Despliega el menú
SD Huesca

Santamaría: "Si me viera en inferioridad, me iría a casa ya"

El portero no se acompleja por la presencia del Werner y la llegada de otro meta.

Santamaría detiene un lanzamiento durante la sesión de este viernes por la mañana en el Instituto Montearagón.
Santamaría detiene un lanzamiento durante la sesión de este viernes por la mañana en el Instituto Montearagón.
Pablo Segura

La situación de la portería de la Sociedad Deportiva Huesca resulta atípica a estas alturas de la pretemporada. Con cuatro guardametas de los que solo se inscribirá en la Liga a dos, Axel Werner y Roberto Santamaría, y a la búsqueda de otra incorporación que eleve las prestaciones de esta línea. Mientras, Ander Bardají se entrena como uno más pero saldrá cedido y el joven Jorge Gasca asiste a un máster privilegiado mientras se postula como una apuesta de futuro

Santamaría dejó un poso eterno en el club azulgrana tras su debut en el mejor escenario posible, Lugo, el pasado 21 de mayo. Sustituyó a Remiro, que sufrió un fuerte golpe, y la feliz transición de navarro a navarro se tradujo en varias paradas de mérito que allanaron el camino hacia la victoria y el ascenso matemático a Primera División.

El pamplonés, de 33 años, había llegado en el mercado de invierno y con el trabajo de varios meses concentrado en aquella noche en el Anxo Carro se ganó la renovación hasta el 30 de junio de 2019. Santamaría no tuvo que pensarse demasiado la propuesta, como explicó tras el entrenamiento matutino de este viernes en el Instituto Montearagón. "Desde el principio conectamos muy bien y ya dije el día que llegué que conociendo a gente del vestuario era mucho más fácil la adaptación. Tampoco había que hablar mucho más. Fue todo fácil y estoy encantado de estar aquí", celebró.

Las primeras semanas de esfuerzos a las órdenes de Leo Franco se condensan en la misma idea que explicó el éxito del curso pasado: "Lo primero tiene que ser el colectivo. El que no reme en esa dirección no puede estar aquí con nosotros. La temporada pasada fue un espejo de lo que tiene que ser este año. Tenemos que estar todos unidos y el que pueda ayudar desde dentro que lo haga; el que lo tenga que hacer desde fuera, igual. Que todos juntos podamos remar desde la unidad para conseguir el objetivo", desea.

Lejos de resignarse ante Werner y su teórica titularidad, Santamaría cree que "todos los que vengan y los que estamos vamos a luchar por un puesto. De eso se va a beneficiar el grupo, que es lo importante. Si me viera en inferioridad, me iría a casa ya. Aquí nadie es superior ni inferior, todos somos muy parejos, tanto en la portería como en los jugadores de campo. Todos partimos con la misma ilusión y con las mismas ganas".

Anuncia el navarro un bloque "compacto" si perder la identidad de la temporada anterior: "Habrá días que nos tocará defender más que otros, pero por lo primero que hemos visto también vamos a seguir teniendo un buen trato del balón. Habrá muchas veces que querremos jugar al ataque y la situación no lo permitirá".

Etiquetas
Comentarios