego, el jugador que más se ha revalorizado este curso. Aterrizó en España como uno más de los futbolistas argentinos anónimos que tratan de abrirse paso en Europa y ha encontrado una autopista de ocho carriles.

Fue una noche especial para varios jugadores más. Juan Aguilera jugará en el Alcorcón y no parece sencilla la continuidad de varios de los cedidos por otros clubes ni está claro el futuro de Roberto Santamaría y Carlos Akapo, que terminan contrato el 30 de junio. O de Gonzalo Melero, sobre quien dispone el Villarreal de una opción preferencial de compra que puede suponer a las arcas azulgranas una suma de 5 millones de euros. Para aquellos que sí seguirán, en principio, fue un hasta pronto. Jovanovic, Pulido, Luisinho, Javi Galán, Gallar, Ferreiro, Enric Gallego y el propio Melero son los únicos con contrato en este momento.

Fue, por supuesto, la noche de la afición, de una grada que no se ha dejado llevar por el desaliento y luce músculo y unión con un proyecto que sigue latiendo. El Alcoraz volvió a mostrar, como toda la temporada, un extraordinario aspecto. Unos 6.600 espectadores de media han acompañado al Huesca en su travesía por la Primera División. Han visto como se derrotaba a Betis, Valladolid, Sevilla, Eibar y Leganés, como se tuteaba al Barcelona, como el Real Madrid ganaba sin merecerlo y, por desgracia, demasiados empates e infortunios que impidieron alcanzar el objetivo soñado.

Como han destacado una y otra vez los rectores del club azulgrana, allí se encuentra la simiente de los futuros éxitos. El mañana sigue en marcha con el comienzo inmediato, este lunes, de las obras en el estadio para seguir acondicionando la grada de Gol Sur, General y el edificio nuevo de oficinas; también, los avances en la futura ciudad deportiva y residencia para los niños. En los próximos días se debería definir la identidad del nuevo entrenador antes de que comience el baile de salidas y entradas. Minimizar el error será otra de las misiones. Y jornadas como la de anoche, el mejor acicate para que el Huesca persevere en el objetivo del retorno.

Etiquetas
Comentarios