Real Zaragoza

Fútbol

La cara B del Zaragoza no suena

El Brea de Tercera supera a un Zaragoza que compareció sin ninguno de los titulares que ganaron al Tenerife.

Alex Blanco fue el jugador más activo en el conjunto zaragocista.
Alex Blanco fue el jugador más activo en el conjunto zaragocista.
Heraldo

Sí, el Zaragoza acabó con media docena de jugadores del filial en el campo. Sí, ningún futbolista de los que tanto agradó en La Romareda ante el Tenerife pisó este miércoles la hierba de Piedrabuena. Sí, el césped estaba bastante peor por dentro de lo que parecía por fuera. Sí, todas las excusas que ustedes quieran, pero este miércoles al Real Zaragoza le metió cuatro un equipo de Tercera División, un Brea valiente como el acero que superó con holgura a su desganado rival. Lo mejor, quizá lo único positivo para el conjunto que gestiona Víctor Fernández, es que el técnico a estas alturas tiene que tener clarísimo quiénes son sus jugadores titulares. Desde luego, los que este miércoles no comparecieron en Brea, los que lo bordaron ante el Tenerife, los que el domingo intentarán estirar en Ponferrada el brillante estreno liguero.

La cita obedecía a la compensación por el fichaje de José Luis Loreto, exentrenador del Brea que en diciembre pasado fue requerido por Víctor Fernández para que le auxiliara en la resurrección del Zaragoza. El cumplido lo agradeció este miércoles el Brea. Día grande en la villa del Aranda. Igual que las fiestas del Rosario en octubre o San Blas en febrero. Campo a reventar, con más espectadores que habitantes hay censados en el municipio (alrededor de 1.800). La gente de esta comarca es así. Apasionada, emprendedora, decidida. Igual para trabajar que para lo que sea menester. El año pasado no jugaron el ‘play off’ a Segunda B porque se lesionó Montejo. Sí los disputó el Illueca, la villa vecina que se ve desde la misma puerta del campo de Piedrabuena. Apasionados, emprendedores, decididos, decía. Por eso no les tembló el pulso y se fueron a pecho descubierto a por un Zaragoza que saltó al campo con una motivación muy distinta. Bueno, motivación... Víctor quería escrutar a los menos habituales, que, desde luego, ayer acumularon escasos méritos para abandonar tal condición. Quizá el desequilibrio de Álex Blanco se desmarcó de la inapetencia visitante. Tampoco lo hizo mal Igbekeme, que demostró que se ha recuperado del problema intestinal que lo apartó ante el Tenerife. También saltaron al campo algunos talentos del filial. Si pretenden ganar en Brea en la liga de Tercera, deberán elavar las prestaciones de este miércoles.

Desde el primer momento, la capacidad volitiva del Brea dijo presente ante unos meritorios del Zaragoza que este miércoles acumularon muy pocos méritos. Bien ordenado por el técnico Raúl Jardiel, con un centro de la defensa robustecido por Alberto Marco, Sicilia y el capitán Parada, el Brea siempre significó oposición para un Zaragoza en el que Víctor apostó de salida por Ratón al cuidado de la gatera. Detrás, Álvarez y Clemente en el centro, con Delmás y Lasure en los carriles. En el medio, Eguaras, Igbekeme y Bikoro. Más arriba, Aléx Blanco y Papu intentaban conectar con Linares. Lo dicho, ningún titular.

Desde el principio, el Brea proclamó sus intenciones, rascando atrás y estirándose con la capacidad de penetración de Pablo Moreno, que fabricó una autopista en su carril derecho. Un centro suyo fue rematado de forma espléndida por Miki Guillén, un ariete con regusto de antaño que aún no se sabe por qué no ha pasado de Tercera. Ratón intentó responder con una estirada propia de balonmano. Cabezazo por su sitio y, por supuesto, gol. Apenas había transcurrido un cuarto de hora. El Zaragoza intentó reaccionar. Lo hizo al ritmo de Eguaras. O sea, lento y todo lo preciso que el campo permitía. Auxilió Igbekeme bastante más que Bikoro, futbolista este último más valorado por la dirección deportiva que por el entrenador. Tendrá que hacer bastante más que este miércoles para que lo valore Víctor... Más adelantados, Papu, que este miércoles pasaba un nuevo examen, intentó regatear, Aléx Blanco regateó de verdad y Linares se dejó la vida en soledad. Aun así, el estilete de Fuentes firmó el empate antes de la media hora.

El descanso se llenó de niños en el campo. Se lo pasaron pipa los chavalitos de Brea. Igual que su equipo. Igbekeme se quedó en la caseta, reservando fuerzas para El Toralín. Reitero: la mejor noticia de ayer para Víctor Fernández. Cuando la chavalería despejó el verde, comenzó la segunda mitad. Se especulaba con el hundimiento físico breano. Nada de nada: Jardiel tiene a su equipo a cien. Como el Zaragoza nunca pisó el acelerador y el Brea se lo tomó muy en serio, el partido se lo llevó el equipo azul celeste, colores del Brea. El equipo del león este miércoles iba de fosforito... Empató Álex Blanco, el mejor visitante (quizá el único...), neutralizando la ventaja adquirida por Velasco. Había entrado el veloz Ammed. Y después se introdujeron Marc Aguado, Baselga. Y luego, Vicente y Jannick. Nada cambiaron los cambios. Los suplentes, la cara B del Zaragoza, no sonó ayer en Brea. Tampoco cambió el Brea, que honró su día grande y completó un partido y un resultado soberbios con dos nuevos goles de Veintemilla y Rubio. Suya fue la música ante un Zaragoza que, con su cara A más Igbekeme, cantará victoria en Ponferrada.

Etiquetas
Comentarios