Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Nano Mesa, con tres tarjetas amarillas, el más castigado por los árbitros

Resulta paradójico que el futbolista del Real Zaragoza que más ha sido amonestado en la jornada 7 sea un delantero y no un defensor (y eso que Nano solo ha jugado 5 partidos).

Nano, en un quiebro sobre Xavi Torres y Seoane, el pasado domingo en Lugo.
Nano, en un quiebro sobre Xavi Torres y Seoane, el pasado domingo en Lugo.
Carlos Castro/LOF

Nano Mesa, el delantero del Real Zaragoza llegado el último día de agosto desde el Cádiz, es el más castigado por los árbitros con las amonestaciones. El canario ha visto tres tarjetas amarillas en los cinco tramos de partido en los que ha participado (no era zaragocista aún en las dos primeras jornadas, a mitad de agosto). Protestas airadas y entradas calientes a destiempo son las razones de sus sanciones disciplinarias. Es una paradoja que, en estas primeras 7 jornadas de liga, el más sancionado del equipo aragonés no sea un defensor o un jugador de corte destructor, sino un punta. 

Mucho tiene que ver el carácter del tinerfeño, cargado de empuje y rasmia en las acciones de choque, cuando se trata de pugnar al límite con los zagueros rivales, también en la fase oral. Es un delantero que va subiendo las revoluciones de su pulso según avanzan los minuteros de los partidos, mucho más cuando, como es el caso, el gol se le está negando en las oportunidades que tiene ante las porterías rivales. A Nano no le están saliendo las cosas bien en su faceta principal, la de aportar tantos al equipo (sigue con su contador a cero), y ello suele acabar repercutiendo en alguna jugada postrera en la que se le va la romana en alguna entrada a un rival o en una conversación subida de tono con el árbitro de turno. 

El de La Laguna no ha completado los 90 minutos en ninguna de sus cinco apariciones tras su fichaje. Se estrenó en los últimos 18 ante el Cartagena. Participó en los segundos 45 en Alcorcón. En ambos casos como suplente. Y en los últimos tres duelos, ya como titular, no ha acabado en ninguna ocasión: fue sustituido en Fuenlabrada en el 69; en el 64 el día de la Real Sociedad B; y en Lugo, el domingo pasado, se fue a la ducha en el 64.

Aquí, en ese momento de la sustitución, para apuntalar aún más la percepción de un 'carácter polvorilla' de Nano Mesa, el delantero zaragocista se fue del campo alterado por haber visto su amarilla de rigor segundos antes y golpeó de un puñetazo el techo del banquillo visitante. En un campo pequeño como el Anxo Carro, donde además no había más allá de 2.000 espectadores, el golpe sonó con bastantes decibelios y provocó la airada reprimenda de la hinchada gallega. Nano, encendido, respondió retadoramente y tuvo que ser conducido dentro del tejadillo por el delegado, Alberto Belsué, y el resto de miembros del cuerpo técnico y suplentes blanquillos. Aún se oyeron con nitidez otros cuatro o cinco golpeos de Nano al mobiliario del estadio. Pura impotencia, pura sangre hirviendo la del insular, una mezcla que sobre la hierba ya le ha traído tres amarillas a su ciclo particular que lo acerca a la sanción por acumulacion (lo será cuando sume cinco).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión