Despliega el menú
SD Huesca

Un Huesca más natural

La vuelta del central Pulido y del delantero Chimy Ávila, tras cumplir sanción en Vallecas, permite a Rubi recuperar el esquema básico habitual ante el Almería.

Pulido –en la imagen, en el partido contra la Cultural Leonesa (1-0)– se ha convertido en un jugador indispensable en defensa.
Un Huesca más natural
RAFAEL GOBANTES

Condicionado por la plaga de bajas, que se cebó con el Huesca especialmente en la pasada jornada, el técnico Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ decidió manufacturar una alternativa a sus planteamientos habituales. Así, contra el Rayo en Vallecas, el equipo altoaragonés saltó al campo mostrando una disposición cuya diferencia más palpable se situó en la zona de retaguardia: formó con tres centrales y dos carrileros. Además, en la punta de lanza el elegido fue Álex Gallar, jugador de clara vocación ofensiva aunque nada acostumbrado a moverse en solitario por todo el frente de ataque. A tenor del resultado final (3-0 para los locales), la idea que había concebido el preparador barcelonés no obtuvo el rendimiento esperado, por lo que coincidiendo con el retorno del central Jorge Pulido y del delantero Chimy Ávila, el domingo ante el Almería (20.00) lo previsible es una vuelta al origen, un Huesca más natural.

El regreso de Pulido y Ávila es la llave que permite a Rubi recuperar su esquema básico frecuente, partiendo de una línea defensiva con cuatro miembros, en lugar de los cinco que saltaron de inicio contra el Rayo Vallecano. A partir de ahí, con más material, las combinaciones de futbolistas se amplían y, con ello, las posibilidades del entrenador para configurar el once inicial que tendrá la responsabilidad de hacer olvidar las dos derrotas seguidas y devolver al Huesca a la senda triunfal en la que se había instalado con anterioridad.

El líder quiere volver a ser el equipo mandón que en su estadio, en El Alcoraz, ha despachado a casi todos sus rivales de la misma forma: derrotándolos. Y es que de los catorce encuentros que se han jugado en suelo oscense hasta la fecha en el campeonato liguero, once terminaron con victoria local, por lo que tan solo tres rivales han sido capaces de arañar un punto en la feroz guarida azulgrana. El Almería, que arrastra dos triunfos a domicilio, tratará de hacer añicos esa estadística que, de continuar en la misma progresión, dejaría al Huesca a las puertas de la Primera División.

Eso ya es una historia a medio plazo. A corto, que es lo que al fin y al cabo cuenta en el fútbol y más en una categoría tan asfixiante como la Segunda División, la única mentalidad posible y que se defiende a capa y espada en el vestuario es la teoría ‘cholista’ del partido a partido. En esas está el Huesca, preparando la visita de un Almería en su mejor momento. Para contrarrestarlo, qué mejor que aplicarse bajo las coordenadas que elevaron a los altoaragoneses hasta el cielo clasificatoria, donde habitan desde hace quince jornadas.

El dibujo 4-1-4-1 o el 4-2-3-1 tendrán de nuevo cabida para Rubi. Con Pulido y Chimy Ávila dueños de un puesto en el once, quien parece que podría tener esta vez su oportunidad como titular es el lateral izquierdo Rulo Prieto. Precisamente por el concurso o no del menudo defensor valenciano comenzaron las preguntas a resolver por parte del entrenador en la pasada jornada. El propio Rubi lo reconoció tras perder contra el Rayo, a la hora de explicar el porqué de su variación táctica en la que apostó por Carlos David e Íñigo López acompañando a Jair en el centro de la zaga. "Hemos intentado ayudar al equipo. Donde teníamos alguna duda o algún problema no han venido los goles. Tenía dudas entre Ferreiro o Rulo en el carril izquierdo pero eso no ha sido determinante", aseguró Rubi.

Con Rulo en las funciones del ‘tres’, Pulido y Jair volverían a ser la pareja de centrales frente al Almería. Claro está que la entrada del lateral desplazaría a otro jugador fuera del once, aparte de Carlos David e Íñigo López. El estado de forma de Gallar o la regularidad y el trabajo defensivo que aporta Ferreiro les convierten en los dos grandes candidatos para figurar en las alas. De ese modo, el que debería guardar turno en el banquillo es Moi Gómez. Así, el triángulo Aguilera-Sastre-Melero, una de las grandes claves del liderato azulgrana, se aplicará en su zona de influencia usual.

Partidos difíciles para los rivales

El Huesca, con unos u otros efectivos sobre el verde, luchará por quedarse los tres puntos en juego contra el Almería, momento en el que ya conocerá qué es lo que han hecho sus enemigos en la batalla por la Primera División. A priori, todos tienen partidos difíciles: el Rayo en Valladolid, el Granada en Lugo, el Cádiz en Pamplona o el Numancia recibiendo al Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios