Real Zaragoza

"Ahora ya no podemos remediar lo de atrás, ni perder energías pensando en junio"

Chechu Dorado, recién llegado, se adhiere al pensamiento de Víctor Fernández y recomienda ir paso a paso hasta el final de la liga. Los serios errores pasados son ya irreparables.

"Ahora ya no podemos remediar lo de atrás, ni perder energías pensando en junio"
Oliver Duch

Chechu Dorado acaba de llegar a un equipo que viene buscando oxígeno desde antes de Navidad partiendo desde el fondo pantanoso de la clasificación. El veterano central ha llegado en auxilio y refuerzo de una zaga en problemas, de un bloque que camino del ecuador del torneo estaba en el puesto 20º de 22, en puestos de descenso a Segunda B, y que comenzó a ver la luz de la superficie respirable de la mano de su tercer entrenador del curso, Víctor Fernández, que debutó el 22 de diciembre ante el Extremadura.

Y los nuevos observan la realidad con ojos diferentes, en cierta medida, a quienes han sufrido los avatares de la temporada desde agosto. Están menos contaminados de vivencias negativas. Son ajenos a tiras y aflojas que tuvieron lugar en la caseta en los tramos donde Imanol Idiakez, primero, y Lucas Alcaraz, después, ejercieron como entrenadores nominales del equipo bajo el toldo del área deportiva. Los Dorado, Víctor Fernández, también Linares, Guitián... aterrizaron en Zaragoza con el chandrío hecho y con la misión de ayudar a repararlo.

Chechu Dorado, en su primera comparecencia como portavoz del vestuario, lanzó mensajes muy concretos al respecto. "Ahora ya no podemos remediar lo que ha pasado de aquí hacia atrás", dijo para marcar una frontera entre su incorporación sobre la marcha a este proyecto y lo ocurrido con anterioridad.

Y, adhiriéndose a las tesis que viene proclamando oralmente con claridad palmaria Víctor Fernández, el referente ideológico de los dos últimos meses de reacción en el vestuario, Dorado sugiere no entrar en ensoñaciones sobre la posibilidad de repetir la sobresaliente recuperación deportiva del año pasado, que acabó con el Real Zaragoza en la Promoción de ascenso tras una primera vuelta horrorosa: "Tampoco tenemos que perder energías en pensar dónde estaremos en la jornada 42, en junio. Hay que centrarse solo en el próximo partido, en este caso el del Osasuna, que va a ser muy complicado de ganar en Pamplona", sugirió claramente el nuevo central blanquillo.

Dorado, dentro de su sinceridad, dejó abierta la puerta a la esperanza. Todo el mundo tiene claro que, ante cualquier propósito de futuro, es siempre mejor asirse al positivismo. "Si el equipo sigue jugando como en estas semanas recientes, va a conseguir muchísimos puntos. Y ya veremos donde acabamos. Pero vamos a ir paso a paso", concluyó el zaguero cordobés, nuevo portador del '4' en la plantilla zaragocista.

Etiquetas
Comentarios