Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Así regresará el Real Zaragoza a los entrenamientos.... cuando se pueda

LaLiga ya prepara un regreso gradual a la actividad y ha facilitado a los clubes un protocolo con las pautas y normas que deberán cumplirse.

Víctor Fernández, Roberto Cabellud y José Luis R. Loreto (de espaldas), charlan en la Ciudad Deportiva.
Víctor Fernández, Roberto Cabellud y José Luis R. Loreto (de espaldas), charlan en la Ciudad Deportiva.
Raquel Labodía

Todo parece ya enfocado hacia el reinicio del fútbol a puerta cerrada en el momento en el que la situación de emergencia sanitaria se relaje y comience el levantamiento paulatino de las medidas de confinamiento y distanciamiento social en las próximas semanas. Las últimas reuniones entre UEFA, federaciones, ligas y sindicatos de futbolistas ya han enfocado la reanudación del fútbol hacia un periodo de partidos sin público, hasta que la pandemia esté controlada y libre de rebrotes. De este modo, el Real Zaragoza ya conoce que en España, cuando se vuelva a jugar, se hará a puerta cerrada durante varias semanas. Falta por determinar cuándo, con las fechas de final de mayo y principios de junio como más factibles -se ha barajado un límite máximo para empezar en el día 26 de junio-. Lo seguro ya es que, si se reactiva la competición en España, el Zaragoza deberá completar la temporada durante los meses de verano.

Para preparar ese terreno, LaLiga ya ha hecho llegar a los clubes un documento -un borrador- de 19 páginas con un protocolo de vuelta a los entrenamientos. El regreso a la actividad será gradual, por fases, siempre bajo el marco de las directrices y medidas generales de las autoridades sanitarias, y los primeros pasos ya se están dando en ese sentido.

Este protocolo establece las medidas, pautas y normas sobre esa vuelta a los entrenamientos, y fija un periodo de dos semanas como puesta a punto, al estilo de una pretemporada previa a la competición. El proceso se dividirá en cuatro fases: primera, la preparación a los entrenamientos; segunda, los entrenamientos en solitario; tercera, los entrenamientos en parejas o grupos reducidos; y cuarta, los entrenamientos colectivos, la vuelta a la normalidad.

Durante estas etapas, todos los jugadores, cuerpo técnico y otros empleados en contacto con ellos deberán llevar consigo unas acreditaciones que los identifique como “personal de protección alta” o “personal de protección media”. El Zaragoza, como el resto de clubes, deberá notificar una relación de personas autorizadas y designar las instalaciones de entrenamiento, en su caso, la Ciudad Deportiva, que solo podrá utilizar el primer equipo (también se abre la puerta a realizar una concentración en un hotel aislado, al estilo de los ‘stages’ veraniegos).

El protocolo determina diferentes medidas de control, desde las recomendaciones de higiene generales (aseo de manos, estornudos en pañuelos, distanciamiento de 2 metros, evitar contacto con ojos o nariz…) al uso de guantes y mascarillas y la desinfección de material y las instalaciones: cocina, almacenes, gimnasio, lavandería, sala de masajes…

Por ejemplo, los alimentos irán envasados de forma individual, solo se tratarán en fisioterapia en la primera fase los futbolistas lesionados y en las demás se procurarán evitar estas sesiones… En el gimnasio -solo podrá usarse a partir de los entrenamientos en grupo-, únicamente podrán estar simultáneamente dos futbolistas.

Las cuatro fases

Antes de volver a los entrenamientos, el borrador del protocolo de LaLiga indica que el estado de salud de todos los jugadores deberá estar monitorizado y deberán realizarse -ellos y sus familiares o compañeros de residencia- las pruebas diagnósticas de Covid-19. Quien tenga resultado positivo deberá permanecer en cuarentena. Quien dé negativo recibirá la credencial de “personal de protección alta”.

Inicialmente, los futbolistas se ejercitarán en solitario, bajo unas pautas, con el objetivo de ir retomando el tono físico. Deberán ir a las instalaciones de entrenamiento siempre en el mismo medio de transporte o coche, y ya vestidos con la ropa deportiva desde casa. La noche previa, por vía telemática, recibirán su tabla de ejercicios, accediendo a los campos de entrenamiento de 15 minutos en 15 minutos. Sobre el césped, a la vez, solo podrán trabajar dos futbolistas, cada uno con su rutina. Deberán usar guantes y mascarillas y minimizar contacto con material común. Los entrenadores y preparadores podrán observarlos desde la distancia. Tras terminar, deberán regresar a su casa.

De ahí, se pasará a la fase de entrenamientos en grupo. La plantilla se dividirá en tres grupos que trabajarán en tres turnos. Habrá tres vestuarios en cada uno de los tres turnos, para procurar que no cohabiten más de tres jugadores. Cada grupo tendrá su fisioterapueta. Y al final de cada turno, se deberá desinfectar material y espacios utilizados. Solo podrá haber tres miembros del cuerpo técnico, un médico, un utillero… No más de 15 personas que no sean futbolistas.

Las medidas se relajarán en la siguiente fase, los entrenamientos colectivos, el regreso efectivo a la dinámica normal. En el protocolo, LaLiga anima a no “bajar la guardia” y mantener las medidas generales de higiene, control y desinfección. Durante este tramo, seguirá siendo obligatorio el uso de mascarilla y guantes en las instalaciones. Nunca podrán coincidir más de dos jugadores en la sala de masajes o en el gimnasio.

El borrador de LaLiga también establece las pautas en caso de un positivo por coronavirus entre la plantilla, cuerpo técnico o empleados. En tal caso, el contagiado deberá seguir las medidas de aislamiento, se deberá realizar el test a todos aquellos que hubieran tenido contacto, se desinfectarán instalaciones y se someterán controles médicos diarios.

Todo con el objetivo de volver a jugar con la seguridad de que los protagonistas están libres de riesgo de contagio, y que la competición, aunque sea a puerta cerrada, puede discurrir con la mayor normalidad competitiva posible.

Etiquetas
Comentarios