Despliega el menú
Real Zaragoza

Baraja: "Lo fácil es bajar los brazos pero no es mi forma de vivir"

El técnico no quiere "gastar energía" en valorar su continuidad y aboga por pensar en el Mallorca

Baraja da órdenes bajo la atenta mirada de Lalo y Lapetra, sentados en la grada.
Baraja da órdenes bajo la atenta mirada de Lalo y Lapetra, sentados en la grada.
Heraldo

La fatal racha de resultados del Real Zaragoza (un punto sumado de los últimos 12 posibles) sitúa a Rubén Baraja en una situación muy delicada. El técnico vallisoletano revolucionó el once titular en Miranda, pero los cambios introducidos siguieron sin otorgar identidad al equipo. Las ocasiones de gol –que esta vez sí las hubo– no camuflaron las reiteradas carencias futbolísticas. Este grupo sigue sin dar con una idea determinada de juego. Y así, sin personalidad ni mando sobre el rival (sea cual sea), los partidos pasan y las penurias no cesan. 

Aunque en opinión de Baraja el partido completado ayer por el Real Zaragoza frente al Mirandés fue "uno de los mejores" de lo que va de temporada, la "falta de azar" no puede servir para excusar la derrota. Al igual que el pasado domingo ante el Sabadell, el cuadro zaragocista permitió que un rival pequeño, incapaz ofensivamente, se viniera arriba. 

"En este juego hay una parte de azar y fortuna, y hoy no la hemos tenido. Te quedas con esa última acción del partido, pero hay que hacer un análisis más profundo y quedarnos con lo positivo. Hemos tenido ocasiones para haber conseguido un resultado diferente, pero nos ha faltado acierto", señaló Baraja en la rueda de prensa posterior al partido, considerando que, "por lo visto en el campo", el Zaragoza mereció más. 

"Es un palo muy duro pero hay que levantarse cuanto antes y pensar en el partido del domingo ante el Mallorca", añadió, antes de reconocer que es un «momento difícil» porque el equipo hizo cosas para ganar y te vas con las "manos vacías".

 

Sobre su continuidad en el puesto, que parece asegurada al menos hasta el domingo, el técnico zaragocista aseguró que su labor no consiste en "gastar energía" en esos aspectos, sino en centrarse en el siguiente partido, y subrayó que hay que "aprender de los errores" para levantar el ánimo cuanto antes. «Lo fácil sería bajar los brazos pero eso no forma parte de mi forma de vivir", enfatizó Baraja, antes de concluir valorando su tardanza en mover el banquillo. 

"El equipo me estaba gustando, estábamos generando ocasiones, y por eso he tardado. El resultado final no creo que haya tenido nada que ver con los cambios", finzalizó Baraja.

Etiquetas
Comentarios