Despliega el menú
Real Zaragoza

Real Zaragoza

El último desafío en una temporada de película

El Real Zaragoza, obligado a modificar su guion a causa del coronavirus, se prepara para un incierto final de competición, con las fechas en el aire

ENTRENAMIENTO DEL REAL ZARAGOZA EN LA CIUDAD DEPORTIVA / 17-02-2020 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
ENTRENAMIENTO DEL REAL ZARAGOZA EN LA CIUDAD DEPORTIVA 
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

En una temporada que de por sí era de película para el Real Zaragoza, con fichajes frustrados, partidos aplazados, bajas indefinidas o procesos judiciales invadiendo la escena cotidiana del equipo, la irrupción de la crisis del coronavirus ha acabado por convertir los meses cruciales de competición en otra especie de superproducción independiente, de desconcertante introducción e incierto desenlace. 

Diez días han pasado ya desde que la epidemia estallase definitivamente en la sociedad en general y en el deporte en particular, abriendo un carrusel de suspensiones que, a pesar de la resistencia de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), derivó en la interrupción del transcurso de la Segunda División en el momento más inoportuno para el Zaragoza. 

El inconfundible "¡corten!" cinematográfico resonó en la Ciudad Deportiva cuando el conjunto aragonés parecía haber superado cualquier episodio adverso y atisbaba el final feliz. Los zaragocistas –todavía imbatidos en este singular 2020– brillaban sobre cualquier decorado, antes de que el maldito virus nos trasladase a un escenario global: todos los actores colaboran en el bien común mientras consideran el particular, que en nuestro caso no es otro que regresar a Primera.

Después de que la UEFA haya aceptado el aplazamiento de la Eurocopa al 2021, los estamentos nacionales manejan tres posibles alternativas para la reactivación de las competiciones profesionales. 

En caso de que la evolución de la pandemia del coronavirus tenga una evolución muy favorable, los torneos de Primera y Segunda División se pondrían en marcha el 23 de abril; si la remontada sanitaria es más lenta, las once jornadas que restan se reanudarían el fin de semana del 1 y 2 de mayo; y si las previsiones son todavía más pesimistas, el 14 de mayo, justo dos meses después de que se acordase la cancelación de todos los encuentros.

"Las competiciones se acabarán de un modo u otro", garantiza Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, en una de las escasas coincidencias con Javier Tebas (LFP). Y a esa promesa debe aferrarse el Real Zaragoza para mantener la lucidez y concentración en el campeonato, en este rodaje con tintes surrealistas y vuelcos inesperados. 

Como el resto de técnicos, Víctor Fernández se ha visto obligado a modificar su guion y dirigir los ensayos desde casa. La función del responsable del área física, Roberto Cabellud, será fundamental durante estas dos semanas en las que los entrenamientos conjuntos han dado paso a los individuales, en casa, con objeto de mantener el mejor estado de forma posible en la plantilla.

Todo el sacrificio de esta minipretemporada doméstica debe ir encaminado a dar el máximo en las jornadas culminantes, sea cual sea la fecha en que queden programadas. De nada valen las miradas retrospectivas hacia esa portentosa dinámica de resultados (diez encuentros sin perder) frenada por la situación de alerta sanitaria. Cualquier salto al pasado (‘flash back’ en celuloide) ha de servir para reforzar el relato actual. El ascenso de los infortunios encara el último desafío. Una historia así merece final feliz.

Etiquetas
Comentarios