Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

efeméride

Así fue la inauguración de La Romareda

El Real Zaragoza dio la bienvenida a su nuevo hogar un 8 de septiembre de 1957 tras un cuarto de siglo en el barrio de Torrero y menos de un año después de iniciarse las obras. Osasuna fue el rival de los aragoneses en el partido amistoso que estrenó el césped del estadio, que abría una nueva era en la historia del club.

El 8 de septiembre de 1957 es una fecha señalada en la historia del Real Zaragoza. Ese día se inauguró La Romareda. Un estadio amplio, confortable y moderno, acorde con los nuevos tiempos. El equipo decía adiós, tras 25 años, al campo de Torrero, que se había quedado pequeño, anticuado, y el Real Zaragoza, en sus constantes aspiraciones de seguir creciendo, necesitaba un nuevo hogar.

Aunque en un primer momento se pensó en la zona de Miraflores para su ubicación, las dificultades técnicas que planteaba el lugar determinó, tras varios estudios, que el entorno de la Feria de Muestras sería el emplazamiento ideal para acoger el nuevo estadio.

El 18 de septiembre de 1956 comenzaron las obras del futuro estadio. En menos de un año, el proyecto del arquitecto Francisco Riesta y Agroman S.A. tomó forma definitiva gracias al trabajo de más de 350 obreros, que removieron 80.000 metros cúbicos de tierra. Un esfuerzo que fue merecedor de jotas y canciones populares.

El 13 de agosto de 1957 se dieron por concluidas las obras, de las cuales HERALDO hizo en sus páginas un exhaustivo seguimiento. Tras varios ajustes, el 8 de septiembre La  Romareda abría sus puertas. Durante la mañana del partido, el Arzobispo de Zaragoza, Casimiro Morcillo, bendijo el nuevo campo, cuya tribuna era presidida por una imagen de la Virgen del Pilar.

Ya por la tarde, el alcalde, Luis Gómez Laguna, fue el encargado de realizar el saque de honor que inauguró oficialmente el estadio, con capacidad por aquel entonces para 32.416 espectadores. El partido de estreno fue un amistoso entre el Real Zaragoza y el C. Atlético Osasuna: el Zaragoza ganó por 4-3 en un partido muy competido, con goles locales de Vila, Murillo y Wilson.

Al concluir el choque, convertido en una fiesta -abundaron muestras de júbilo, como el lanzamiento de almohadillas al aire-, todos acabaron satisfechos. “En unos meses, no echaremos de menos el césped de Torrero. Agradecemos a las primeras autoridades, a la prensa y la radio, por haber podido convertir el sueño en realidad”, comentó el capitán zaragocista, Bernad, a HERALDO.

La inauguración de La Romareda abría una nueva era en la historia del club, aunque el Zaragoza acabaría aquella liga en el puesto decimocuarto, y el FC Barcelona lo eliminó de la Copa del Rey. 

Sigue la actualidad del Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión