Real Zaragoza

real zaragoza

Dwamena, tres ocasiones y tres goles en su aplaudido debut en Boltaña

El centenar de seguidores zaragocistas que se dieron cita en la grada del campo de Villaboya jaleó los disparos del ghanés, que acabaron todos dentro del marco de Ratón en un ensayo de juego real con un 4-3-3 de Víctor.

Dwamenta se escapa de Verdasca y Eguaras en un contragolpe del ejercicio que programó Víctor Fernández en la sesión de la tarde de este miércoles en Boltaña.
Dwamena se escapa de Verdasca y Eguaras en un contragolpe del ejercicio que programó Víctor Fernández en la sesión de la tarde de este miércoles en Boltaña.
Daniel Marzo

Había expectación en Boltaña por ver de cerca las evoluciones de Raphael Dwamena, el nuevo delantero referencial del Real Zaragoza, recién llegado del Levante en las últimas horas. El punta ghanés, que llegó desde la capital aragonesa a comer a la localidad pirenaica, se entrenó por primera vez con sus nuevos compañeros a partir de las 7 de la tarde de este miércoles. Y sus primeros pasos no pudieron ser más afortunados.

Pasó el tunel de 'las collejas' como acto de bienvenida de sus colegas de vestuario. Y Víctor Fernández, en el ensayo de fútbol de verdad que, durante casi una hora, focalizó el entrenamiento de cierre del día, lo colocó como '9', como ariete en un equipo (el azul) que jugaba un 4-3-3, con Papunashvili por la derecha, Luis Suárez volcado a la izquierda y Dwamena como delantero centro

Fue un simulacro de presión defensiva sobre un ataque estático del que, cuando se robaba atrás, había que salir con celeridad, con un pase largo y repentino al medio campo donde los puntas arrancaban en aluvión sobre una defensa desmembrada. 

Pues bien, Dwamena tuvo en sus pies tres remates y... los tres acabaron dentro de la portería, sobre todo el segundo tras un control orientado y un disparo cruzado con violencia que entró junto al palo que, desde las bandas del campo, se celebró con una sonora exclamación de la gente y con algún aplauso espontáneo. 

Son momentos de esos que la historia del fútbol, en este singular tramo de las pretemporadas, siempre deja abiertos para la ilusión, los sueños de éxito, las ganas de vivir un gran año del forofo, el aficionado de siempre y, obviamente, por parte de los dirigentes que se juegan el prestigio y buena parte de su brillo en el trabajo, como poco.

Dwamena no pudo llegar al Zaragoza con mejor pie, por lo tanto. De su año negro en el Levante (apenas 12 partidos, menos de 300 minutos de juego con los granotas, y un solo gol en su palmarés parcial) el internacional absoluto por Ghana debe salir en Zaragoza. Para eso viene. Y para eso se le espera. Su primer entrenamiento, siendo de valor anecdótico sin más, fue con el viento a favor. Mejor así. 

Etiquetas
Comentarios