Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Baraja espera a Jair, que sufre un problema físico

El central portugués, fichaje estrella de Lalo para reforzar la defensa, no pudo debutar ante el Getafe este sábado y así se conoció su daño.

Jair Amador, el día de su presentación como zaragocista.
Jair Amador, el día de su presentación como zaragocista.
Tino Gil/Real Zaragoza

Jair Amador, el nuevo defensa central de 31 años (1,90 de estatura) fichado por el Real Zaragoza para fortalecer la estructura de contención del equipo de cara a la liga 20-21, es el gran ausente en la breve pretemporada que está dirigiendo Rubén Barajadesde el día 5 de este septiembre (los primeros días, el entrenador estuvo aislado en cuarentena por dar positivo en un test de covid-19).

El zaguero portugués –de origen caboverdiano– no ha podido participar en ninguno de los entrenamientos grupales que la plantilla zaragocista lleva a cabo desde esa fecha (antes, desde el lunes 31 de agosto y durante casi una semana, el equipo solo puso ejercitarse individualmente a causa del protocolo de prevención de la pandemia de coronavirus). Durante ocho días, la puerta cerrada que rige en los ensayos del equipo blanquillo en esta atípica pretemporada dejó el inconveniente fuera del alcance de cualquer información. Pero la llegada del primer amistoso, el sábado 12 frente al Getafe en La Romareda, sacó a flote la baja de Jair irremediablemente. Eso sí, sin diagnóstico definido públicamente.

El ex del Macabbi Tel Aviv y del Huesca –entre otros– no estuvo ni convocado por Baraja. Se estrenaron como blanquillos sus colegas Vuckic, Zanimacchia, Adrián González, Narváez, Chavarría y Bermejo. Todos los nuevos menos él, que ni se vistió con su número dorsal, el 3.

Baraja, que espera con ansia al fornido defensor para armar su estructura defensiva con arreglo a lo que pretende tácticamente, fue el único que, en su rueda de prensa telemática tras la derrota por 0-2 ante los getafenses y casi de soslayo, dejó algún apunte del daño que sufre este jugador. Fichaje estrella de Lalo –que lo conoce de su coincidente paso por el Huesca– para intentar dar consistencia a uno de los puntos flacos del equipo el curso pasado.

«Jair tiene una molestia y estamos valorando un poco su evolución. Lógicamente, queremos que esté cuanto antes con nosotros. Pero tenemos que ir con calma porque, al final, precipitarnos no tiene luego buenas consecuencias. Yo creo que él tiene ver que se siente bien y que, cuando pueda participar ya con el grupo, esté enseguida listo para jugar», dijo Baraja. Mañana miércoles llega el segundo amistoso de tres, en Tarragona. Será otra señal inevitable para saber cómo va lo de Jair, el refuerzo más esperado en la retaguardia. La liga, aplazada dos semanas para el Zaragoza, viene en 12 días.

Etiquetas
Comentarios