Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca remonta para seguir liderando la clasificación

Los de Rubi dieron la vuelta dos veces al marcador contra un Lorca que anotó en el primer minuto.

Huesca-Lorca
Huesca-Lorca
Francisco Alonso

Liderar la categoría implica tener recursos para hacer frente a cualquier situación. Saber dominar, pero sobre todo, aprender a sufrir. Si ante el Numancia el Huesca ya hacía todo un máster en ello, este sábado en Lorca, se doctoraba. Lo hacían demostrando tener la cintura necesaria para remontar un partido en el que su rival se adelantó hasta en dos ocasiones. Supo, así, esperar y aprovechar. Porque pocas quinielas contemplaban que el marcador se abriría para los locales antes de cumplirse el primer minuto de juego, ni que tras igualar los de Rubi, serían de nuevo los murcianos los que harían gol. Pero pese a esos quiebros del guión, que por momentos descolocaron a los azulgranas –de blancos esta vez-, y amenazaron con noquearlo, el equipo no perdió el pie, y logró remontar hasta un 2-3 de oro para sus intereses.

Porque los tres puntos mantienen al Huesca líder de Segunda División por décima semana consecutiva, haciendo sus deberes y otorgándole la presión a un Cádiz que juega este domingo en Alcorcón y que solo podrá acercarse a los altoaragoneses a un punto.

Ferreiro volvía al once como gran novedad, aunque no lo hacía en el lugar de Álex Gallar, como parecían indicar los movimientos del entrenador en las últimas semanas. El gallego recuperaba la titularidad en detrimento de Lluís Sastre, sacrificando Rubi el trivote del medio campo y optando por Chimy Ávila y Cucho Hernández como hombres más adelantados. Un sistema claramente incisivo para un guión en el que no se contemplaba que el primer balón del Lorca acabaría en la red de Remiro.

Aly Malle, que llegaba al conjunto de Fabri en este mismo mercado de invierno, cabeceaba un centro desde banda izquierda cuando todavía no se había alcanzado ni el medio minuto de juego, dejando petrificado al portero del Huesca y ojipláticos a los defensas, poco acostumbrados a recibir goles y menos tan tempranos. Se abría una situación totalmente inesperada, con el líder a remolque desde el primer minuto.

Abogó Rubi por mantener la calma y el planteamiento pese al importante contratiempo con el que se habían topado. Logró así el Huesca recuperar la iniciativa y ganar metros, aunque sufriendo cuando Malle o Aleph se hacían con el balón. No así, Alexander devolvía la calma –momentánea- a su equipo, estrenándose como goleador este curso con un gran tanto, tras recibir en el vértice del área pequeña, girarse y disparar cruzado, casi sin ángulo.

Cuatro minutos duraban las tablas, ya que los de Fabri volvían a adelantarse en el 28, esta vez mediante Apeh y nuevamente de cabeza, tras una falta colgada al área. Había tiempo pero también más dudas de las habituales en el cuadro oscense, al que le costaba otorgarle a su juego la pausa habitual.

Se sufría más en el centro del campo sin Sastre flanqueando a Aguilera, aunque un efectivo Lorca en campo del Huesca, se desmoronaba en terreno propio ante la  ofensiva oscense, algo anárquica en esta ocasión. Ferreiro y Gallar se movían entre las bandas mientras Cucho y Chimy Ávila buscaban tanto las ayudas como el remate pero sin fijar una zona clara para sus movimientos.

Un desorden pretendido que daba sus resultados cuando Pulido, convertido esta vez en asistente, colgaba un balón por delante de la defensa, para que Chimy Ávila rematara de espuela, en su segunda jornada consecutiva como goleador. Se igualaba de nuevo la contienda y esta vez frente a un Lorca al que se le apagaba la chispa por momentos, haciendo más bronco el juego.

Fruto de ello llegó el tercero del Huesca, cuando Apeh levantaba demasiado la pierna arrollando a Pulido dentro del área, para que el colegiado no dudara en señalar penalti. Melero ejecutaba perfecto y ya sí el agua parecía volver al cauce que marcaba todo pronóstico.

La desesperación se hacía patente en el Lorca, que se quedó con un menos a falta de diez minutos. Mientras Rubi sustituía piezas con la entrada de Sastre por Gallar y Rulo por un Brezancic que pedía el cambio al notar molestias en el pecho. Acababa sufriendo más de lo esperado el Huesca en los cinco minutos de añadido, pese a tener uno más. Pero supo salvar los últimos y desesperados arreones del Lorca para seguir haciendo historia como líder de la categoría.

Etiquetas
Comentarios