Despliega el menú
SD Huesca

Momento de levantarse

Tras cinco jornada sin vencer, el Huesca ha agotado su margen de fallo, aunque puntuar en Cádiz le permitiría recuperar el liderato.

Algunos jugadores del Huesca realizan ejercicios de estiramiento durante un entrenamiento.
Entrenamiento de la SD Huesca en el IFPE Montearagón.
Rafael Gobantes

La Semana Santa ya ha arrancado, y entre el paso de la procesiones y el olor a incienso, el Huesca quiere hacer su particular lunes de resurrección. Porque después de cinco jornadas sin conseguir la victoria, al conjunto de Rubi le toca levantarse y volver a emprender el vuelo, de cara a unas diez jornadas en las que los puestos de cabeza se van a decidir entre sudor y lágrimas. Para poder afrontar ese trepidante ‘sprint’ final desde la calma del liderato, un triunfo este lunes –a las 21.00–, se presenta como clave. No será sencillo, ya deberá hacerlo en uno de los escenarios más complicados de la categoría, el Carranza. Pero allí reside el gran atractivo del reto, pues los tres puntos en juego se convertirían en todo un puñetazo en la mesa en el caso de volver a territorio oscense.

Porque la pelea por dominar la Segunda División se juega prácticamente en un pañuelo. La derrota del Rayo Vallecano contra el Sporting de Gijón el sábado aprieta todavía más la cabeza, ya que coloca a los asturianos a dos puntos del Huesca, que comparte liderato con el Rayo –aunque el ‘golaverage’ lo deja segundo–. Pero tanto los oscenses como su rival de esta noche, del que solo le separan tres puntos, tienen un partido menos.

Por tanto, una victoria o un empate a favor de los de Rubi les volvería a dejar en lo más alto de la clasificación. El triunfo les permitiría abrir una pequeña brecha de cinco puntos con el tercer clasificado, para ganar algo de margen de cara al tramo decisivo. Todo colchón, por pequeño que parezca, puede ser determinante de cara al desenlace, como ya ha demostrado el Huesca en su trayectoria reciente. Así, gracias a la ventaja que habían logrado los azulgranas en el arranque de la segunda vuelta, cuando lograron cinco triunfos consecutivos h,an podido mantenerse en puestos de ascenso directo pese a haber logrado únicamente dos puntos en las últimas cinco jornadas.

Rubi recupera piezas de valor

Todas ellas tuvieron el condicionante de las bajas para Rubi, que celebra poder recuperar hombres para una visita tan complicada como la de este lunes. Así, el entrenador vuelve a contar con el capitán del conjunto, Gonzalo Melero, tras cumplir con los partidos de sanción que se le impusieron por una acción sin balón en el encuentro contra el Almería, cuando vio la roja directa. También son altas respecto a la última jornada Alexander González, que no pudo estar contra el Sporting de Gijón por acumulación de tarjetas amarillas, ni Moi Gómez, al que una cláusula en su contrato le impidió jugar, ya que llegó a Huesca en el pasado mercado invernal como cedido del conjunto asturiano.

También se reincorporó al equipo en la pasada jornada Cucho Hernánez, tras siete semanas fuera por una rotura en el quinto metacarpiano del pie. El colombiano jugó ya de titular entonces, solo cuatro días después de recibir el alta médica, pero volvió a dejar destellos de la calidad que le han convertido en una de las revelaciones de la categoría.

Su participación en el juego se presenta clave para reactivar la ofensiva del conjunto, ya que por primera vez en toda la temporada, el Huesca acumula dos jornadas consecutivas sin hacer gol, tras dejar su marcador a cero contra el Sporting el pasado lunes y frente al Reus en la jornada anterior.

Etiquetas
Comentarios