Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca saca un punto de oro de El Molinón

Un conjunto de Rubi empata ante el Sporting para sumar su quinta jornada sin perder.

Álvaro Vadillo fue de los más destacados en El Molinón.
Álvaro Vadillo fue de los más destacados en El Molinón.
EL Comercio

Tardaba 60 minutos el Huesca en dejar de lado el cansancio y recordar que llegaba a El Molinón en busca de un puesto en la zona privilegiada de la tabla. Que podía plantarle cara al Sporting, por mucha diferencia de presupuesto y de aspiraciones que sobre el papel pueda haber entre ambos. De manera totalmente inversa a lo que ocurrió en El Alcoraz el martes anterior, esta vez era al cruzar la hora de juego cuando el Huesca despertaba. Fue entonces cuando Vadillo sacó su velocidad y Melero se hizo dueño de las inmediaciones del área, y así llegó el primero oscense, en un penalti precisamente sobre el andaluz que transformó el capitán. Servía para igualar la contienda y dar paso a un nuevo encuentro, en el que el Huesca volvió a ser el Huesca que le gusta a su entrenador, y que incluso pudo llevarse el triunfo en un desenlace en el que Cucho pecó de individualista o Ferreiro se topó con Mariño.

Pudieron darle así todavía más valor a las paradas de Álex Remiro, crucial durante todo el encuentro, pero aún así el empate supo a oro para los oscenses, ya que por momentos parecía tarea imposible sacar algo positivo del césped asturiano. Además, les permite alcanzar la quinta jornada consecutiva sin perder –tres victorias y dos empates-.

Pese a ese final, que deja sabor dulce en los labios azulgranas, era una utopía pensar en visitar al Sporting de Gijón y no sufrir. Y eso lo sabía y lo sabe bien Rubi, que tuvo en El Molinón su casa la pasada primavera. Por eso, miró con lupa a sus hombres a la hora de dibujar el once titular, ya que la acumulación de minutos en esta semana podía hacer estragos en el físico de la plantilla, y ya desde la previa se intuía que iba a tocar correr detrás del balón en algunos tramos. Como más tarde ocurrió.

Para reforzar la contención, Akapo volvió a cruzarse de banda y Alexander González ocupó el lateral derecho, como principal cambio defensivo, después de que hubiera dado entrada a Rulo la jornada anterior. Pero eso no evitó que el conjunto oscense padeciera más de la cuenta en la primera parte, en la que les salvó de algún susto gordo su trabajo a la hora de tirar la línea de fuera de juego. Además de los guantes de Remiro, que sostuvo con sus paradas a su equipo durante muchos minutos.

En esta ocasión le costaba mucho al Huesca cruzar el medio campo, en el que Aguilera y Sastre estuvieron menos imperiales de lo que acostumbran, y eso motivó que a su equipo le durara bastante menos el balón en posesión que en otras ocasiones. Muchas pérdidas e imprecisiones en la zona ancha llevaron al Sporting a hacerse con el control ya desde los primeros compases.

Solo el evidente estado de gracia que desprenden Cucho o Melero pusieron algo de brillo en ataque y pudieron cambiar el rumbo del partido antes del descanso, dando argumentos a la decisión de Rubi de mantenerlos en los tres encuentros de la semana.

En ataque sí que hizo variaciones el técnico del Huesca ya desde el inicio, y recuperó para su once a Vadillo y Gallar, en un equipo calcado al que había ganado 0-3 al Almería. En esta ocasión, los extremos tardaron en entrar en juego, pero se convirtieron en lo más destacado del conjunto cuando los azulgranas –de blanco en esta ocasión-, recuperaron la posesión.

Fue a raíz del gol de Carlos Carmona, en el minuto 50, que sorprendió con una falta desde el lateral del área que decidió enviar de manera directa al palo largo, superando a Remiro, que no pudo hacer más. Parecía el premio al dominio del Sporting, pero sirvió como resorte para los de Rubi, que a partir de allí fueron ganando metros, y solo seis minutos después encontraron la recompensa cuando Vadillo fue derribado en el área por Calavera y Melero transformó la pena máxima. 

La posesión y las ocasiones se igualaron a partir de allí, y Rubi refrescó algo su ofensiva sumando a la entrada de Chimy Ávila, poco después del descanso, la de Ferreiro y finalmente la de Luso, con un objetivo más de contención en su caso. Y allí fue donde el Huesca se encontró cómodo, y aunque Remiro no llego a aburrirse en ningún momento, las más claras del tramo final fueron para los oscenses, que acabaron dando por bueno el empate, que los pone quintos con toda la jornada todavía por disputar.

Ficha técnica

Sporting de Gijón: Mariño, Jordi Calavera, Álex Pérez, Barba, Isma López, Sergio Álvarez, Álex Bergantiños, Rubén García (Pablo Pérez, 77), Carmona (Santos, 69) y Castro.

SD Huesca: Remiro, Alexander, Pulido, Jair, Akapo, Aguilera, Sastre (Chimy Ávila, 59), Melero, Gallar (Ferreiro, 82), Vadillo y Cucho Hernández (Luso, 88).

Goles: 1-0, min. 50: Carmona. 1-1, min. 61: Gonzalo Melero (p),

Árbitro: Figueroa Vázquez. Mostró tarjeta amarilla a Calavera y a Sergio Álvarez por el Sporting.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de La Liga 123, disputado en el estadio El Molinón de Gijón.

Etiquetas
Comentarios