Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Nueva derrota del Real Zaragoza en casa (0-2) ante el Almería, rival directo

Un tempranero gol de Appiah decantó el partido a favor de los andaluces, que remacharon a un pobre equipo aragonés a falta de 22 minutos con otro tanto de Villalba. El ascenso se complica.

Partido Real Zaragoza - Almería
Partido Real Zaragoza - Almería
Toni Galán

Dos partidos en La Romareda desde el reinicio de la liga a puerta cerrada, dos derrotas del Real Zaragoza. Esta vez, por 0-2 ante el Almería, rival directo en la clasificación, al que se pudo destarifar casi definitivamente para pugnar por el ascenso en las últimas 8 jornadas en caso de victoria aragonesa y que, sin embargo, sale reforzado en su persecución tras mostrarse más solvente, más asentado sobre el terreno de juego, más entero físicamente y más ágil mentalmente durante los casi 100 minutos que duró el partido, jugado por cierto fuera de la norma de temperatura que dictaminó La Liga hace dos semanas, pues siempre hubo entre 31 y 32 grados, por encima de los 30 estipulados como tope máximo.

>> ASÍ  NARRAMOS EL PARTIDO EN DIRECTO 

Mal primer tiempo el que cuajó el Real Zaragoza, de principio a fin. El 0-1 del descanso no era, pues, algo anormal. Sufrió durante los primeros 15 minutos el equipo de Víctor Fernández en defensa ante un Almería que salió hiperactivo del vestuario, en aluvión sobre el área de Cristian Álvarez con cinco y seis atacantes en cada balón. El Yamiq fue amonestado en el minuto 1, síntoma de lo que venía. Vada lanzó la falta del marroquí al borde del área y Cristian tuvo que salvar el gol con grandes apuros bajo palos cuando aún no se cumplía el minuto 3. El desconcierto defensivo local, que arrancaba desde la medular, llevó a una serie de peligros constantes cerca de su portería en el que Corpas rozó el gol en el minuto 6 con un disparo raso con todo a favor que rozó ligeramente Cristian Álvarez para irse a córner a milímetros del poste derecho.

Partido Real Zaragoza - Almería
EN VÍDEO | YA PUEDES VER EL RESUMEN DEL PARTIDO
La LIGA

Curiosamente, vista la acción siguiente desde la perspectiva del intermedio, el Real Zaragoza gestó su mejor ocasión de gol enseguida, en su primera salida de la cueva, en el minuto 7. Soro no llegó a cabecear un centro al área de Nieto y, en el rechace, Luis Suárez erró a placer un gol cantado. Remató mal, golpeó la pelota justo en Soro que estaba caído tras su escorzo inútil anterior. Ahí pudo estar la clave de que el duelo se encaminase por otros derroteros bien distintos. Como el día del Alcorcón, los zaragocistas empezaban errando un gol hecho. Y lo pagaron con celeridad en esta ocasión.

En el minuto 11 Appiah, la novedad de Guti en el once inicial almeriense (jugó en vez del exzaragocista Juan Muñoz para conformar un 4-1-4-1 novedoso), encaró desde medio campo al juvenil Francés, al que hizo recular durante 40 metros sin que el joven aragonés se atreviera a ir al corte. Tanto apuró que Appiah entro en el área y remató de puntera, durísimo, raso, superando a Cristian Álvarez cruzado. Era el 0-1 y las cosas se ponían muy complicadas para el Zaragoza. Ni jugaba bien, ni tenía la fortuna de, al menos, sujetar el empate inicial mientras el guión del partido evolucionaba. Tocaba remar contracorriente desde muy pronto.

Corpas amagó en un par de minutos el segundo tanto. Appiah aprovechó el apuro de Francés, sabedor de su agujero, para rondar el 0-2 en otra acción similar en el minuto 15.

Por fortuna para el Real Zaragoza, el gas le duró al Almería hasta ahí. Bajó sus revoluciones el cuadro rojiblanco y se metió atrás de repente. Y ahí hizo asomar el otro defecto grave de los blanquillos en esta tarde de verano, con más de 30 grados en contra de lo pactado: la lentitud, la falta de imaginación, la ausencia de desmarques, la parsimonia en las combinaciones. Los que más tocaron la pelota fueron los centrales, El Yamiq y Atienza, un malísimo síntoma.

El tiempo pasó con rapidez sin que el equipo aragonés pusiera en apuros jamás a la zaga andaluza. Fernando no tuvo que aparecer hasta el minuto 36, cuando Guti lanzó una vaselina intencionada desde más de 40 metros que no fue dentro porque el arquero visitante llegó en el retroceso con las yemas de los dedos para echar el chut a córner. Se vivió un erial de fútbol de casi media hora de ceguera total de los zaragocistas. Así iba a ser imposible, no ya solo remontar, sino tampoco empatar. El Almería vivió cómodo, con poderío, con mucha seguridad en sí mismos. Y así se llegó al ecuador del envite. Con un horizonte lleno de dudas, de miedos visto lo visto desde el prisma zaragocista. Burgui no encaró nunca. Soro tampoco. Luis Suárez se mostró atorado. Kagawa, precipitado. Los pivotes, Eguaras y Guti, no estuvieron inspirados. En definitiva, que los zaragocistas cayeron presos de sus propias máculas.

Partido Real Zaragoza - Almería
VÍDERO: Primer gol del Almería
Toni Galán

Para la segunda mitad, Víctor Fernández decidió meter a Delmás en el puesto de Francés. Mejor prevenir, sobre todo porque el chaval tenía tarjeta amarilla desde el minuto 13. Las cosas siguieron complicándose para el Real Zaragoza cuando en el minuto 4 de la reanudación Atienza, en un codazo de Maras en un córner, acabó con el pómulo roto, sangrando y obligado a la sustitución por Clemente. Ais Reig, siempre nocivo con el equipo aragonés año a año, ni fue al VAR para revisar el golpe que probablemente otro árbitro hubiese administrado con tarjeta roja. Ais no mostró al balcánico ni la amarilla. Increíble. Entre tanto, con poco juego y mucha pausa, el Real Zaragoza no logró engranar un ataque prometedor en muchos minutos. O sea, lo contrario de lo que necesitaba para sentirse con fuerzas de remontar el marcador adverso.

En el 55, Soro pudo sacar más provecho de un pase largo de Clemente, pero no supo resolver en el área tras un buen control. Ese acercamiento espoleó al Almería, que estaba a verlas venir, como en tantos pasajes de la primera mitad. Darwin Núñez, su estrella goleadora, le ganó un balón en velocidad a Clemente y se quedó solo ante el portero zaragocista. Por suerte, Cristian Álvarez salió bien a sus pies y le arrebató la pelota tras el último control. Ahí pudo estar la sentencia. En la acción consiguiente, el Real Zaragoza pareció engancharse al partido de otro modo antes no visto: replicó con rapidez, en una jugada de Burgui con pase a Nieto, cuyo disparo a la primera se marchó fuera por poco.

Partido Real Zaragoza - Almería
VÍDEO | Segundo gol
Toni Galán

El Almería cambió su sistema para convertirlo Guti en más defensivo, con Aguza y Francis, antes del cuarto de hora del segundo periodo. Les servía el 0-1. Y se veían capaces de contener al deslavazado Zaragoza. En el 63 y el 64, los de Víctor forzaron dos jugadas de ataque que renovaron el ánimo del equipo. En la primera, un activo Delmás llegó un segundo tarde a un pase diagonal largo al área de Clemente. Y en la segunda Guti empalmó de primeras un centro de Delmás y el balón se le marchó alto por poco. Pero fue engordar el ojo para morir. En el minuto 68, en una buena contra almeriense, el lateral Balliu centró raso al área y Villalba, entrando en carrera, fusiló con tranquilidad a Álvarez. Era el 0-2 que olía a incienso e hisopo.

Víctor dio entrada a Blanco y Linares, retirando al apagado Burgui y al espeso Kagawa. A la desesperada. No era el momento de lucidez del Real Zaragoza. Como el día del Alcorcón, el equipo no supo jamás tomarle el timón al partido. Y Luis Suárez, después de no culminar con disparo un ataque que hace tres meses quizá hubiera sido gol, se abrió de piernas en un resbalón y sonaron las alarmas en La Romareda ante una posible lesión. Era el minuto 72. O lograba limar diferencia el Zaragoza con rapidez o la suerte estaba echada. Realmente, parecía un milagro desde hacía largo tiempo que los de Fernández le dieran la vuelta a la clara tendencia de este duelo.

No funcionaron los cambios. Era pedir mucho. Con el cansancio encima, sin oxígeno en el cerebro, los zaragocistas intentaron con corazón lo que las piernas no les daban. Aun así, Luis Suárez probó al portero Fernando en el minuto 84 con un remate duro desde la frontal del área, que acabó en córner por encima del larguero. Eran los coletazos de muerte de un equipo desconocido respecto de marzo. Clemente, a la salida de ese saque de esquina, remató alto con el pie cuando estaba en el área pequeña. Ni para ese gol del honor, de la esperanza, tenía fortuna el cuadro blanquillo. También Linares erró un remate sencillo en el 90, dentro del área, con el Almería más pendiente del reloj que del juego. El encuentro podría haber durado hasta las 3 de la madrugada, que el Zaragoza no hubiese marcado ni a puerta vacía.

Jugar así, en una Romareda vacía, sin ambiente de partido, con tres meses de parón que han pasado factura seria a la mayoría de los futbolistas, es y va a ser un suplicio para los de Víctor. El equipo es otro que el que acabó antes del parón. Capitidisminuido, abollado. Y el escenario en el que juega como local, radicalmente distinto. Silencioso, postizo, contra natura. El fútbol de mentira es pernicioso para el Real Zaragoza. Y que nadie se escude en que esto es para todos. Siendo cierta esa apostilla, cuando un gobierno aplica una norma de tabla rasa tajante para toda el mundo, siempre hay sectores más perjudicados por su estatus. Es el caso. Además, árbitros como Ais Reig, un tanto maniáticos in illo témpore con el Zaragoza, se mueven como pez en el agua a la hora de pitar fueras de juego que no son (uno de Soro que generaba peligro serio), de comerse tarjetas amarillas claras a los visitantes e, incluso, la roja a Maras por abrirle la cara a Atienza y mandarlo a la enfermería.

Así que ahora, con este marcador adverso, el Almería se suma de lleno a la pugna por el ascenso directo y le gana el ‘golaverage’ al Real Zaragoza tras el 1-1 de la primera vuelta allí. Los de Víctor van a tener se sudar sangre para mantener su privilegiada posición cuando la liga se paró por fuerza.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Francés (Delmás, 46), Atienza (Clemente, 49), El Yamiq, Nieto; Eguaras, R. Guti; Soro (Igbekeme, 78), Kagawa (Linares, 69), Burgui (Blanco, 69); y Luis Suárez

UD Almería: Fernando; Balliu, David Costas, Martos; De la Hoz, Vada (Petrovic, 81); Corpas (Aguza, 62), Villalba (Jonathan Silva, 90); Appiah (Francis, 62) y Darwin Núñez (Barbero, 90).

Árbitro: Ais Reig (Comit Valenciano). Amonestó a El Yamiq (1), Francés (13), D. Costas (23), Martos (65), Blanco (78) y Delmás (93).

Goles: 0-1, min. 11: Appiah. 0-2, min. 68: Villalba.

Incidencias: Tarde veraniega en Zaragoza, con 32 grados al inicio del partido y 31 al final del mismo. El césped del estadio municipal zaragocista presentó un perfecto estado. En esta ocasión no hubo sonido enlatado por megafonía asemejando cánticos de apoyo o aplausos desde las vacías gradas, algo que el día del Alcorcón resultó más molesto que estimulante para los jugadores.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión