Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Sexto caso de covid en el Real Zaragoza desde el inicio de la pandemia

La baja de Francho se suma al goteo de afecciones de coronavirus en el vestuario de la Ciudad Deportiva: Puado -aún en la liga pasada-, Baraja, Papunashvili, Tejero y un brote en el RZD Aragón que afectó a técnicos y jugadores del B.

Francho, en un entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva.
Francho, en un entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva.
Toni Galán

La noticia del positivo por covid-19 que dio en la tarde de este miércoles Francho Serrano es la sexta vez que fluye desde los vestuarios de la Ciudad Deportiva desde que la pandemia mundial de coronavirus estalló hace ya prácticamente un año y que, en España, paralizó la vida a mitad de marzo de 2020. 

Antes de este episodio que tiene a Francho como protagonista inesperado y doloroso, confinado en cuarentena durante 10 días en su domicilio a expensas de la evolución de la enfermedad (tenía en la últimas horas algunos síntomas leves), el Real Zaragoza hizo públicos otros cinco casos que afectaron al día a día de los entrenamientos, aunque uno de ellos tuvo el epicentro en el filial, el RZD Aragón.

El primer positivo, cronológicamente, lo dio Puado, delantero zaragocista en la temporada anterior. El catalán tuvo que quedarse en casa el 29 de julio y, dadas esas avanzadas fechas del verano pasado, se perdió el final de la liga precedente, promoción de ascenso incluida ante el Elche. 

El segundo caso, que fue singular, lo protagonizó Rubén Baraja, el primer entrenador elegido para el tortuoso curso vigente, quien empezó su andadura zaragocista con un mal pie que, quizá, era un augurio de lo que vendría más tarde. El técnico vallisoletano, solo seis días después de anunciarse su fichaje, el 26 de agosto, dio positivo en el test y la covid le obligó a la preceptiva cuarentena. De este modo, en una apresurada pretemporada, Baraja se perdió la primera semana de entrenamientos y tardó 7 días en conocer personalmente a sus pupilos. Lo suplió entretanto su cuerpo técnico, sus ayudantes. 

El tercer capítulo covid tuvo a Papunashvili como sujeto principal. El 21 de noviembre, al regreso de Georgia, su país, tras tomar parte de una ventana de partidos internacionales, volvió contagiado y el test que pasó en la Ciudad Deportiva así lo denunció. Su caso, dado que ya era entonces un futbolista destarifado, pasó casi inadvertido en los partidos que el Zaragoza acometió entonces. 

Tejero fue el cuarto en el listado de afectados por covid. El lateral derecho dio positivo el 4 de enero, por lo que su incubación tuvo lugar en los últimos días de las fechas navideñas. Fue baja 10 días al inicio del año natural, tiempos convulsos, momento en el que apenas contaba para jugar.

El quinto y, hasta ahora, el más reciente caso de covid en el seno zaragocista fue un brote en el filial, que afectó a varios componentes de su plantel, tanto en el cuerpo técnico como en la plantilla de futbolistas. No se trató de algo aislado, como los demás casos citados. Ello obligó a suspender, vía Federación Aragonesa, varios partidos de su calendario de Tercera División, que ahora está recuperando en días laborables para hacer posible la competición en su segunda fase. Al compartir espacio en la Ciudad  Deportiva con el primer equipo, este episodio repercutió como daño colateral en el trabajo cotidiano de la plantilla profesional, aunque se salvó sin ningún inconveniente posterior. 

Y, en las últimas horas, con fecha 24 de febrero, Francho ha engrosado este elenco de casos de covid-19 en la caseta zaragocista y sus alrededores. Algo de lo que ningún club se ha librado en los últimos 11 meses y que, en lo sucesivo, amenaza con seguir ocurriendo en mayor o menor medida. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión