Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor Fernández: "Es un partido para olvidar cuanto antes"

"Es un resultado inesperado, pero es solo un partido el que hemos perdido", subraya el entrenador.

ZARA
ZARA
José Miguel Marco

Víctor Fernández no ocultó anoche su decepción por la contundente derrota en el regreso de la competición, pero quiso lanzar un mensaje claro: el Real Zaragoza debe reponerse ya, sin tiempo que perder, del duro golpe y centrar sus miras en la visita al Lugo, programada para pasado mañana en el Anxo Carro. "Ha sido un partido en el que nos han penalizado mucho los errores a nivel de toma de decisiones y actuaciones defensivas", reconoció en su análisis. "Ha llegado el primer fallo y el Alcorcón nos ha destrozado. Luego, no hemos tenido energía para remontar el marcador. Hemos terminado con la máxima dignidad posible un partido que tenemos que olvidar cuanto antes y recuperar el camino", amplió el técnico.

«Sabíamos que iba a ser un partido difícil, con un Alcorcón que es un gran visitante. Un equipo que juega con paciencia para esperar el error del rival y es lo que ha encontrado», admitió. «El partido se puso de cara para ellos, con poco espacio entre los dos goles y no nos ha dado tiempo para reaccionar. Es un resultado inesperado, pero es un solo partido el que hemos perdido», abundó, en la línea de levantar cuanto antes la moral, a ya menos de 72 horas de la siguiente jornada, pasado mañana en Lugo.

Sobre la ausencia de público en las gradas de La Romareda y el posible impacto que eso tuvo en el rendimiento colectivo, Víctor aseguró que «no estamos acostumbrados a jugar así, sin nuestra afición, pero no podemos recurrir como justificación al hecho de que nos faltara nuestra gente». Y agregó:«Nos han pasado muchas cosas a lo largo de este año y hoy –por ayer– no ha sido una excepción. No ha sido el debut esperado, pero no nos podemos quedar en el lamento. Tenemos que sobreponernos de la adversidad». Por último, sobre la ausencia de Javi Puado en la alineación, Víctor explicó que el atacante sufre una «sobrecarga en los isquiotibiales» y que es posible que tenga que ser sometido a pruebas médicas para determinar el alcance exacto de la molestia. «Jugar con esa amenaza suponía un riesgo que no podíamos correr. Hemos intentado calcular el riesgo y por eso no ha jugado. Hemos tomados la mejor decisión», zanjó.

Etiquetas
Comentarios