Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Será difícil que llegue un nuevo delantero al Real Zaragoza antes de enero

El restringido mercado actual, circunscrito a la liga española y al escaparate del paro, no ofrece piezas del gusto del club. Los que apetecen están fuera de precio y sin voluntad de venir. Los demás, ofrecen dudas.

Víctor Fernández y su segundo, José Luis R. Loreto, charlan al inicio del entrenamiento de este sábado.
Víctor Fernández y su segundo, José Luis R. Loreto, charlan al inicio del entrenamiento de este sábado.
Oliver Duch

Según avanzan las horas se van desvaneciendo las esperanzas e ilusiones de poder sustituir pronto la baja, prácticamente definitiva –está en marcha el papeleo–, de Raphael Dwamena a causa de una seria dolencia cardiaca. El Real Zaragoza ha rastreado en la última semana y media el mercado de posibles fichajes, a través de una ventana extraordinaria que se solicitaría en breves días por la precipitada retirada de Dwamena de la práctica del fútbol, según contempla la normativa de La Liga. Y las impresiones no son positivas.

Todavía queda algún resquicio por escrutar, por valorar en última instancia. Pero lo más probable es que el club zaragocista no acometa ninguna contratación de un punta, un nuevo delantero centro, hasta que se abra el mercado invernal de fichajes, ya en el 1 de enero.

Esto es así por un doble efecto, obtenido en sentido negativo para los intereses del Real Zaragoza, en esos movimientos de acercamento a los posibles jugadores a contratar en la primera quincena de noviembre, franja del calendario a la que se llegaría cuando se pudiera tramitar la documentación que exige el reglamento en tiempo y forma. Por un lado, los jugadores que apetecen –suplentes o inéditos en clubes de Primera División en el arranque liguero– están fuera de precio o carecen de voluntad de venir tan pronto a Segunda, aunque el guiño venga de un club tan sugerente como el Real Zaragoza. Y, en dirección inversa, quienes sí se muestran abiertos a fichar son aquellos que menos enganchan al ojo de los responsables deportivos zaragocistas, con el entrenador a la cabeza. Jugadores que originan dudas, que no redondean las apetencias tácticas y técnicas para engranar de inmediato en el plan futbolístico de Víctor Fernández.

Es necesario recordar que, para este tipo de fichajes extraordinarios fuera de mercado –siempre a causa de lesiones o enfermedades de larga duración– solo está accesible el mercado que se circunscribe a los futbolistas que ya están jugando en la liga española (Primera y Segunda) y al cupo de jugadores que están en el paro, sin pertenencia a ningún club. Es decir, no cabe fichar en ningún campeonato del extranjero.

La pista de Víctor

Víctor Fernández, que hace una semana, camino de Soria, dejó su sentir en rueda de prensa aludiendo a la necesidad de fichar cuanto antes un sustituto de Dwamena una vez fuera posible, ayer, siete días más tarde, lanzó al aire una de sus frases cargadas de contenido que, a modo de pista, ya señaló las dificultades que se está encontrando en su deseo y súplica a la dirección general y a la deportiva.

Cuando se le preguntó por la figura del inédito Linares, el delantero de Fuentes de Ebro que aún no ha jugado un solo minuto este año, Fernández repitió hasta tres veces que el veterano ariete, de 37 años, «va a tener oportunidades, muchas oportunidades» a partir de ahora. Y, en esa fase de su comparecencia ante la prensa, introdujo el matiz clave: «Por cómo veo el discurrir de los acontecimientos, los futuros... y presentes, Miguel Linares va a tener muchas oportunidades. Por lo tanto, llegará su momento, llegará su tiempo», apuntó Víctor con toda la intención.

El club no quiere precipitación. El remanente de dinero que se guardó para enero (alrededor de 500.000 euros, cifra susceptible de ampliarse) debe ser bien gastado. Y el entrenador considera que, en un escaparate con limitaciones como el actual, el índice de riesgo es muy grande ante una elección fallida de una pieza de tanta importancia: un goleador.

Etiquetas
Comentarios