Despliega el menú
Real Zaragoza

deportes

El Zaragoza, a por todo, pese a todo

El conjunto aragonés arranca esta noche el ‘play off’ por el ascenso en Elche. Sin Luis Suárez ni Puado, recupera a Guitián para la defensa.

Real Zaragoza
Raúl Guti, el motor del Zaragoza, golpea la pelota en el entrenamiento de ayer en Benidorm.
Tino Gil/RZ

A por todo, pese a todo. Desde luego, a por todo. El Real Zaragoza se encuentra a 360 minutos de Primera. Eso debe ser lo esencial para el conjunto aragonés, que esta noche (22.00) disputará en el estadio Martínez Valero de Elche el encuentro de ida de la primera eliminatoria por el ascenso a la Primera División, esa categoría en la que ya merecía estar censado y de la que ahora se halla a cuatro partidos. Después de siete temporadas en el purgatorio de la Segunda, solo en dos cursos ha disfrutado de un momento como éste el equipo del león rampante: cuando fue desalojado del cielo por Las Palmas y el Numancia. Coronavirus y otros barullos al margen, en esa misma situación cabe ubicar al Real Zaragoza ante el careo de esta noche. Si nos ceñimos a lo estrictamente deportivo (que es mucho ceñir...), esa es la perspectiva esencial, la única en que el club aragonés debe orientar hoy sus esfuerzos: el terreno de juego como verdad verdadera de un club que clama contra la injusticia que lo amenaza.

Todo lo que ha sido y es el Real Zaragoza nos remite al campo, al césped. Y no es poco... Seis copas de España y una Recopa no las levanta cualquiera. Ahora trata de regresar al terreno que le corresponde en un territorio y un contexto repletos de dificultades. Llega al momento procesal de la temporada sin su ariete, sin su hombre diferencial, sin el goleador Luis Suárez, que ha sido recuperado por el club propietario de sus derechos, el Watford. Víctor Fernández tratará de rearmar el equipo sin la dinamita que aporta el colombiano. Se intuye un Zaragoza con menos pegada, pero con más rigor posicional, sobre todo defensivo. Después de 31 jornadas de un altísimo rendimiento, con solo seis derrotas en ese margen temporal anterior al paréntesis pandémico, el Zaragoza sufrió siete derrotas en las once jornadas finales. El dato en sí mismo detalla el desvanecimiento de un equipo que tenía el ascenso a mano.

Perdió toda su consistencia, sufrió el desgaste de piezas clave al no poder rotar, le salió todo mal al Zaragoza, con el gol encajado ante el Huesca como resumen sintético de su desgracia en el nuevo fútbol: fue inocente Puado, el árbitro pudo y no quiso pitar falta a Pulido, defendió de pena la continuación del Huesca... Ese Zaragoza se desplomó de las dos primeras plazas de ascenso directo y se agarró a la tercera en la última fecha ante la Ponferradina. Ahora, después de estas tres semanas de desesperada espera tras el aplazamiento del Dépor-Fuenlabrada, los jugadores al menos han tenido tiempo de recargar las pilas. Se espera que Vigaray recupere su mejor versión. Guitián también volverá tras su lesión, acompañando a Atienza en el eje, pues El Yamiq está mejor pero aún no está. Quizá el domingo sí. El Yamiq, me refiero. Nieto también ha podido descansar. En el medio volverá otro hombre capital, Raúl Guti, el motor que no pudo disputar la promoción con el Numancia. Al lado del hombre capital, el hombre capitán, Íñigo Eguaras. Sobre estos pilares, en los flancos, Burgui y Soro. Dani Torres constituiría una opción más defensiva, posibilidad no descartable en un partido de ida. Más adelantados, Kagawa y Miguel Linares. Sí, es cierto, no comparecerá el Bisonte Suárez. El lebrel de Fuentes de Ebro queda como depositario de nuestra fe. Ojo: en cuatro ratos ha metido cinco goles, y cuatro de ellos tras el parón. Y otro ojo más: quizá el Zaragoza pierda la intimidación de Suárez, pero podrá presentar un equipo mucho más descansado, sin esos jugadores tocados que tanto mermaron en los once malditos partidos finales.

Decía al principio que a por todo. Desde luego, a por todo. Pero también, pese a todo. A nadie escapa que el Zaragoza ha sido el gran perjudicado por la justicia deportiva (?), por las decisiones adoptadas por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en medio de una pandemia que aconseja no jugar. Hoy saltará al campo sin que ni el Consejo Superior de Deportes ni nadie, salvo la esperada negativa de Tebas, haya respondido a un recurso que esgrime sin ambages los porqués del ascenso del Zaragoza como tercer clasificado. Pero, pese a la lluvia de positivos en el fútbol español, hoy se jugará, por el momento... Y como dijo ayer Toni Nadal en la charla que le dio a los jugadores en la concentración de Benidorm, las excusas (por mucha razón que tengan, como el Zaragoza) nunca ganaron ningún partido. Lo dicho, hoy, a ganar. El mañana vendrá después.

Etiquetas
Comentarios