Despliega el menú
SD Huesca

Rubi no se fía del Lorca

El técnico del Huesca considera engañosa la racha de seis derrotas de su rival, aunque considera el momento “propicio” para incrementar distancias.

Un sonriente Rubi, antes de comenzar su comparecencia de este jueves.
Un sonriente Rubi, antes de comenzar su comparecencia de este jueves.
Verónica Lacasa

Una racha de seis derrotas consecutivas por parte del rival, parecen a priori, una situación más que deseable para cualquier equipo a la hora de afrontar un encuentro. Pero Rubi, el técnico de la Huesca, no quiere relajación en la trayectoria negativa en la que anda sumido su oponente de este sábado, el Lorca. “Son seis partidos seguidos, pero cuatro han sido fuera de casa, y en su estadio cayeron contra dos de los rivales más en forma, como el Oviedo y el Osasuna. Además, es el debut en su estadio de su entrenador, por lo que yo creo que va a ser un partido muy complicado”, valoraba el técnico azulgrana este jueves en su comparecencia previa al partido, en la sala de prensa de El Alcoraz. Hacia también referencia a la victoria por tres goles que consiguieron los murcianos ante el Cádiz anteriormente.

No obstante, si el Lorca no atraviesa un momento muy favorable en el campo, tampoco lo hace en lo extradeportivo, y allí Rubi sí que cree que el líder sí puede tener cierta ventaja. “Todas esas cosas siempre son complicadas de llevar, la verdad. Los movimientos de jugadores, con los propietarios del club, sumado a no ganar... Está claro que ellos están sufriendo esas cosas y no les están ayudando. Pero quiero centrarme solo en los resultados y en que ha llegado un entrenador que les va a inculcar una mentalidad muy competitiva”, consideraba el técnico del Huesca, que tampoco cree que el hecho de que poco a poco se vaya abriendo brecha en la parte baja ayude a los intereses azulgranas, que se miden en estas semanas a algunos de los conjuntos situados en esos puestos. “Al final saben que ganando tres partidos seguidos todavía pueden salir, y lo van a dar todo. No es lo mismo cuando quedan siete semanas y el pescado ya está vendido”, añadía.

Pero al margen del rival y sus circunstancias, Rubi solo quiere pensar en su equipo, que asegura, ha salido reforzado de los dos encuentros con los que ha comenzado el año, con un empate contra el Oviedo y una victoria contra el Numancia. “El último triunfo nos ha dado un impulsito, nos ha venido bien. Sabíamos de la dureza de estos dos partidos, por lo que el balance es positivo, y más habiendo ganado el último, que ha hecho que se note en la confianza de la plantilla”, decía el entrenador.

Por ello, cree que la situación puede ser propicia para intentar sacar los máximos puntos posibles a sus perseguidores, consolidándose en la zona de ascenso directo. “Nuestra mentalidad es incrementar la diferencia. El equipo está con mucha confianza, cree en lo que hace y es el momento de aprovechar eso volviendo a ganar. Sabemos que es imposible que ganen todos, porque aunque es un grupo fuerte, son muchos los rivales”, calculaba Rubi, en referencia a los seis puntos que les separan en este momento del Real Oviedo, que es tercero.

Emular el partido contra el Nástic de Tarragona -el último a domicilio-, en el que el Huesca logró por fin “ir a por el partido desde el primer momento”, como pedía su técnico se convierte en objetivo. “Lo hicimos bien allí, pero no lo damos como algo conseguido. Tenemos que seguir trabajándolo”, comentaba Rubi. También mantener el trabajo defensivo, ya que aunque los azulgranas hayan encajado en los últimos encuentros, su entrenador se muestra satisfecho con el promedio, recordando que solo en dos ocasiones en toda la competición han recibido más de un gol. “Nosotros la defensa no dejamos de trabajarla durante todas las semanas, y aunque estemos en 0 o en un solo gol, no nos podemos relajar”. Podrá tener más opciones en esa línea cuando se recupere Akapo, que dijo Rubi, “está en la parte final” de su lesión.

Tiene más alternativas en el plano ofensivo, donde no podrá contar con Vadillo, después de que haya recaído en su recuperación, tras volver al grupo el pasado lunes. No obstante, las alternativas se suceden en las bandas azulgranas, donde se han producido variaciones en los últimos encuentros, y parece residir la capacidad de sorpresa del conjunto. “Son pequeños retoques que hacen que todo el mundo se siga sintiendo importante, y que si alguien entra, no es por demérito del que sale, sino por esa igualdad de la que tanto hablo. Ferreiro, por ejemplo, se quedó fuera el otro día, sin hacer nada malo. Pero hay competencia, hay igualdad”, consideraba Rubi.

El que no entra dentro de las posibilidades de rotación esJuan Aguilera, fijo en el once y que esta semana prolongaba su contrato con la SD Huesca, una decisión aplaudida por su entrenador. “Siempre es una gran noticia que un jugador y el club estén de la mano, mostrando tanta comunión. Tengo que felicitar a ambos”, añadía.

Etiquetas
Comentarios