Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Christian Lapetra: "Es obligado abordar cambios, no hemos logrado competir con esta plantilla"

El presidente del Real Zaragoza hace un primer balance de la campaña 2018-19 que concluirá esta noche en Tenerife. El directivo aporta los primeros detalles de la transición hacia el séptimo año en Segunda, donde el ascenso será de nuevo el objetivo principal.

Christian Lapetra, el pasado viernes en las oficinas del Real Zaragoza.
Christian Lapetra, el pasado viernes en las oficinas del Real Zaragoza.
Guillermo Mestre

El primer movimiento firme de cara a la temporada que viene ha sido la renovación de Víctor Fernández como entrenador. ¿Cómo lo valora?

Víctor tiene la ascendencia y trascendencia en el club suficiente como para valorar su continuidad, como se ha hecho. Él siempre fue nuestra prioridad, pero éramos escépticos porque sabíamos de la dificultad que entrañaba su opción. Estamos agradecidísimos por su compromiso con el club.

El objetivo del Real Zaragoza siempre va a ser de máximos. El verano se presupone de profundos cambios en la plantilla.

Eso nos lo va a marcar el mercado. Muchas cosas no van a depender de nosotros. Víctor ya dijo el otro día que tiene la idea de trabajar junto con la dirección deportiva. Y quiere un cambio en la estructura física de la plantilla. Eso supondrá que haya movimientos. Lo cierto es que la mayoría de los jugadores tienen contrato en vigor. Pero es obligado abordar cambios. No hemos logrado competir con esta plantilla todo lo bien que deseábamos. Está claro que debemos hacer algo.

Camino de la séptima temporada seguida en Segunda, ¿qué mensaje le manda a la afición?

Nuestra afición está a la altura de las mejores de España, sin lugar a dudas. Les tenemos que dar las gracias. Ellos, a pesar de los pesares, han estado ayudando al equipo. Hemos vuelto a mejorar las cifras de asistencia al campo. Han empujado pese a que no les hemos podido dar lo que esperan. En casa no hemos sido solventes. Seguimos teniendo su comprensión y esperamos que continúen con nosotros el año que viene.

¿No surge un poco de cansancio, de ansiedad, por ver que van pasando los años y no hay manera, en lo deportivo, de salir del pozo?

Yo creo que tenemos que relativizarlo todo. ¿Cansancio? No. Ganas. Ganas de poder pegar un día ese salto en lo deportivo. Porque no hay nada que nos permita alcanzar los 60 millones de euros al año salvo estar en Primera División.

Por eso fluye esta pregunta sobre la posible desazón de verse de nuevo en la división de plata.

Eso lo combatimos con mucho zaragocismo, aunque algunos puedan pensar que no es así. El problema es cómo consigues subir a Primera. Y para ello hay que tener mucha serenidad. Moderación. Sabiendo las cosas que hay que hacer, pero admitiendo que no siempre las vamos a conseguir. Nos pasa a nosotros y también a otros. Equipos recién descendidos, con presupuestos mayores, y no van a subir. No tenemos ni cansancio ni hartazgo. Tenemos ganas de seguir.

¿Por qué no ha habido acierto?

Probablemente no haya un solo motivo, sino muchos. Tanto las expectativas no cumplidas de los jugadores, como el crecimiento deportivo de cada jugador (que no ha sido el esperado), como las lesiones, la mala suerte, los malos resultados… todo es una coctelera.

Hay que rectificar, pues.

Hay que preguntarse cómo podemos mejorar estos errores. Evidentemente, hay una cosa importante: poder dotar al club de mayor presupuesto económico. Pero llegar a eso no es fácil. No podemos esconder a nadie que el Real Zaragoza es un club con más de 80 millones de deuda. Y que tiene que pagarla. Así que cualquier entidad, cualquier persona, cualquier capital que se acerque, ha de tener en cuenta estos condicionantes, que suponen además más asuntos internos por resolver. Y tengo que decir que no ha llegado ese momento. No ha llegado. Mucha gente se acerca, pregunta, pero ese interés se diluye.

¿Va a haber cambios en el accionariado de la SAD?

A corto plazo no va a haber modificaciones significativas, ni se prevén incorporaciones que alteren la estructura accionarial. No puedo garantizar que, en el medio o largo plazo haya algo. Pero ahora, no. Es posible que los propios patronos y accionistas mayoritarios sean los que busquen esas iniciativas, como vamos buscando hace días para pegar ese pequeño gran salto en el presupuesto. Pero, a fecha de hoy, La Liga ya tiene nuestro presupuesto del año que viene, por normativa, y nos lo tiene que auditar y luego autorizar… y en ese presupuesto no hay nuevas aportaciones de capital, propio o externo, que permita el salto deseado. Yo desconozco si va a pasar esto.

En las últimas fechas ha surgido una hipótesis de trabajo por la que podría darse una capitalización de algunos préstamos participativos dentro del Consejo de Administración.

Si alguno de los patronos tiene la intención de capitalizar parte de los préstamos, eso en ningún caso supone la entrada de dinero. Eso hay que dejarlo muy claro. No se puede engañar ni despistar con esas cosas. Alguien tiene prestado un dinero al club y lo que hace es convertirlo en capital. Refuerza capital en el balance, pero nada más. Solo puede cambiar la posición accionarial, el reforzamiento de una de las partes. Si eso sucede, habrá que convocar una Junta Extraordinaria. Y a fecha de hoy no está convocada. No hay nada.

Están abocados a vender jugadores para obtener ‘cash’ y evitar tensiones en caja inmediatas.

Seguimos teniendo activado el pago a Hacienda, que negociamos hace tres años. El convenio del concurso de acreedores tiene un pago progresivo desde el año pasado y tenemos ahora en julio otro vencimiento. El pago a Hacienda está sobre el millón y medio y el del concurso, que es algo mayor que el anterior, será de 1,6 millones aproximadamente. Y esto genera tensiones en caja. Si hay una oferta por algún jugador nuestro que nos interesa, se estudiará. Vender va a permitir afrontar los pagos con comodidad. Si no logramos ingresos extraordinarios, afectará al presupuesto, que se reducirá.

Soro, Pombo… ¿por ahí pueden surgir este verano esos ingresos por traspasos?

Hay jugadores interesantes del Real Zaragoza en el mercado. Si vendemos no es para crecer, sino para tapar agujeros. Esto es lo que hay. No nos engañemos.

¿Cuánto puede aguantar el Real Zaragoza con el actual statu quo financiero, sin subir a Primera?

Sin aportaciones extraordinarias, bien sea por la venta de activos (jugadores) o con entradas de capital externo, la sostenibilidad es muy difícil, de corto tiempo. Nosotros evitamos la desaparición del Real Zaragoza en 2014, hemos ordenado en todos estos años la deuda brutal de la SAD y la vida depende de un factor: tiempo. Necesitamos tiempo suficiente para poder pagar nuestra deuda. Si fuéramos capaces de refinanciarla de alguna manera, conseguiríamos más tiempo.

La espiral se complica: hay que ascender ya, pero se admite que subir es cada vez más complicado. Es un laberinto.

Nosotros le pedimos al área deportiva que estire un presupuesto y trate de encontrar los jugadores para subir. No se trata de pasar un año, pasar otro, pasar otro y otro en Segunda. La cosa es que eso es difícil de conseguir. Tenemos limitación salarial, los jugadores que nos interesan también les interesan a otros equipos con mayor poderío económico. Le pedimos a los ejecutivos del área deportiva que hagan magia. Es muy difícil. Muy difícil. Hay que mirar cada céntimo y destinarlo bien.

Se han probado distintos métodos. En Las Palmas sobraron 6 minutos para subir. El año pasado, se falló con el Numancia. ¿El actual modelo sigue siendo bueno?

Yo creo que este actual es un modelo acertado: contar con la cantera funciona. Los éxitos de los juveniles así lo demuestran, la metodología, el ‘scouting’, los convenios con los clubes de Aragón… es una fórmula que está dando ya resultados: Delmás, Lasure, Pombo, Nieto, Guti, Soro. Hay que completarlo con jugadores que nos den otro plus: la experiencia, la calidad incluso. Pero el mercado para nosotros es difícil. El reparto de televisión nos perjudica mucho. Otros tienen muchas más oportunidades que el Real Zaragoza.

Parece un circulo vicioso. Hay que buscar una gatera por la que huir de Segunda.

Creo que la estabilidad es buena. Pero, si las cosas no funcionan de manera recurrente, habrá que hacer algo. Pero yo no veo cambios radicales a la vista. El modelo funciona. El equipo juvenil ha sido campeón de España. Que sigan creciendo y vamos a ver. El Aragón ha competido por ascender con muchos chicos que venían de ser juveniles. En el primer equipo, yo tampoco diría que no hemos acertado. Yo diría que las cosas no han salido como pretendíamos.

Los jugadores y los entrenadores purgan por sus errores. Ahí se para la responsabilidad de lo que no funciona.

Yo no lo veo así. Hablar de séptimo, octavo, noveno año en Segunda no lleva a ningún lado. Tendremos que seguir intentándolo. Nosotros creemos que hay una dirección general y una dirección deportiva que funcionan bien. Se adecuan a nuestros presupuestos. Sacan jugadores de la cantera. Funcionan. Las bases son sólidas. Se hace un buen ‘scouting’, vamos a mercados a los que otros no van para sacar jugadores. En el club no se ha valorado nunca que ese modelo cambie radicalmente. Nunca. Y digo nunca. Hay un apoyo total a la dirección general y la deportiva en el Consejo. Es lo idóneo y encaja en el presente del Real Zaragoza.

Cuando tienes prisa… la respuesta a cuál es el modelo bueno es ‘hacerlo ya mismo y como sea’.

Bien. Compro la idea. Busquemos la manera: ¿un totum revolutum? Entonces, estaríamos obligados a acertar con todo. Esto es cuestión de atinar. Todo el mundo quiere subir al equipo a Primera División.

Etiquetas
Comentarios